No te conformes con ser el plan B de alguien

mujer esperando tren

No te conformes con ser el plan B de alguien

Algunas veces queremos ocupar lugares especiales y prioritarios en la vida de otra persona, pero terminamos en cualquier otra posición distinta a la que nos gustaría. En estos casos no es necesario conformarnos, debemos tener claros cuánto valemos y que si alguien no nos da la posición que nos corresponde y con la cual nos sentimos cómodos, seguramente habrá alguien más que sí esté dispuesto a ofrecernos lo que merecemos.

Adicionalmente a las múltiples alternativas, no podemos dejar de considerar una digna soledad, en sustitución de una relación con alguien para quien no somos más que un plato de segunda.

mujer con binoculares

Muchas personas toman a otras de repuesto, prestándole atención solo cuando sus prioridades no están disponibles. Algunas veces quienes ocupan estos roles de papeles secundarios, tienen sus autoestima tan golpeada que se conforman con las sobras que alguien le pueda ofrecer.

Pero vale la pena entender que nadie tiene que hacer papeles de coprotagonistas en sus propias historias. Si alguien sabe amar, respetar, cuidar y sembrar en una relación, a lo mínimo que debe aspirar es a eso mismo por parte de la persona con la cual se relacione.

Pareja-agarrada-de-la-mano-por-la-via-del-tren

Es válido no querer a alguien, pero lo más sano en este caso es no darle cabida en nuestras vidas, no ilusionarlo, no jugar con sus sentimientos, no tenerlo de “por si acaso”. Si no está en nuestros planes darle importancia a alguien, resulta útil la honestidad. Es preferible causar un dolor puntual que prolongar la odisea de quien se carga de expectativas e ilusiones  que no podemos o queremos cumplir.

Resulta muy egoísta acaparar afectos que no estamos en condiciones de cuidar, inclusive resulta cruel y perverso el aprovecharse de los sentimientos de alguien que nos aprecia, por la necesidad de acumular, sin importar el dolor que causemos.

parejaq.jpg_296026913

Debemos recordar que nada escapa de la Ley de Causa y Efecto, que lo que sembremos será lo que cosechemos, por ende no actuemos pensando solo en nosotros y en los beneficios que obtenemos de nuestras relaciones, es necesario pensar en el propio bienestar sin generarle daño a alguien más.

Del otro lado, de qué sirve que nos quieran a ratos, con condiciones, siempre esperando, sin poder dar rienda suelta a lo que sentimos, midiéndonos, para no salir más lastimados de lo que probablemente ya estamos. El amor no se ruega, la atención no se mendiga y no podemos decidir qué posición ocupamos para otra persona, pero sin duda podemos decidir si estamos conformes con ella o no y en función de eso tomar las medidas que consideremos necesarias para nuestro bienestar y que vayan en pro de lo mejor que podemos merecer.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Yo no te olvidé, simplemente dejé de mendigar tu atención

black-and-white

Yo no te olvidé, simplemente dejé de mendigar tu atención

La vida es tan fugaz, que no vale la pena desperdiciarla mendigando absolutamente nada. Si para alguien es necesario que mendiguemos su atención o cariño, para considerarnos, esto será una demostración de que no nos quieren bien y lo peor es que si nosotros aceptamos ese esquema, serán dos quienes no nos quieran de buena manera.

Es válido pasar por varias fases en un proceso de conquista que queremos liderar, pero cuando las acciones solo son unidireccionales, si dándolo todo y haciendo malabares y trucos, solo conseguimos un mínimo de atención por un período de tiempo extendido, sin que haya manifestaciones claras de reciprocidad, debemos canalizar nuestras energías en otra dirección.

4770877-mujer-caminando-en-la-playa

No todo el mundo tiene que querernos, pero sí resulta necesario que nosotros lo hagamos. El amor propio, el auto respeto, el aprecio y el reconocimiento de nosotros mismos y de lo que nos merecemos debe incluir una serie de límites en donde preservemos nuestra integridad y nuestra dignidad. Nadie debe ser tan importante que amerite una humillación de nuestra parte, que haga que perdamos el rumbo y nos enfoquemos en lo que no nos hace bien.

La atención debe ser algo que se reciba de forma espontánea, sin que requiera de nosotros un esfuerzo que nos desgaste, así mismo los sentimientos, estos no pueden forzarse, ni inyectarse, nacen de manera natural, se cultivan, se pueden inclusive racionalizar y favorecerlos, pero no se pueden obligar.

382173_192871740836811_2120870786_n

Si nos sentimos dando mucho a quien difícilmente nos mira, es hora de vernos a nosotros mismos, pedirnos disculpas por la mala inversión de tiempo, de esfuerzos, de sentimientos y sencillamente determinar un nuevo rumbo. Mientras una persona no nos considera y no nos incluye dentro de su lista de prioridades, habrá muchas otras dispuestas a subirnos a un pedestal solo para admirarnos y ofrecernos lo mejor… Si ninguna de ellas nos llama la atención, pues siempre será preferible una soledad digna, que mendigarle a quien no le importamos.

Tengamos paciencia y perdámosle el miedo a la soledad, el amor llega cuando estamos en capacidad de recibirlo, cuando hemos aprendido a proyectar lo que queremos y creemos merecer y lo comenzamos a atraer.

large-620x350

Cualquier experiencia incómoda o dolorosa, nos habla de heridas que debemos sanar, de creencias que debemos desmontar y es una invitación de la vida para revisarnos a nivel interior para entender por qué permitimos algunas cosas en nuestra vida, por qué nos conformamos con poco, por qué permanecemos donde no nos aprecian. No importa si las respuestas no nos llegan en el momento, ya el hecho de hacernos consciente de que debemos canalizar algo en nuestro ser nos permite ver la vida de otra manera y atraer cosas que resulten apropiadas a nuestra vida. Poco a poco nos daremos cuenta de lo que cada experiencia ha aportado a nuestras vidas.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Siembra en tus hijos amor por su padre o madre, incluso cuando tú no lo sientas

divorce

Siembra en tus hijos amor por su padre o madre, incluso cuando tú no lo sientas

Muchas parejas, especialmente al separarse, comenten el grave error de intentar colocar en contra del otro, a los hijos productos de esa relación, sin considerar los graves daños que se generan en ellos.

Es normal querer buscar aliados, que tengan afinidad con nosotros y nos puedan entender y apoyar en un proceso de separación, pero no se puede escoger a los hijos para querer colocarlos de nuestro lado, esto es una agresión en su contra, más allá de ser una agresión en contra de la pareja.

divorcio

Bajo ningún concepto, ni siquiera asumiendo que porque están pequeños no entienden o porque están grandes entenderán, se puede someter a un hijo a escuchar como uno de sus progenitores habla mal del otro, así sea a una tercera persona. Ellos no deben ser testigos de discusiones entre los padres, ni escuchar testimonios de alguna de las partes que corrompa la imagen que tienen de sus padres.

Los niños y adolescentes tienen herramientas limitadas en cuanto al manejo de emociones, las entradas de información deben ser filtradas, para no generar en ellos creencias que afecten la percepción de sus pilares fundamentales. Para un niño, lo más preciado son sus padres y nadie tiene el derecho, ni siquiera alguno de ellos, de interferir negativamente sobre esa proyección.

9621-kisah-keluarga-yang-gagal

La ira, el querer lastimar a la pareja a través del castigo proveniente de los hijos, la necesidad de venganza, el dolor, la sensación de proteger a un hijo alejándolo emocionalmente de uno de sus padres, pueden ser argumentos o herramientas para justificar las acciones de descrédito hacia el otro progenitor.

Sin embargo, el mayor daño lo recibe ese hijo que se coloca en una posición en donde se ve forzado a escoger, a debatirse entre dos de sus grandes amores, en donde se sentirá culpable y desleal hacia una o ambas partes. Las personas en las que él debería confiar, con las que debería estar protegido y que lo aman más en el mundo, le generan un daño que le costará mucho reparar.

En casos de abusos infantiles, maltratos físicos y psicológicos por parte de alguno de los padres, se recomienda ir de la mano con un terapista especializado, para intentar resarcir el daño generado en el niño o adolescente, evitando generarle una herida más profunda.

divorzionavidad-divorcio-6

En el resto de los casos, se debe aclarar al niño que la distancia entre sus padres no va asociada a la distancia de cada uno de ellos con él, que el amor de sus padres es incondicional y ambos, aunque estén separados, siempre tendrán la manera de cobijarlo, de amarlo y de dedicarle el tiempo necesario, estableciendo acuerdos en donde no se perjudique al niño ni sus vínculos fundamentales.

Se debe cuidar la imagen de sus padres ante el niño, ya a posterior él crecerá y lo que tenga que ver, lo verá, tendrá un criterio propio y a partir de allí aceptará o juzgará a sus padres, pero no caigamos en el juego malsano de sembrar odio, decepción, desamor en un niño para ganar ventaja en una separación.

Un hijo no puede ser visto como uno de los bienes que se disputan, ese hijo si ha tenido que atravesar el proceso de separación de sus padres ya tiene suficiente contenido con el que tendrá que lidiar, tendrá heridas que sanar y traumas que superar. Está en cada una de las partes no colaborar con el alivio de ese dolor y por lo menos alimentar de manera positiva la imagen que el niño pueda tener de su otro progenitor, inclusive cuando se piense que es poco merecido.

Respetemos a los pequeños y tratemos de protegerlos de las decisiones que tomemos como adultos, los padres siempre serán los padres y lo mínimo que merece el niño es que resguardemos la imagen de sus primeros héroes de infancia. Recordemos que el hablar mal de otro, en especial de la persona con la que tuvimos un hijo, no solo habla mal de ella, sino de nosotros mismos y peor cuando se hace con o delante de la persona menos adecuada, su hijo.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja los celos… Al final todo el mundo está donde y con quien quiere estar

´pareja

Deja los celos… Al final todo el mundo está donde y con quien quiere estar

¿Te la pasas celando y cuidando a tu pareja, sintiéndote inseguro de dónde está, con quién está, qué hace o deja de hacer mientras no está contigo? ¿Sientes deseos infinitos de revisar su celular, su ordenador, sus notas, buscando información que pueda incriminar a tu pareja en algún acto de infidelidad en cualquiera de sus escalas? ¿Evalúas su mirada, su respiración, cada uno de sus gestos, cada vez que le haces alguna pregunta, le suena el teléfono o saluda a alguien en la calle?

Pues te digo lo siguiente: estás perdiendo tu tiempo, pero sobre todo estás sacrificando tu paz. Evidentemente nadie quiere ser víctima de un engaño, de una infidelidad o cualquier tipo de acto que pueda ser considerado desleal o traicionero. Pero de qué sirve estar con alguien que no te inspira confianza, que no puedes poner la cabeza en la almohada sin estar con esa persona, sin pensar qué estará haciendo, y obviamente, ése: “qué estará haciendo” dista mucho de imaginarse que está sumergido en recuerdos y pensamientos que tienen que ver contigo.

mujer 9

Acá debemos revisar varias cosas asociadas al porqué celamos a esa persona, si es nuestra forma de relacionarnos, el problema es netamente nuestro. Acá debemos revisar qué creemos merecer en el amor, cuáles son nuestras creencias en relación a las relaciones y la fidelidad, cómo está nuestro amor propio, si hemos sido víctimas previamente de traiciones o cualquier otro factor que tenga un origen interno, más allá de la persona con la cual nos relacionemos.

Esto requiere de un trabajo individual, en el cual la pareja puede ayudar, pero será responsabilidad de cada uno entender  las causas de los celos y tomar medidas, desmontando creencias, perdonando y aceptando experiencias pasadas, entendiendo que cada vivencia es diferente, que cada persona es diferente y cada relación es diferente, pero sobre todo amándonos y estableciendo claramente lo que queremos para nuestras vidas.

Dimitra-Milan_5_sanatlibiblog-1

Si la conducta celosa no es habitual, sino generada por la fractura de la confianza por parte de la pareja, no contemos con la honestidad o sinceridad del otro, porque podemos quedarnos de por vida esperando. Estemos alerta a las señales y si las dudas no se disipan, sino que más bien se incrementa el estado de incertidumbre o desconfianza, consideremos seriamente la opción de marcar distancia en la relación.

Entendamos que cada quien está con quien quiere estar, cada quien se compromete en la medida que su capacidad le dé. Perdemos el tiempo celando e intentando controlar, vivamos relajados nuestra relación, disfrutándola al máximo, pensando que nuestra pareja nos cuida tanto como nosotros a ella y si no saben valorar nuestro amor y como pasa normalmente, la verdad cae por su propio peso, sencillamente marquemos retirada y que haya durado lo que tenía que durar.

De nada sirve martirizarnos con dudas, para estar desconfiando de la persona con la que estamos, es preferible dejar de estar, porque el amor en cualquiera de sus formas debe ofrecernos paz. Si no nos valoran, no somos nosotros los que estamos perdiendo, pierde aquel que no sabe apreciarnos. Pero no nos coloquemos en papel de detectives, de hacernos historias en la mente o de desconfiar, porque eso lo que hará será siempre perjudicar la relación y no nos permitirá disfrutar de la relación, torturándonos y haciendo la vida del otro algo indeseable (en caso de que no podamos disimular nuestra inseguridad). Actuemos sobre hechos, no sobre suposiciones.

No te obligues a quedarte donde sabes que no perteneces

mujer-alas

No te obligues a quedarte donde sabes que no perteneces

De alguna manera, todos sabemos cuándo estamos en un sitio al cual no pertenecemos, no es necesario limitarnos a un sitio físico, puede ser un estado emocional, una relación, un rol o cualquier circunstancia en la cual, sencillamente no encajamos.

Los motivos para no actuar y movernos de allí pueden ser muy diversos, pero el que normalmente dice presente es el miedo, en muchas presentaciones, miedo a lo que nos vendrá luego, miedo a no conseguir algo mejor, miedo a arrepentirnos luego, miedo a que eso que sentimos no pertenecer mejore luego de alejarnos… Y cuando venimos a ver, estamos allí, estancados, sin avanzar, lamentándonos de vivir algo que no deseamos, pero sin tomar acciones al respecto.

Algunas veces no nos será posible alejarnos, pero sí podremos cambiar nuestra forma de apreciar nuestra realidad, tratando de ver las cosas positivas, ignorando lo que no nos conviene y estableciendo un plan que nos permita finalmente liberarnos de esa situación.

flores

Saber medirnos, conocernos, reconocer qué queremos y dónde queremos estar nos ayuda a evaluar si lo que estamos viviendo hoy es coherente con lo que queremos que sea nuestra vida.

Nuestra alma siempre nos da señales, nos impulsa a tomar caminos, pero a través de nuestra mente temerosa, la hacemos callar, la hacemos desviarse y distraerse, mientras que nuestro recurso más valioso, llamado tiempo, se nos va.

Todos venimos acá a encontrar la felicidad, más allá de los acontecimientos, pero debemos colaborar con nuestro bienestar, el amor debe iniciar por nosotros mismos y éste incluye no someternos a situaciones que nos hagan sentir menos, que nos borren la sonrisa, que nos quiten las ganas o apaguen nuestra luz.

estrella-1

Si tu estancia en la tierra es tan corta, debería ser por lo menos agradable. En pocas palabras, se trata de tu vida; haz con ella lo que tú quieres. Wayne Dyer

Tenemos la facultad de poder brillar, lo cual se hace más notorio cuando estamos en medio de la oscuridad y es en estos momentos que necesitamos ser fuertes, ser valientes, arriesgarnos  y apostar por la vida que queremos. Nadie puede obligarnos a permanecer donde no encajamos y mucho menos nosotros mismos podemos ponernos dentro de esa jaula.

1b95128117476e6214410e5d1b2f91db (1)

Las limitaciones y las barreras entre el punto donde estamos y hacia donde queremos llegar, se superan con convicción, con confianza en nosotros mismos, eliminando los obstáculos que generalmente solo se ubican en la mente. Una vez liberados de los obstáculos imaginarios, los reales se vuelven más sencillos de atravesar. Recordemos que las peores cosas que nos ocurren, solo pasan en nuestra mente.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Si un amor quiere marcharse de tu vida, no permitas que tu amor propio se vaya con él

Mujer morena con ojos cerrados apoyada en la pared

Si un amor quiere marcharse de tu vida, no permitas que tu amor propio se vaya con él

Muchas veces por querer cambiar la dolorosa realidad, de que la persona que amamos haya decidido continuar sus pasos sin considerarnos, caemos en el terrible error de perder lo más importante que tenemos, que no es más es otra cosa que el amor y el respeto que nos debemos.

Nadie manda en el corazón de otro

Si lo vemos de un solo lado, esto sería ventajoso, poder garantizar quien nos amará, pero si volteamos el escenario, definitivamente no nos gustaría que alguien controlara nuestros sentimientos y por mucho que nos puedan ofrecer, termináramos amando a la persona equivocada.

pareja-corriendo-1

El amor no tiene que ser para siempre

El amor se transforma y dentro de sus variaciones puede estar implícito el que ya no sea deseable nuestra presencia en la vida de alguien. Tenemos que valorar el amor mientras dure, mientras nos aporte aquello que nos hace bien y procurar en nuestros actos que lo que sembramos sea para que ese amor pueda sostenerse en el tiempo, pero si la relación deja de ser equilibrada y recíproca, el amor en algún momento caducará.

Soltar a quien no nos ama, es darle paso a nuevas oportunidades

Renunciar a quien amamos es doloroso, es difícil, pero si ya no nos aman y estamos convencidos de que estamos en lo correcto, debemos entender que es preferible vivir un proceso de duelo puntual, que morir por dentro poco a poco, tratando de retener a quien se quiere ir, tratando de revivir sentimientos que han muerto o dejándolo todo por alguien que no quiere recibirlo.

atención de pareja

Luchar por amor tiene un límite

El límite de la lucha por amor, en donde teóricamente todo se vale, tiene el límite del amor propio, de la dignidad, de la conservación de nuestra integridad. Está bien intentar recuperar sentimientos, tomar acciones de reconquista, establecer prioridades y convencernos de que esa persona vale nuestro esfuerzo, pero esto debe tener límites que preserven nuestro bienestar.

No se vale humillarnos, ni darnos la espalda, ni justificar los errores cometidos por el otro, ni echarnos a cuesta toda la responsabilidad de que las cosas no se hayan dado como deseábamos, tampoco debemos inspirar lástima o manipular. Solo como advertencia lo que se consigue a través de estos términos es pena y desprecio y si es lo que consideran para permanecer a nuestro lado, estaremos en una posición de desventaja que nos hará la vida a cuadros y no será más que una postergación de lo inevitable.

mujer-alejándose-de-su-pareja1-600x517

No retengamos a quien quiere marcharse, ninguna relación forzada otorga felicidad. Si no hicimos las cosas bien, nos quedará de experiencia, si por el contrario lo dimos todo, podremos decir adiós con la plena seguridad de que más temprano que tarde lamentarán habernos perdido.

Las relaciones son para agradecerlas porque son la manera que tenemos de aprender a amar y ser amados, nos dan la oportunidad de reflejarnos en quien amamos y conocer de nosotros mismos, aspectos que podrían haber sido considerados enigmas. A través de ellas crecemos y maduramos, independientemente de cuánto duró, su intensidad o desenlace, aprendamos a agradecer su vivencia y a rescatar de ellas lo positivo, que si bien ellas no tienen que ser para siempre, su aporte en nuestras vidas, sí debe serlo.

Nunca permitas que la soledad decida por ti

mujer-con-corazón

Nunca permitas que la soledad decida por ti

Podemos tener muchas ganas de amar, sentirnos preparados para una relación en donde podamos entregar todo aquello que tenemos dispuesto, poniendo en práctica nuestra experiencia, dejando atrás nuestros tropiezos y proyectándonos un futuro prometedor junto a quien podamos amar.

Pero esas ganas no pueden ser más poderosas que un criterio de selección apropiado. Muchos le temen a la soledad, la tratan como una enemiga, sienten estar pagando una penitencia cuando se ven sometidos a ella, pero es sencillamente porque no se han dado la oportunidad de abrazarla y conocerse a través de ella.

mujer con ojos cerrados

Ciertamente las relaciones de pareja pueden ser regalos a nuestras vidas, compartir con alguien a quien amamos puede duplicar nuestra alegrías y dividir lo que consideramos nuestros problemas, sin embargo, las relaciones amorosas son conexiones complejas que seleccionándolas con el mejor criterio pueden arrojar resultados no deseados, imaginemos lo que puede ocurrir si en lugar de nosotros, es esa soledad a la que tanto le tememos quien decide.

Cuando nos aprendemos a amar en soledad, dejaremos de buscar, dejaremos de esperar y esto no quiere decir que nos cerremos al amor, por el contrario, tendremos el mejor estado posible para recibir el amor, puesto que tendremos mayor conocimiento de nosotros mismos, habremos aprendido a sonreír para nosotros mismos, a arreglarnos por nosotros a disfrutar de nuestra compañía, a entendernos y valorarnos.

mujer con flores 3

Cuando esto ocurre, sabemos que no necesitamos a nadie que venga a aportarnos algo que sabemos que tenemos y desde allí  canalizamos nuestras energías para recibir a quien realmente sume en nuestras vidas.

Aprendamos a mirarnos con los ojos del respeto, aprendamos a reconocer nuestro valor, no sirve de argumento sentirnos solos, pensar que se nos pasa el tiempo, sentir que todos tienen parejas menos nosotros, querer tener con quien ir al cine o sencillamente proyectar que somos capaces de tener una relación.

Nicoletta

El amor no está apurado, ni está retrasado, el verdadero nos llega cuando estamos preparados para recibirlo, de resto estaremos tratando de llenar espacios que creemos vacíos, para darnos cuenta de que terminamos sumando problemas e incomodidades a nuestras vidas en lugar de amor, pasión, sosiego y apoyo.

Cuando estés listo para amar, te darás cuenta, no porque te sientas solo, sino porque no necesitas de nada ni de nadie, éste será el momento en cual el amor verdadero llegue a ti, para hacer tu vida más maravillosa de lo que para entonces sea.

Cada día es una nueva oportunidad… Toma un respiro y comienza otra vez

Soledad-crecimiento-976x651

Cada día es una nueva oportunidad… Toma un respiro y comienza otra vez

Una de las ventajas más importantes de la vida consiste en que podemos generar cambios con efectos apreciables de manera instantánea. Muchas veces no estamos conscientes del poder de nuestras decisiones, ni de la capacidad que tenemos de elegir entre infinitas opciones. Nunca tenemos un solo camino por tomar, contamos con infinitas posibilidades y a través de las que tomamos, creamos nuestra realidad.

Cada día nos ofrece en un marco temporal, una nueva oportunidad, nos ofrece la opción de elegir cómo queremos vivir, qué queremos hacer con nuestras vidas y dar los pasos que nos acerquen a donde deseamos estar.

hombre-lobo

Es cierto que la vida puede tornarse complicada, que podemos sentirnos acorralados, sin poder escapar de situaciones que nos desagradan, que afectan nuestra integridad o sencillamente que sentimos que no nos pertenecen, que es un error ubicarnos allí.

Debemos entender que nada de lo que ocurre en nuestra vida corresponde a un proceso aleatorio, cada una de nuestras experiencias tiene algo que mostrarnos, el cuánto nos tome cambiar de escalón, solo dependerá de la consciencia que podamos tener en relación a ese tránsito, sin identificarnos con aquello que vivimos, entender qué nos quiere mostrar una experiencia. Evidentemente es mucho más sencillo decir que todo pasa por algo, que descifrar qué representa ese “algo”.

chica-rodeada-de-fantasía

No debemos desesperar en nuestros procesos, debemos simplemente fluir y entender que las experiencias que menos deseamos, están en nuestro camino para sanar las heridas que hemos venido arrastrando, para aprender a amar y a perdonar, aceptando a las personas y a las cosas como son y sin responsabilizar a algo o alguien por lo que nos ocurre, tomar las riendas de nuestra vida y continuar el avance.

Ante las adversidades debemos cambiar la manera de apreciar las cosas, debemos apretar un interruptor para ver las cosas de una manera favorable para nosotros. Aunque hablemos de algo que consideramos absolutamente negativo, cuando rescatamos de lo malo, lo mejor, nos colocamos en una posición de control, abriéndonos camino para llegar al sitio en donde sentiremos que encajamos.

la-resignación

Aprovecha cada día y ve en él la posibilidad de dejar atrás todo lo que dañe, de nada te sirve una carga a cuestas, de nada te sirve acumular sentimientos, emociones, recuerdos, que no hacen más que sabotear tu vida, cargándola de energía negativa. Hoy es el mejor momento para soltar la carga, tomar un respiro y continuar, más ligeros de equipaje y con muchas más herramientas para hacerle frente a cada nueva experiencia.

No importa cuántas veces tengas que comenzar, tienes la capacidad y los recursos para hacerlo, de cualquier manera, la vida entera está llena de comienzos y finales.

El error fue mío, siempre creí que te importaba tanto como tú a mí

b33357e8-f180-49a7-a6a9-9283c8ce5476

El error fue mío, siempre creí que te importaba tanto como tú a mí

Cuando apostamos por alguien en cuanto a amor se refiere, por lo general lo hacemos considerando que recibiremos lo mismo que nosotros estamos dispuestos a aportar, que podremos entregar lo mejor de nosotros con la expectativa de que seremos valorados y cuidados con atención y afecto. Sin embargo, siempre será un riesgo, que nos puede conducir a obtener resultados diferentes a los esperados con consecuencias dolorosas.

Las decepciones se presentan en nuestras vidas cuando esperamos de los demás desde nuestro enfoque de la vida, desde lo que nosotros haríamos en una situación determinada. Muchas veces se hace imposible no seguir este patrón, porque junto a él van unidos nuestros sueños, lo que nos hemos proyectado, por diversos motivos, por creencias, por lo que creemos es el deber ser, por lo que nos gustaría que fuese nuestra vida, incluyendo cómo queremos ser amados.

images (8)

Cada persona es un contenedor único, donde su mezcla es particular y depende de sus experiencias, de su crianza, de sus creencias, de sus relaciones anteriores, de sus afectos, el cómo actúa, piense y siente. Si bien es cierto que todos tenemos la capacidad de discernir, también es cierto que las bandas no tienen que necesariamente coincidir, lo que es aceptable para alguno no debe serlo para otro, lo que está bien para alguien, para otra persona no es así, todo es muy relativo y en medio de esa relatividad surgen las decepciones, esperando que alguien actúe como a nosotros nos gustaría.

El respeto, el amor, la atención, no son cosas que deban exigirse, son cosas que se dan, con la esperanza de recibirlas a cambio, sembramos con acciones y detalles lo que esperamos cosechar, nos comportamos, o al menos debería ser así, de la manera que nos gustaría que se comportaran con nosotros. Porque si bien es cierto  que debemos dar sin esperar, la realidad es que el equilibrio es lo que normalmente fomenta las relaciones sanas y sustentables.

ce043f5b7a06dd9e1c40d1d3180fd82b

Nadie pierde por dar amor, nadie pierde por cuidar a quien ama, nadie pierde por respetarse a sí mismo y la relación en la que se encuentre, pierde quien no actúa de esa manera, quien es mezquino en sus sentimientos, quien no valora lo que recibe, quien engaña, quien piensa solo en sí mismo, pierde el que no sabe recibir ese amor.

Por eso ante la decepción, ante la consciencia de que hemos dado lo mejor de nosotros mismos y no hemos recibido a cambio lo que esperamos, evitemos el sufrimiento, probablemente es la manera más rápida que tiene la vida de decirnos que estamos en el lugar equivocado. Agradezcamos la experiencia, la lección y con más voluntad que nunca miremos nuestro futuro con la seguridad de que el dolor fortalece, que nos cambia, pero para mejor, no para atrincherarnos o cerrarnos oportunidades, sino justamente para presentarnos otras que sí valgan la pena.

mujer de espalda

 

Por más sospechas que tengas, descubrir un engaño siempre duele

Mujer-llorando

Por más sospechas que tengas, descubrir un engaño siempre duele

No puedo negarte, que a pesar de que había algo que estaba activando mis alarmas, que aunque mis dudas se apoderaban de mi mente y cada vez la sospecha se hacía más fuerte, no dejaba de desear que todo fuese un malentendido. Deseaba que no fuese más que un problema que a nivel interno debía resolver, por inseguridad, por miedo, quizás por eso que a veces llamamos “auto-sabotaje”, que se hubiese apoderado de mí, al sentirme tan cómoda a tu lado y estuviese levantando de alguna manera barreras de protección.

Pero para mi suerte y a la vez mi lamento, como el destino de la mayoría de las mentiras, todo  cayó por su propio peso, y sin buscar, ni indagar, las respuestas a mis dudas llegaron a mis manos, para tener la dolorosa tarea de descubrir tu engaño. Para tener que procesar que no eras más que una ilusión, una fachada, con contenido incierto, con contenido falso y tóxico.

tristeza o depresion mujer guru

Podemos llamarlo intuición, pero muchas veces tenemos señales al frente y nosotros mismos nos negamos a verlas, decidimos pasarlas de largo y apostar por confiar, por sentir que nos cuidarán tanto como nosotros podemos hacerlo con las personas que nos importan.

Descubrir un engaño nos deja en la terrible posición de colocar en tela de juicio absolutamente todo lo que proviene de la misma fuente, cada palabra, cada gesto, cada alegría, cada entrega, queda manchada de manera irremediable por la duda, por esa sensación de que todo ha sido mentira.

mujer-con-hombre-diminuto-en-la-mano

Vemos el rostro avergonzado de quien nos ha engañado y compasivamente podemos notar su falta de norte, su carencia de escrúpulos, su limitación de poder pensar en alguien más que no sea en sí mismo… Y si podemos apartar el dolor y la rabia producto de la decepción, sentimos lástima, lástima porque esa persona no es capaz (entiéndase: no tiene capacidad), de valorar lo que tiene y en medio de su necesidad de tenerlo todo, de no querer dejar pasar una oportunidad, en simultáneo lo pierde todo.

Nada vuelve a ser como antes, independientemente de la decisión que tomemos, nada será lo mismo, nos quedará el sabor amargo de la desilusión y esa persona jamás volverá a ocupar la posición que tenía antes. Dependiendo del engaño y de las personas involucradas, las mismas se debatirán entre dejar pasar el engaño y tratar de continuar rearmando los pedazos, haciendo del perdón el mayor aliado; alejarse de la fuente del dolor y continuar el camino con mayor precaución; o bien, continuar y buscar venganza. Sea cual sea el escenario, siempre tendrá la sombra del engaño a cuestas, con las consecuencias propias de la decepción.

mujer-con-zorro

Sin caer en un estado paranoico, debemos estar alerta a las señales, si algo nos genera desconfianza, más si no es nuestro hábito, prestémosle atención, porque normalmente, arrojará el resultado que en el fondo ya sabemos y cada uno de nosotros lo mínimo que merece en sus relaciones personales es respeto, consideración, empatía y reciprocidad y nunca debemos conformarnos con menos de lo que nosotros estamos dispuestos a ofrecer.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru