Cuando una mujer finge no darse cuenta de algo… ya ha visto suficiente

mujer con manos en el rostro

Cuando una mujer finge no darse cuenta de algo… ya ha visto suficiente

Todas las mujeres tenemos una capacidad innata de ver más allá de lo evidente, de percibir de manera intuitiva una situación que no encaje dentro de los parámetros normales. Algunas lo logran desarrollar más que otras, otras no aprovechan este don y se van por lo comprobable. Pero en términos generales, la mayoría de las mujeres sabe más de lo que manifiesta, aunque ni ella misma lo reconozca de manera consciente.

Es por ello que surge el dicho de que “cuando una mujer te pregunte algo, no le mientas, pues ella ya sabe la verdad”… Así somos, cuando presentimos una situación, generalmente ya sabemos la verdad y el no actuar, el no tomar medidas, tiene siempre una justificación, la cual puede ser tan práctica como que no nos conviene develar una realidad o tan romántica como que no queremos que nuestras sospechas nos conduzcan a una verdad dolorosa, que termine por alejarnos de quienes queremos.

mujer-agradecida

El camino de la honestidad puede generar sufrimiento, pero por un trayecto corto, el camino de mentiras puede llevarnos por bellos y prolongados paisajes, pero que en el fondo sabemos que están sobrepuestos sobre otra realidad, no son más que escenarios prefabricados, que tarde o temprano terminarán por agotarse, generando mucho más dolor.

Si la verdad se ha asomado por las rendijas del escenario, evaluemos la conveniencia de guardarnos la información, de reservar para nosotros lo que ya sabemos, de fingir que no estamos al tanto de nada. Esto puede ser útil para comprobar sospechas, para ganar tiempo, para establecer estrategias, para procesar un duelo e inclusive en las más calculadoras para planear venganzas.

mujeres2

Sea cual fuese el caso, decantemos por la opción que mayor paz nos ofrezca, dejemos el ego a un lado y la necesidad de ganar, considerando que muchas veces una pérdida puede ser la mayor ganancia. Muchas veces no sirve de nada tener una verdad dolorosa en nuestras manos y no utilizarla, es como cuando tenemos una brasa ardiendo, si no la soltamos, nos haremos mucho daño.

Nada debe robarnos la tranquilidad, nuestro bienestar y nuestro derecho a sentirnos cómodas en cualquier lugar o situación. Si tenemos la capacidad de intuir, de descifrar enigmas, de detectar engaños, mentiras o cualquier acto que de alguna manera nos amenace, démosle buen uso y el mejor de ellos es preservarnos y protegernos.

mujer acostada

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Las personas complicadas o el arte de hacer difícil lo sencillo

personas-complicadas

Las personas complicadas o el arte de hacer difícil lo sencillo

Hay personas así, complicadas y demandantes, de las que tienen un problema para cada solución, una contradicción para cada evidencia y una tormenta para cada instante de calma. Son petulantes y ladrones de paz interna, personalidades complejas que adoran las discusiones, que agotan, debilitan y que hemos de aprender a manejar para preservar nuestra integridad mental y emocional.

A muchos nos encantaría poder llevar a este tipo de perfiles a nuestra bandeja de “spam”, a una dimensión paralela donde nuestra realidad más cercana quedara a salvo e intacta. Sin embargo, si hay algo que todos sabemos es que ya sea en nuestra familia, en nuestro entorno laboral o incluso en el grupo de amigos, nunca faltan este tipo de personas complejas con las que estamos -casi- obligados a convivir.

A veces, al apartarnos de las personas complicadas, hasta nuestra salud mejora…

Decía Confucio en sus textos que hay personas que parecen encontrar algún tipo de recompensa encontrando fallos en los demás. Esto puede llegar a ser muy invalidante si quien ejerce esta práctica es nuestra pareja o un padre o una madre con sus hijos. La personalidad “complicada”, entendida como aquella que muestra comportamientos erráticos, desiguales, narcisistas, manipuladores, y a instantes hasta agresivos psicológicamente, encierran tras de sí matices que es necesario conocer en profundidad.

El arte de hacer difícil lo sencillo esconde un laberinto de problemas emocionales que nos será muy útil descubrir.

Mujer dormida

Las personas complicadas o la habilidad de ver el mundo desde el plano negativo

Todos somos complicados a nuestra manera. Cada uno de nosotros disponemos de esos ovillos particulares alojados en la mente y el corazón, donde se entremezclan miedos con inseguridades, frustraciones con ansiedades. Sin embargo, la principal diferencia respecto a esos otros perfiles que habitan en lado más extremo de la complejidad es la incapacidad para establecer relaciones sociales y afectivas funcionales, respetuosas y estables.

El rasgo más evidente de estas personas es que presentan una clara inestabilidad emocional. Algo así ya nos avisa sin duda de una serie de problemas subyacentes que explican esa rigidez, esa inflexibilidad e inclinación constante por buscar el fallo ajeno, por dejar en evidencia, por hacer fácil lo difícil y echar raíces en el subsuelo de la negatividad.

Las personas complicadas, y esto es importante tenerlo en cuenta, pueden padecer alguna distimia (un trastorno afectivo de carácter depresivo crónico) o incluso algún tipo de trastorno de la personalidad que sin duda, dificulte ese trato cotidiano y significativo con las personas que conforman su entorno cercano.

Otras veces, y de esto habla Daniel Goleman en su libro “Inteligencia Emocional”, cuando atravesamos situaciones de estrés elevado y continuado en el tiempo, dejamos de pensar con claridad, no somos capaces de ver las prioridades y tenemos una “tendencia natural” a ver las cosas mucho más complicadas de lo que son en realidad.

Con todo esto queremos decir algo tan sencillo como evidente: las personas difíciles y complicadas, esas con las que en ocasiones nos suele costar tanto convivir, pueden esconder algún tipo problema subyacente que explique ese patrón de comportamiento.A veces, son hombres o mujeres que necesitan ayuda.

Por otro lado, también nosotros mismos podemos, en un momento dado, vivir con esa nube oscura en la cabeza, ahí donde la vida, a instantes, no es tremendamente complicada, como un puzzle al que le faltan piezas, como un juego de tetris imposible de resolver.

Tácticas inteligentes para tratar a las personas complicadas

En vista de lo expuesto anteriormente, ya tenemos claro que en primer lugar es recomendable ser sensibles ante estos comportamientos y entender que las personas complicadas pueden estar pasando por un momento personal delicado. No obstante, y por otro lado, también las hay que han cronificado sus manías, sus artimañas narcisistas y ese deseo encubierto por hacer difícil la vida a los demás.

Si es este el caso, si cerca de nosotros hay algún perfil con estas mismas características lo primero que debemos tener claro es lo siguiente: no podemos cambiar su forma de ser, pero sí el modo en que interactuamos con ellos/as para que sus actos nos afecten menos. Te explicamos cómo.

Los hilos invisibles que mantienen nuestros comportamientos

5 claves para mantener el control con los perfiles complicados

La recomendación más evidente es la siguiente: establecer distancia. Ahora bien, no nos referimos solo a la “distancia física” – que como ya sabemos no siempre es posible- nos referimos a la necesidad de establecer barreras psicológicas y emocionales. Un desafío complejo que podemos conseguir con estas claves:

  • Debemos comunicarnos siempre con asertividad.
  • Deja claro cómo te sientes cada vez que la persona complicada hace o dice algo que te afecta, te daña o te molesta. Hay que poner sobre la mesa cuáles son los efectos de sus acciones.
  • Hay que detallarle qué es lo que no puede hacer, lo que no debe repetirse.
  • A su vez, es recomendable ofrecerle alternativas a sus acciones para que las tenga en cuenta (la próxima vez estaría bien que no te fijaras solo en mis errores, si aportaras soluciones o propuestas en lugar de críticas todo iría mejor. Yo sé que puedes hacerlo y confío en ello).
  • Por último, es muy acertado también mantener siempre la calma y entender que perder los nervios hará que la situación se vuelva más tensa. Lo ideal es construir una barrera de distancia, un espacio de seguridad.

Para concluir, hay personas con una tendencia natural a complicarse y a complicar la vida de los demás. Seamos capaces primero de entender sus ópticas y de intuir si detrás ellas existe algún tipo de problema que reclame nuestra ayuda. Si no es así, no cabe otra opción que desplegar nuestros paraguas emocionales para protegernos de sus tormentas personales.

Siembra en tus hijos amor por su padre o madre, incluso cuando tú no lo sientas

divorce

Siembra en tus hijos amor por su padre o madre, incluso cuando tú no lo sientas

Muchas parejas, especialmente al separarse, comenten el grave error de intentar colocar en contra del otro, a los hijos productos de esa relación, sin considerar los graves daños que se generan en ellos.

Es normal querer buscar aliados, que tengan afinidad con nosotros y nos puedan entender y apoyar en un proceso de separación, pero no se puede escoger a los hijos para querer colocarlos de nuestro lado, esto es una agresión en su contra, más allá de ser una agresión en contra de la pareja.

divorcio

Bajo ningún concepto, ni siquiera asumiendo que porque están pequeños no entienden o porque están grandes entenderán, se puede someter a un hijo a escuchar como uno de sus progenitores habla mal del otro, así sea a una tercera persona. Ellos no deben ser testigos de discusiones entre los padres, ni escuchar testimonios de alguna de las partes que corrompa la imagen que tienen de sus padres.

Los niños y adolescentes tienen herramientas limitadas en cuanto al manejo de emociones, las entradas de información deben ser filtradas, para no generar en ellos creencias que afecten la percepción de sus pilares fundamentales. Para un niño, lo más preciado son sus padres y nadie tiene el derecho, ni siquiera alguno de ellos, de interferir negativamente sobre esa proyección.

9621-kisah-keluarga-yang-gagal

La ira, el querer lastimar a la pareja a través del castigo proveniente de los hijos, la necesidad de venganza, el dolor, la sensación de proteger a un hijo alejándolo emocionalmente de uno de sus padres, pueden ser argumentos o herramientas para justificar las acciones de descrédito hacia el otro progenitor.

Sin embargo, el mayor daño lo recibe ese hijo que se coloca en una posición en donde se ve forzado a escoger, a debatirse entre dos de sus grandes amores, en donde se sentirá culpable y desleal hacia una o ambas partes. Las personas en las que él debería confiar, con las que debería estar protegido y que lo aman más en el mundo, le generan un daño que le costará mucho reparar.

En casos de abusos infantiles, maltratos físicos y psicológicos por parte de alguno de los padres, se recomienda ir de la mano con un terapista especializado, para intentar resarcir el daño generado en el niño o adolescente, evitando generarle una herida más profunda.

divorzionavidad-divorcio-6

En el resto de los casos, se debe aclarar al niño que la distancia entre sus padres no va asociada a la distancia de cada uno de ellos con él, que el amor de sus padres es incondicional y ambos, aunque estén separados, siempre tendrán la manera de cobijarlo, de amarlo y de dedicarle el tiempo necesario, estableciendo acuerdos en donde no se perjudique al niño ni sus vínculos fundamentales.

Se debe cuidar la imagen de sus padres ante el niño, ya a posterior él crecerá y lo que tenga que ver, lo verá, tendrá un criterio propio y a partir de allí aceptará o juzgará a sus padres, pero no caigamos en el juego malsano de sembrar odio, decepción, desamor en un niño para ganar ventaja en una separación.

Un hijo no puede ser visto como uno de los bienes que se disputan, ese hijo si ha tenido que atravesar el proceso de separación de sus padres ya tiene suficiente contenido con el que tendrá que lidiar, tendrá heridas que sanar y traumas que superar. Está en cada una de las partes no colaborar con el alivio de ese dolor y por lo menos alimentar de manera positiva la imagen que el niño pueda tener de su otro progenitor, inclusive cuando se piense que es poco merecido.

Respetemos a los pequeños y tratemos de protegerlos de las decisiones que tomemos como adultos, los padres siempre serán los padres y lo mínimo que merece el niño es que resguardemos la imagen de sus primeros héroes de infancia. Recordemos que el hablar mal de otro, en especial de la persona con la que tuvimos un hijo, no solo habla mal de ella, sino de nosotros mismos y peor cuando se hace con o delante de la persona menos adecuada, su hijo.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

No te obligues a quedarte donde sabes que no perteneces

mujer-alas

No te obligues a quedarte donde sabes que no perteneces

De alguna manera, todos sabemos cuándo estamos en un sitio al cual no pertenecemos, no es necesario limitarnos a un sitio físico, puede ser un estado emocional, una relación, un rol o cualquier circunstancia en la cual, sencillamente no encajamos.

Los motivos para no actuar y movernos de allí pueden ser muy diversos, pero el que normalmente dice presente es el miedo, en muchas presentaciones, miedo a lo que nos vendrá luego, miedo a no conseguir algo mejor, miedo a arrepentirnos luego, miedo a que eso que sentimos no pertenecer mejore luego de alejarnos… Y cuando venimos a ver, estamos allí, estancados, sin avanzar, lamentándonos de vivir algo que no deseamos, pero sin tomar acciones al respecto.

Algunas veces no nos será posible alejarnos, pero sí podremos cambiar nuestra forma de apreciar nuestra realidad, tratando de ver las cosas positivas, ignorando lo que no nos conviene y estableciendo un plan que nos permita finalmente liberarnos de esa situación.

flores

Saber medirnos, conocernos, reconocer qué queremos y dónde queremos estar nos ayuda a evaluar si lo que estamos viviendo hoy es coherente con lo que queremos que sea nuestra vida.

Nuestra alma siempre nos da señales, nos impulsa a tomar caminos, pero a través de nuestra mente temerosa, la hacemos callar, la hacemos desviarse y distraerse, mientras que nuestro recurso más valioso, llamado tiempo, se nos va.

Todos venimos acá a encontrar la felicidad, más allá de los acontecimientos, pero debemos colaborar con nuestro bienestar, el amor debe iniciar por nosotros mismos y éste incluye no someternos a situaciones que nos hagan sentir menos, que nos borren la sonrisa, que nos quiten las ganas o apaguen nuestra luz.

estrella-1

Si tu estancia en la tierra es tan corta, debería ser por lo menos agradable. En pocas palabras, se trata de tu vida; haz con ella lo que tú quieres. Wayne Dyer

Tenemos la facultad de poder brillar, lo cual se hace más notorio cuando estamos en medio de la oscuridad y es en estos momentos que necesitamos ser fuertes, ser valientes, arriesgarnos  y apostar por la vida que queremos. Nadie puede obligarnos a permanecer donde no encajamos y mucho menos nosotros mismos podemos ponernos dentro de esa jaula.

1b95128117476e6214410e5d1b2f91db (1)

Las limitaciones y las barreras entre el punto donde estamos y hacia donde queremos llegar, se superan con convicción, con confianza en nosotros mismos, eliminando los obstáculos que generalmente solo se ubican en la mente. Una vez liberados de los obstáculos imaginarios, los reales se vuelven más sencillos de atravesar. Recordemos que las peores cosas que nos ocurren, solo pasan en nuestra mente.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Cada día es una nueva oportunidad… Toma un respiro y comienza otra vez

Soledad-crecimiento-976x651

Cada día es una nueva oportunidad… Toma un respiro y comienza otra vez

Una de las ventajas más importantes de la vida consiste en que podemos generar cambios con efectos apreciables de manera instantánea. Muchas veces no estamos conscientes del poder de nuestras decisiones, ni de la capacidad que tenemos de elegir entre infinitas opciones. Nunca tenemos un solo camino por tomar, contamos con infinitas posibilidades y a través de las que tomamos, creamos nuestra realidad.

Cada día nos ofrece en un marco temporal, una nueva oportunidad, nos ofrece la opción de elegir cómo queremos vivir, qué queremos hacer con nuestras vidas y dar los pasos que nos acerquen a donde deseamos estar.

hombre-lobo

Es cierto que la vida puede tornarse complicada, que podemos sentirnos acorralados, sin poder escapar de situaciones que nos desagradan, que afectan nuestra integridad o sencillamente que sentimos que no nos pertenecen, que es un error ubicarnos allí.

Debemos entender que nada de lo que ocurre en nuestra vida corresponde a un proceso aleatorio, cada una de nuestras experiencias tiene algo que mostrarnos, el cuánto nos tome cambiar de escalón, solo dependerá de la consciencia que podamos tener en relación a ese tránsito, sin identificarnos con aquello que vivimos, entender qué nos quiere mostrar una experiencia. Evidentemente es mucho más sencillo decir que todo pasa por algo, que descifrar qué representa ese “algo”.

chica-rodeada-de-fantasía

No debemos desesperar en nuestros procesos, debemos simplemente fluir y entender que las experiencias que menos deseamos, están en nuestro camino para sanar las heridas que hemos venido arrastrando, para aprender a amar y a perdonar, aceptando a las personas y a las cosas como son y sin responsabilizar a algo o alguien por lo que nos ocurre, tomar las riendas de nuestra vida y continuar el avance.

Ante las adversidades debemos cambiar la manera de apreciar las cosas, debemos apretar un interruptor para ver las cosas de una manera favorable para nosotros. Aunque hablemos de algo que consideramos absolutamente negativo, cuando rescatamos de lo malo, lo mejor, nos colocamos en una posición de control, abriéndonos camino para llegar al sitio en donde sentiremos que encajamos.

la-resignación

Aprovecha cada día y ve en él la posibilidad de dejar atrás todo lo que dañe, de nada te sirve una carga a cuestas, de nada te sirve acumular sentimientos, emociones, recuerdos, que no hacen más que sabotear tu vida, cargándola de energía negativa. Hoy es el mejor momento para soltar la carga, tomar un respiro y continuar, más ligeros de equipaje y con muchas más herramientas para hacerle frente a cada nueva experiencia.

No importa cuántas veces tengas que comenzar, tienes la capacidad y los recursos para hacerlo, de cualquier manera, la vida entera está llena de comienzos y finales.

5 consideraciones que toda persona mayor merece

mujer-de-edad-avanzada

5 consideraciones que toda persona mayor merece

La intolerancia frente a la vejez es otro de esos males contemporáneos que se instalaron en el mundo de manera gradual y sin saber a qué hora. De ser una fuente amorosa de sabiduría, las personas mayores pasaron a convertirse en seres con los que muchos no saben qué hacer. Al pasar de cierto número de años, muchos se enfrentan al rechazo, al olvido o al desprecio.

El ideal contemporáneo se centra en la juventud como fuente de todo bienestar. Pese a que esto es falso, muchos lo dan por cierto y actúan en consecuencia. La fortaleza física es ahora más o menos un fetiche. Una persona mayor no cabe en esa ecuación y su vulnerabilidad no es algo con lo que se quiera lidiar.

Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario”.

-Arthur Schopenhauer-

Las personas más frágiles resultan muchas veces relegadas. Así pasa con los niños, las personas mayores y los enfermos, entre otros. Los adultos jóvenes, sanos, fuertes y en pleno uso de sus potencialidades, siempre andan en busca de alguien en quien delegar la atención y los cuidados que son su responsabilidad. Ya hablemos de sus propios hijos, o sus propios padres o familiares, pareciera que no hay tiempo para ellos.

Por eso les queremos dedicar este artículo, porque con su bregar en la vida se han ganado al menos estas cinco consideraciones que vamos a detallar a continuación.

No intentes cambiar a una persona mayor

De por sí, intentar cambiar a alguien roza la falta de respeto. ¿Quién te dice a ti que tienes la verdad, la razón o la facultad para intentar algo así? Solo quien se cree mejor que otros intenta cambiar a los demás. Y el concepto de “mejor” o “peor” es extremadamente relativo y muy peligroso además cuando lo utilizamos en primera persona.

cuidadores de ancianos

Con independencia de quien hablemos, una persona de mayor ya “ha toreado en muchas plazas”. Se ha formado sus propios criterios, acertados o no. Ha adquirido sus propios hábitos, gustos y costumbres. Nadie tiene derecho a intentar convencerla de que debe pensar o actuar de otra manera. Y, de hecho, es muy probable que por más que lo intentes, no logres que cambie de parecer. Al aceptarlos les evitas y te evitas malos ratos innecesarios.

No entres en discusiones con ellas

Puede que tu padre o tu abuelo estén convencidos de algo que a ti te puede parecer absurdo. Sus creencias religiosas o políticas podrían ser muy diferentes a las tuyas. Las personas mayores, de buena fe, a veces quieren intentar convencerte de que ellos tienen la razón.

No olvides que una persona mayor ha acopiado un gran bagaje, que no es para nada despreciable. Si piensa como piensa no es fruto de la casualidad, sino de vivencias y conocimientos adquiridos. No es una buena idea enfrascarte en discusiones inútiles para que logre entender tu punto de vista. Regálale una escucha afectuosa y respetuosa: la merece.

Apóyalas en sus intereses y aficiones

Muchas veces las personas de mayores se muestran tímidas o temerosas con sus propios intereses o aficiones. En el mundo actual, su palabra no es muy tenida en cuenta, a menos que ocupen puestos de poder. Aunque muchos se muestren aburridos o apáticos, hay otros muchos que todavía sienten que tienen mensajes que trasmitir y esos mensajes son importantes.

ancianos felices

Puede ser la lectura, o la jardinería o incluso el deporte. Sería lindo que tú trataras de descubrir esos intereses huérfanos. Y si los conoces, o has averiguado cuáles son, vale la pena que apoyes a esa persona para que vaya más allá del interés. En el ocaso de la vida tener una afición o un interés aplicado puede ser un bálsamo extraordinario.

Acepta sus limitaciones físicas y cognitivas sin criticarlas

Dicen que hay una prueba que todos deberíamos hacer. Taparnos los oídos con algodones, aplicar vaselina sobre los ojos y amarrar dos ladrillos a nuestras piernas. Luego, tratar de vivir así por una hora. De esa manera sabríamos cómo se siente estar en una edad avanzada. Quizás así también aprenderíamos a ser más tolerantes con las limitaciones de las personas mayores.

Si paseas con una persona mayor, camina a su ritmo y no le pidas más de lo que puede dar. Si no te escucha cuando hablas, esfuérzate tú por hablar más fuerte y claro, en lugar de recriminarle a él por no oírte. Escucha sus quejas de salud sin ofuscarte y trátalo como a ti te gustaría que te tratasen a su edad.

Pasa por alto sus manías

Algunas personas mayores pueden ser bastante caprichosas y tercas. Incluso pueden ser traviesos o desafiantes. En verdad, hay un momento en que vuelven a comportarse como niños. Y en medio de ese infantilismo tardío hay unos cuantos que desarrollan comportamientos extravagantes.

Recuerda que detrás de la manera de actuar de una persona mayor hay una razón. Están viviendo cambios muy grandes y se enfrentan a la idea de que van a morir en unos años. Sus obstinaciones y caprichos les ayudan a compensar su sentimiento de vulnerabilidad o su miedo. No le des a esas conductas más importancia de la que tienen.

Persona mayor asomada mirando

Los padres o los abuelos mayores también son una fuente de sabiduría, aunque no hayan aprendido a leer y a escribir. Escucharles y pasar tiempo con ellos puede nutrir tu corazón de manera sorprendente. Acoger su vulnerabilidad te convierte en una persona mejor y le da a tu vida un sentido más profundo.

Vía: lamenteesmaravillosa

Protégete de quienes viven su vida en “modo lamento”

Screen-Shot-2016-01-19-at-10.09.17-PM

Protégete de quienes viven su vida en “modo lamento”

Muchos de nosotros podremos con facilidad distinguir a alguien de nuestro entorno que lleva consigo una nube negra particular, para quienes piensan que la vida nunca les sonríe y se aferran de manera obsesiva a todo lo negativo que pueda estar presente, real o imaginariamente, en su experiencia vital.

Estas personas se caracterizan por detectar cualquier factor que pueda hacer sus vidas más complicadas o desdichadas, por lo general no asumen responsabilidades, sino que por el contrario su entorno es lo que marca las pautas de su “destino”