Si el pasado te llama no le respondas… No tiene nada nuevo que decir

tumblr_moegmlpqUY1rjwd46o1_500

Si el pasado te llama no le respondas… No tiene nada nuevo que decir

Algunas veces nos podemos ver tentados a traer a nuestro presente, cosas que por diversos motivos forman parte de nuestro pasado. Generalmente cuando decidimos abrir esa puerta terminamos por darnos cuenta de que no hay nada nuevo que podamos sacar de allí, que todo lo que vemos, ya lo conocemos y lo principal: que lo que hizo que eso formara parte nuestro pasado, generalmente permanece.

El abrir paso al pasado, generalmente ocurre cuando nuestros ciclos no están bien cerrados, cuando hemos ido por la vida dejando puntos suspensivos, en lugar de colocar puntos finales donde corresponda.

mano-con-flores

Dejemos el miedo atrás, junto a ese pasado que no tiene nada nuevo que decirnos, pensemos que las nuevas oportunidades son las que deben captar nuestra atención. Puede ser que algo maravilloso nos haya ocurrido en el pasado, pero todo pasa, si eso no permaneció en nuestra vida es porque debía estar justo allí, porque era oportuno un cambio, un nuevo rumbo, nuevos proyectos.

Ciertamente hay casos puntuales en donde una segunda oportunidad da resultados muy positivos, donde las personas aprenden a lo largo del tiempo a valorar, a cuidar y el extrañar se hace tan doloroso que una nueva oportunidad es fuertemente abrazada. Sin embargo, la mayoría de los casos, son solo oportunidades para reforzar creencias, para repetir experiencias, para apreciar la poca posibilidad que existe de que algunas cosas cambien su esencia.

vintage-girl-bokeh-sweater-photo-light-rays

No permitas nunca que un pasado que dolió, tenga cabida en tu futuro. Aprende a distinguir a qué le dedicas tu atención, qué vale la pena tener en el presente y cómo ves proyectado tu futuro. No idealizar es fundamental, muchas veces tenemos la costumbre de recordar con demasiada benevolencia, restándole la cuota de realidad de la experiencia, solemos justificar cosas, solemos extrañar desde nuestra memoria, donde ni siquiera las cosas se almacenan como realmente ocurren, sino como nuestra mente decida guardarlas.

No se trata de alimentar rencores, de vivir resentidos, se trata de ver el pasado con cierta objetividad, sin sentirnos culpables o víctimas, solo reconociendo realidades, solo aprendiendo lecciones y haciéndonos más fuertes y mejores personas para darle nuestra mejor cara a cada una de las experiencias que se nos presenten.

mujer con binoculares

Un lugar pudo habernos enamorado, pero si tuvimos que salir de allí con el corazón lastimado, frustrados, huyendo o reprochando, es preferible conocer otro sitio, que podamos descubrir con mayores herramientas y recursos a invertir en ése que ya sabemos lo que tiene para ofrecernos.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

5 Señales de que debes dejar una amistad tóxica

amistades toxicas

5 Señales de que debes dejar una amistad tóxica

Todos sin excepción, tenemos dentro de nuestra forma de ser, características que otras personas, incluyendo nuestras amistades, podrían considerar tóxicas. Algunos tendrán más o menos inconvenientes con esas características, logrando inclusive distanciarnos de ellos.

Colocándonos del otro lado, se supone que debemos apreciar y conservar a los amigos tal y como son, con sus virtudes y defectos, sin embargo muchas veces estos llamados amigos pueden tener una influencia en nuestra vida tan negativa, que el título de enemigo puede hasta quedarse corto. A continuación algunas señales de que una amistad es en general tóxica y resulta inconveniente para nosotros seguir alimentando ese vínculo.

Nos desgasta energéticamente: Hay personas que aunque no lo programen de esa manera, tienen la capacidad de consumir nuestras energías, bien sea porque son personas que demandan demasiada energía, que por lo general son egocéntricas y egoístas o por ser personas negativas, que van colocando problemas a cada paso, en caso de que no sea sencillo de ubicar, buscarán hasta colocarlo en el tapete.

illustration_alice_b_lacombe

Detectamos envidia: La envidia no es tan poco común como nos gustaría creer, muchas veces no sabemos ni por qué una persona que se supone que nos quiere, puede tener ese deseo de que no nos vaya bien, o al menos que no nos vaya mejor que a ella. La envidia puede hacer que esa persona nos desmotive, nos desacredite, nos atemorice, o bien, cargue su mente de pensamientos negativos asociados a nosotros.

Habla mal de nosotros: Un amigo nos puede decir cosas que no queremos escuchar en nuestra cara, pero delante de otros nos defenderá de manera activa, sin permitir inclusive que sea otro el que se exprese mal de nosotros. Un  amigo nos cuida y nos coloca en una posición privilegiada delante de cualquier otra persona.

Es traicionero: Cuando un amigo nos traiciona, no podemos hacer más que alejarnos, un traidor no resulta nunca una persona de fiar, luego, ¿de qué nos sirve una amistad si no podemos confiar en ella? La amistad implica lealtad, no jugar sucio, no tomar ventaja del otro, no aprovecharse de ninguna circunstancia para sacar provecho, no engañar y no hacer nada que demuestre que los intereses personales tienen mayor peso que el valor de la amistad.

mujer-empeñada-tener-razon

Es hipócrita: Es preferible una ausencia sincera, que una cercanía hipócrita. El hipócrita jamás tendrá una posición propia, sino una que le brinde conveniencia, es capaz de ir contra de sus principios y valores (que a veces no llega a tener), con tal de ajustarse a una situación, bien sea para ser aceptado, para agradar o para sacar provecho. Andan siempre con la necesidad de aprobación de los demás y en sus intentos por conseguirlo puede estar bien con Dios y con El Diablo.

Estas señales deben ser motivos suficientes como para considerar dejar atrás una amistad que te nutra y sume a tu vida. Los amigos aunque tengan muchos defectos, siempre deben aportar cosas positivas a nuestras vidas y solo tú puedes decidir a quienes mantienes en tu círculo de confianza y a quienes les das espacio en tu vida y en tu corazón.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Tener memoria selectiva, resulta en un aliado para la buena salud mental y emocional

illustration_alice_b_lacombe

Tener memoria selectiva, resulta en un aliado para la buena salud mental y emocional

Los recuerdos nos hacen revivir experiencias de todo tipo. Todos sabemos lo que representa traer a nuestra mente retazos de nuestro pasado y sentir cómo nuestro cuerpo es capaz de manifestar las mismas sensaciones y emociones que cuando ocurrió… Podemos incluso adicional drama, ponernos nostálgicos, sentir culpa, querer regresar atrás, bien sea para volver a vivir alguna experiencia o para evitarla, inclusive considerando las consecuencias de su ausencia.

Nuestro cuerpo no pareciera distinguir con exactitud entre lo que vivimos y lo que estamos recordando, generando reacciones acordes a lo que está en nuestra mente, que puede o no corresponder a algo vivido en el pasado.

recuerdos mujer

Por ello resulta tan importante monitorear en qué centramos nuestra atención, a dónde viaja nuestra mente cuando no podemos mantenerla anclada en el presente, viaja a aquellos lugares que nos abrigaron, a aquellas personas que nos hicieron sonreír o por el contrario suelen irse a las experiencias más dolorosas, a aquellas que nos limitan, las que parecen colocarnos entre dos paredes que nos oprimen el tórax como si quisieran aplastar nuestro corazón?

Está claro que entendemos que llegamos a sufrir a través de nuestras memorias dolorosas y lo peor de todo ocurre, cuando recurrimos a ella con demasiada frecuencia y nos acostumbramos a vivir con el dolor de su presencia, con cosas del pasado que permitimos que estén más presentes que nunca.

mujer-sujetando-tarro-de-crista-con-mariposa (1)

Le damos poder a las experiencias negativas en nuestras vidas y no solo enfocamos nuestras energías en ello, sino que condicionamos las experiencias presentes, bien sea por el estado anímico que adquirimos, por no poder distinguir lo que potencialmente nos haría bien o porque sencillamente vibramos en una frecuencia que solo nos permite atraer eventos que nos hagan sentir de una forma similar a esos recuerdos dolorosos.

La mayoría tiene cosas en su pasado que resultaron dolorosas, pero está en cada quien utilizar la memoria a favor o en contra. Lo que debemos hacer con nuestros recuerdos dolorosos no es obviarlos o evitarlos, sino sanarlos, perdonar, aceptar y tratar de ver las cosas desde una óptica cargada de comprensión y compasión.  Solo así podemos ser libres de traer a nuestra mente cualquier recuerdo sin que ello represente un sufrimiento.

article_14169016283

De cualquier manera tenemos la capacidad de entrenar a nuestra mente, tratando de darle fuerza a todo aquello que nos permita recordar sonriendo, que nos llene de ilusión, que nos recuerde lo valiosos que somos, que nos hable de todo lo que hemos recorrido, que nos haga sentirnos fuertes y resilientes y de esta manera nutrirnos positivamente a través de nuestros recuerdos y dejar de lado aquellos que aún nos inviten a estar en el temido “modo lamento”.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Hay un tiempo para dejar que sucedan las cosas y otro para hacer que sucedan

niña-maravillándose-con-el-mundo

Hay un tiempo para dejar que sucedan las cosas y otro para hacer que sucedan

Ciertamente esto tiene mucho sentido, el detalle está en distinguir en cuál escenario nos situamos, si esperamos de manera pasiva o si actuamos proactivamente. Lo cual no tiene evidentemente una receta y dependerá en todo caso de muchísimos factores.

Se dice que las oportunidades se crean, aunque otros aseguran que muchas veces tocan a la puerta y ambos casos son igual de válidos, sin embargo, corresponden a lo mismo, porque todo se inicia en un proceso mental, en una generación de realidades. Cuando la oportunidad toca a nuestra puerta sin hacer mucho al respecto, esto no ha ocurrido por casualidad, esto es de seguro una consecuencia de pensamientos y de acciones que desencadenaron en algún hecho concreto que aminora la distancia entre donde estamos y donde queremos estar.

mujer-haciendo-pompas-de-jabón

Toda creación de oportunidades debe comenzar con la preparación para recibir lo que nos hemos planteado como objetivos y ello requiere de un trabajo interno para remover todos los pensamientos limitantes, todas las creencias que vayan en contra de lo que somos capaces de lograr o tener, todas las cargas que hemos decidido llevar que no son compatibles con lo que queremos.

Una vez limpiado el terreno, debemos convencernos de que lo que queremos es posible en nuestra vida, de que estamos capacitados, de que nos lo merecemos, de que tenemos la suficiente paciencia para esperar en los momentos que haga falta, de que es lo mejor para nosotros, de que nos hace bien y procura el bien de otros, o por lo menos no le afecta de manera negativa. Y de esta forma nos estamos abriendo a la energía creadora del universo y es allí en este punto donde las oportunidades pareciesen caer del cielo.

joven-envuelta-en-un-cielo-estrellado

Las oportunidades no llegan por casualidad, ni de manera aleatoria, ellas responden a un proceso en el cual entran en sintonía con lo que deseamos o con lo que predomina en nuestra mente, por eso en algunos casos las oportunidades que se nos presentan, inclusive las que creamos, distan de lo que queremos, pero sintonizan de manera perfecta en la frecuencia de pensamientos que manejemos.

Podemos hablar de tiempos para actuar y tiempos para esperar, pero ambos deben ser consecuencias del condicionamiento previo, para realmente estar disponibles para recibir a las oportunidades en nuestras vidas o crearlas a nuestra medida.

candiles

“Si lo puedes soñar, lo puedes hacer. Walt Disney”

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Aprende a darle una oportunidad a la vida

chica-libre-pintando-2

Aprende a darle una oportunidad a la vida

Cada uno de nosotros ha sido premiado con la oportunidad de estar acá y ser partícipe de esta experiencia única. A lo largo de la vida vamos adquiriendo formas, creencias, ideales y vamos asumiendo una personalidad y una actitud, ambas cosas determinadas por lo que predomina en nuestra mente.

No se nos hace sencillo entender que todo aquello que anidemos en nuestra mente, terminará por manifestarse en nuestras vidas, nos terminaremos convirtiendo es eso que pensamos. Pero sin mucha práctica en el control de nuestra mente y la creación de pensamientos, la mayoría de las veces nos encontrando yendo en dirección contraria a lo que nos gustaría vivir.

blue-lady-profile-white-rose

Resulta que solemos centrar nuestra mente en aquello que queremos evitar, nos concentramos más en eso que no queremos en nuestras vidas, que lo que lo hacemos con lo que sí queremos realmente, que inclusive podemos desconocer. Con ello terminamos atrayendo esas experiencias que sintonicen con lo que predomina en nuestros pensamientos, es la forma que el universo tiene de decirnos que está allí para servirnos, para complacernos, pero solo debemos aprender a hacerlo.

Dentro de los muchos ejercicios prácticos que trabajan la parte inconsciente de nuestra mente, encontramos muy útil el Hoʻoponopono, arte hawaiano que se encarga de sanar nuestros recuerdos dolorosos a través de la reconciliación y el amor, permitiéndonos desligarnos de patrones que nos hacen generar realidades que en definitiva no nos hacen felices.

mujer-con-flores (1)

La técnica consiste en detectar alguna situación que nos genera emociones negativas y decir como si fuese un mantra: “Lo siento mucho. Por favor, perdóname. Te amo. Gracias.” Y con ello generar una transmutación a través del perdón. El principio se basa en que cada una de las experiencias que vivimos son de nuestra total responsabilidad y a través de la sanación de nuestros recuerdos dolorosos y las creencias limitantes, estaremos abriendo paso a vivencias más acorde a lo que queremos.

La vida es hermosa, es perfecta, es maravillosa, ella nos quiere brindar siempre lo que pidamos, ella nos quiere colmar con lo que roba nuestra atención. Así que prestemos cuidado a aquello que mantenemos constantemente entre ceja y ceja, porque la vida se encargará de manifestarlo en nuestras vidas. Perdonemos, aceptemos y dejemos ir todo aquello que nos reste y nos limite y comencemos a pensar y a sentir en positivo.

Magical_night-1421901806l

Para darle una oportunidad a la vida, solo tenemos que entender que ella no es más ni menos de lo que nosotros esperamos de ella, que todo responde a lo que internamente creamos. Como es adentro es  afuera. Así que anidemos en nuestro interior todo aquello que deseamos ver materializado en nuestras vidas y descartemos a través de la sanación cada cosa que queremos alejar.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Y finalmente puedo decir que estoy lista para un nuevo capítulo en mi vida

mood-girl-alone-road-evening-road-shadow-desktop

Y finalmente puedo decir que estoy lista para un nuevo capítulo en mi vida

Mucho tiempo ha pasado, muchas páginas escribí intentando mantenerme en un capítulo que no estaba preparada para cerrar. Cada vez se hacía más denso, cada vez resultaba más difícil escribirlo, sin que la angustia o la tristeza me dominara, pero aun así, no podía concluirlo, no podía poner ese punto que me condujera a un recomienzo.

De alguna manera estaba prefiriendo mantenerme en el dolor, antes de afrontarme con una soledad que veía como mi enemiga, una soledad que imaginaba con el rostro del fracaso, del reproche, del castigo, una soledad donde todo sería amargo, forzado y sacrificado. Sin poder ver que en eso se estaba convirtiendo mi vida en las circunstancias que vivía.

63

Evidentemente mis miedos estaban hablando más fuerte que mis ganas, que mi voluntad, que mi confianza en mí misma y en la vida. Tenía miedo de perder lo que tenía, aunque sabía que no tenía nada que valiera la pena, aun así, no quería perderlo, tenía miedo a arrepentirme luego, a no conseguir nada mejor, a no poder recapacitar en caso de querer.

Y así escribía una y otra página, tratando de obviar la realidad y taparla con cualquier cosa de la cual me pudiese aferrar por algunos instantes. Y cada vez me sentía más sola, ya no solo era mi pareja, me sentía alejada de mis afectos, sin poder distinguir si era que no quería escuchar lo que ya yo sabía o si ellos se habían rendido, con la esperanza de que algún día retomara las riendas de mi vida.

vintage-girl-bokeh-sweater-photo-light-rays

Fue justamente en esa soledad en donde pude encontrarme, donde pude reconocerme, donde pude callar mis miedos y evitar que siguieran decidiendo mi vida por mí. Fue entonces que recordé quien soy y lo que en algún momento soñé… Que esos sueños aún estaban allí, esperándome, más nítidos que nunca. Aprendí a quitarme de encima esas limitaciones que había anidado en mi mente para justificar mi falta de acción, dándome los argumentos necesarios para no moverme, para no activarme, para no generar cambios.

Y desde ese reconocimiento, desde ese encuentro y de vislumbrar un futuro con sentido para mí, decidí hacer el cierre de una de las etapas más duras de mi vida y a partir de allí entendí que no necesito escribir las mismas páginas nefastas una y otra vez… que a la primera, puedo decidir entender lo ocurrido y no tener que pasar nuevamente por ello.

tumblr_muh3c8KBms1rrq2xuo1_500

Cada día, cada minuto, cada segundo, es justamente la oportunidad que nos brinda la vida para seleccionar el rumbo que queremos, para dar los pasos hacia nuestros sueños, solo debemos aprovechar esas oportunidades. Solo debemos sacar provecho de que somos los autores de nuestro guión y que podemos recomenzar las veces que sean necesarias, con fe en que lo mejor está por venir. Todo lo que he vivido, no hace más que darme la libertad de decir: Estoy lista para un nuevo capítulo.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Cada cicatriz que tenemos, es la confirmación de que TODAS nuestras heridas sanan – Receta de sanación

heridas (1)

Cada cicatriz que tenemos, es la confirmación de que TODAS nuestras heridas sanan – Receta de sanación

Todas las marcas por donde en algún momento pudimos sangrar, son el recordatorio perfecto de que por más que duela, por más que angustie, por más que amenace, nuestras heridas sanan y en la mayoría de los casos, cuando prestamos cuidado a su cicatrización, dejan de doler para siempre. En algunos otros, nos queda un remanente de dolor, que no se compara con el que en principio tuvimos, pero es como un recordatorio de lo que nos ocurrió, que podemos tomarlo para lamentarnos por nuestro destino o para sentirnos más fuertes y resilientes.

De la misma manera como procuramos sanar las heridas de nuestro cuerpo, debemos atender las heridas emocionales, porque será su sanación, la que le dé cabida a nuestra liberación, del color, de la carga, de la ira, del resentimiento, de la culpa.

No importa qué generó la herida, el punto es que se formó y hay que curarla. No podemos esperar que quien hizo la herida sea quien venga a repararla, porque aunque puede ocurrir, es cederle el control de nuestro bienestar a alguien más. Eso solo nos compete a nosotros mismos, somos quienes de alguna manera permitimos la herida, no con ello debemos sentir culpa, sino asumir la responsabilidad del caso.

Hay una receta general para las heridas del corazón, la cual contiene estos ingredientes básicos:

Aceptar: Ya el mal está hecho, qué nos queda para sentirnos mejor? Aceptar que tenemos que vivir con lo ocurrido, que cada quien hace lo mejor que puede con los recursos que tiene. No podemos cambiar el pasado, pero sí podemos decidir cómo afrontamos el presente y cómo esperamos ese futuro. Debemos decidir si hacemos que nuestro pasado manche toda nuestra vida o lo acotamos, aceptamos y seguimos adelante.

vivir-con-el-corazón-roto-es-respirar-a-pedazos

Perdonar: A todo aquel que sintamos que nos haya fallado o lastimado, perdonar inclusive si sentimos que no se lo merecen, el no hacerlo nos hace cargar con un saco que no nos pertenece. Si deseamos venganza, lo única que vale la pena emplear es el perdón. Si el perdón debemos otorgárnoslo nosotros mismos, pues con mucha delicadeza entendamos que errar es de humanos, que no llevemos cargar con culpas que no nos permitan evolucionar o sencillamente tomar el aprendizaje de la lección.

Dejar ir: Soltar todo lo que sujetándolo nos lastime, esto aplica desde personas, pasando por sentimientos, pensamientos y hasta lugares… Evidentemente el dejar ir, no aplica solo a lo que se marcha, a veces el dejar ir no es suficiente para alejarlo de nuestras vidas, y otras ni siquiera será necesario cambiar algo en plano físico, solo el cambiar nuestra percepción de algo y sentir que ya no ejerce control sobre nosotros, es liberador.

chica-soltando-un-globo-sanando-su-corazon-roto

Es una receta con complejidad variable, depende de la madurez, de la experiencia, de la determinación y de la manera en la cual queremos ver la vida… Pero una vez que la probemos, no podremos vivir sin ella.

Que todas tus relaciones sanen.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Quien ha pasado por tormentas, cuando ve la lluvia… se ríe

lluvia 2

Quien ha pasado por tormentas, cuando ve la lluvia… se ríe

Las adversidades son las situaciones de la vida que nos hacen crecer de manera más acelerada, que nos invitan a ver las cosas de una forma diferente, que nos obligan a sacar de nuestro interior todo aquello que nos permite salir adelante. Nos permiten conocer esa parte de nosotros que se mantenía oculta, inclusive ante nuestros ojos.

Cuando atravesamos problemas que nos sacuden el mundo, que nos sacuden la vida misma y logramos salir airosos del otro lado, quizás con muchas heridas, con pérdidas importantes, con ausencias que jamás llenaremos, pero aun así con capacidad de reiniciarnos, de volver a empezar, ahora fortalecidos por esa energía que ya somos conscientes de que llevamos dentro y que tendremos a disposición cada vez que lo requiramos, nos sentimos sin duda guerreros y valientes.

lluvia

Una vez que entendemos que no se nos presentarán situaciones a las cuales no le podamos hacer frente y que la actitud que mantengamos en nuestros tránsitos, es de vital importancia para tomar de una experiencia negativa todo lo que nos pueda nutrir, estaremos cada vez más en capacidad de apreciar las cosas positivas de la vida e inclusive aprenderemos a reírnos ante la lluvia.

Esa lluvia que en algún momento pudo habernos causado temor, nos ha limitado para dar algunos pasos e inclusive nos pudo haber hecho tomar rumbos diferentes a los que quisimos, solo ante el riesgo de mojarnos la vida un poco.

bajo-la-lluvia

Luego de las descargas, el agua que ahoga, la soledad ante la tormenta, la necesidad de un abrigo, la ausencia de quienes pensamos estarían allí y esas presencias inesperadas, todo lo vemos en una proporción diferente, las personas se reubican en nuestras vidas y sobre todo cada rayo de sol se aprecia y se aprovecha al máximo.

Si vas a permitir que las experiencias de tu pasado te marquen o de alguna manera te definan, al menos ten cuidado al decidir cuáles serán las que seleccionarás, escoge aquellas que te permitirán ser más humilde, a pesar de saberte más fuerte que antes, aquellas que te permitan, así sea a través del contraste, alegrarte por los buenos momentos y disfrutarlos, escoge todo aquello que te dé las herramientas para ayudar a quienes lo necesiten sin interferir en su proceso de crecimiento y escoge aquella que te permite nutrirte con las mejores compañías y los mejores afectos.

lluvia 3

Ríe ante la lluvia si has atravesado tormentas… y si esa lluvia comienza a arreciar, mantén tu paz interior y la certeza de que, como las veces anteriores, saldrás victorioso y fortalecido.

Por: Sara Espejo

La persona sensible es de pocas palabras, pero su interior habla a cada instante

mujer-debajo-del-agua

La persona sensible es de pocas palabras, pero su interior habla a cada instante

La persona sensible habla un lenguaje propio, el de las emociones. Es un idioma perceptivo muy íntimo, ese donde el corazón queda siempre a flor de piel y a instantes, uno puede sentirse vulnerable. Sin embargo, algo que entienden muy bien estas personas es que la vulnerabilidad puede ser un don excepcional, un tendón psíquico lleno de fortalezas. También, de peligros por supuesto, pero para minimizar los riesgos también existe un arma poderosa: la inteligencia emocional.

La persona sensible siempre ha estado ahí, camuflada y a veces hasta diluida entre el paisaje humano. A su vez, algo que todos sabemos es que no es fácil habitar en un mundo que nos obliga a ser semejantes, a reaccionar del mismo modo, a ver la realidad a través de un mismo cristal… como si todos tuviéramos las mismas dioptrías y hablásemos un mismo idioma emocional.

“Cuando uno está atento a todo, se vuelve sensible, y ser sensible es tener una percepción interna de la belleza, es tener el sentido de la belleza”

-Jiddu Krishnamurti-

El día a día de la persona altamente sensible tiene a menudo la forma del lomo de un erizo o la textura del tallo espinoso de una rosa. Todo les duele un poco más y a su vez también todo les emociona más. Algo así es extraño a ojos de un espectador inmune y desconocedor de tal sensibilidad, a alguien que sin respeto ni conciencia no duda en decirles aquello de “es que te lo coges todo a la tremenda, tienes que ser más duro/a y espabilar de una vez”.

Sin embargo, ¿cómo hacerlo? Según nos explican diferentes trabajos como el del doctor Ted Zeff en su libro “Guía de supervivencia para la persona altamente sensible”,disponen de un sistema nervioso hipersensible y de unas áreas cerebrales que funcionan a mayor intensidad, como es el caso de la ínsula y de esas regiones relacionadas con la empatía y la reactividad emocional.

No es posible “ser más duro” cuando se posee un cerebro que sintoniza con el mundo mediante otra frecuencia. Nadie puede convertirse en algo que no es, nadie puede tampoco bajar el volumen de las propias emociones cuando estas nos desbordan, cuando el alma nos habla y la realidad, de pronto, se ilumina de increíbles matices que solo uno mismo puede ver…

hojas pegadas a un cristal

La persona sensible y el volumen demasiado elevado de su entorno

Es posible que muchos de nosotros tengamos al clásico amigo o familiar al que denominamos -cariñosamente- el “mírame y no me toques”. Nos llama la atención su afinado sentido del olfato y ante todo del tacto. Hay determinadas telas que no pueden llevar porque le hacen daño, porque le pican, porque le dan reacciones alérgicas.

A veces, un simple pellizco o un sonido más elevado de lo normal les causan un dolorintenso. También son ellos los que estando en medio de una reunión o en una fiesta, terminan retirados en un rincón con ganas de volver a casa.

Su umbral de percepción sensitiva es diferente, de hecho, tal y como nos explica Judith Orloff, psiquiatra y autora de “Libertad emocional” todo estímulo se multiplica en ellos por 50. Ahora bien, no todo tiene por qué ser doloroso, ese delicado umbral perceptivo y emocional tiene la capacidad también de sintonizar con la belleza de la vida de una forma tan intensa que a la gran mayoría se nos escapa.

Decir por tanto que la alta sensibilidad es un don, no es ningún error, aunque eso sí, la persona debe ser hábil a la hora de gestionar y filtrar adecuadamente cada estímulo que recibe. Cuando lo logran, cuando consiguen aplicar un escudo protector en su entorno para cuidar de su autoestima e integridad emocional, alcanzan un nivel de madurez sensitiva excepcional.

Son ellos los que captan la singularidad de los detalles, ellos quienes alcanzan la plenitud en el silencio, en sus instantes de preciada soledad, ahí donde cualquier actividad, en especial las artísticas, se tornan vibrantes, como una estallido sinestésico de sensaciones, de placeres, de emociones sutiles difíciles de explicar para quienes no pertenecen a ese 20% de la población en el que se incluyen las personas altamente sensibles (PAS).

mano tocando la luz del arco iris representando a la persona sensible

El hombre altamente sensible y su mundo de silencio

Álex ha quedado a tomar un café con su hermana después del trabajo. Le explica que lleva todo el día con un nudo en el estómago y que se siente profundamente agotado. Su jefe le ha hecho unas cuantas observaciones al respecto de su tarea como jefe de ventas, pequeñas críticas que Álex no se ha tomado muy bien. De hecho, le han afectado tanto que sus otros compañeros han ironizado todo el día con el tema. Aún más, sabe que en la oficina ya tiene un mote: “el drama-queen”.

Este sencillo ejemplo da forma a una realidad compleja que experimentan muchos hombres PAS, porque en realidad, la alta sensibilidad no es exclusiva del género femenino. La mitad de la población altamente sensible es masculina, y son ellos los que se ven más coaccionados por una sociedad que aún no ve con buenos ojos al “hombre sensible”, a esa persona que vive sus emociones a flor de piel, ese a quien le duelen más las críticas, ese de lágrima fácil, que prefiere los deportes en solitario y que empatiza de forma muy intensa con su entorno.

chico sobre rocas en una playa representando a una persona sensible

A pesar de que la alta sensibilidad sea un tema conocido ya por el gran público, son muchas las personas que siguen habitando en ese rincón silencioso donde mirar y callar, donde no hacerse notar, donde mantener a veces las distancias prudenciales para no quedar muy dañado. Cada uno sobrevive como puede en un mundo de alfileres, lo sabemos; sin embargo, el respeto, y ese principio vital de “ser y dejar ser” debería destacar en todos nuestros entornos para que todos alcanzáramos así una verdadera plenitud personal.

Vía: lamenteesmaravillosa

No puedes obligar a alguien a entender un mensaje que no está listo para recibir

mujer-ante-un-búho

No puedes obligar a alguien a entender un mensaje que no está listo para recibir

En medio de las dinámicas que nos ofrece el arte de vivir, muchos de nosotros habremos sentido extrema necesidad de que alguien, generalmente alguno persona que nos importa, entienda un mensaje que queremos transmitir, pero esto puede no ocurrir y entre las muchas razones para que esto no ocurra, se encuentra el que sencillamente no se encuentra preparado para lo que nosotros esperamos.

No podemos juzgar a nadie por encontrarse en una etapa diferente a la nuestra, por tener otros recursos o por sencillamente querer interpretar los acontecimientos, las palabras e inclusive los sentimientos a su manera. De cualquier manera, una de las cosas más valiosas con las que contamos como seres humanos, es con la libertad y por no asumirla es muchas veces el motivo por el cual terminamos mirando la vida a través de unos cristales que no son nuestros.

mujer con hoja en la mano

Inclusive, debemos darle cabida a la duda, ésa que deriva que puede ser que seamos nosotros los que no logremos entender una determinada situación, porque cada uno de nosotros tiene un criterio, una manera y una mente privilegiada que es capaz de darle una forma muy diferente a la del otro. La humidad es una de las claves para el crecimiento y solo aceptando a los demás, aceptándonos a nosotros mismos y que tanto unos como otros podemos y tenemos el derecho a equivocarnos, nos hace darle un sentido a la vida diferente.

Cada uno de nosotros hace lo mejor que puede con los recursos que tiene, entender este hecho nos coloca en una posición privilegiada, donde respetamos los tiempos y las etapas de cada quien, donde entendemos que muchas cosas que nos pueden afectar e inclusive ofender, provenientes de otras personas, no debemos tomarlas como personales. La mayoría de las personas cuando hacen algo que afecta negativamente a otro, no tiene intenciones de dañarle, piensa que ha hecho lo mejor posible y generalmente es así.

ilustracion-mujer-en-rosa

A medida que pasa el tiempo, cada uno adopta herramientas, abre su entendimiento, amplía su mente, disipa temores… Quizás con el tiempo también adopte patrones y maneras inconvenientes a sus vidas, pero puede ser que mensajes de su pasado, que no llegaba a entender y canalizar, sean tratados y percibidos de otra manera a través de la experiencia adquirida.

Todos vamos en un proceso de desarrollo, en el cual, tal como cuando éramos niños, vamos aprendiendo y descubriendo un mundo alrededor y vamos entendiéndonos a nosotros mismos, identificando y aplicando cada uno de nuestros recursos, vamos formulando estrategias en relación a lo que nos funciona mejor y así va transcurriendo nuestra vida, normalmente con mayor seguridad, con ideas más claras, con capacidad de aligerarnos de cargas que nos aten y con suerte preparados para ver lo que ayer no pudimos.

corazón-e1465337965852

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru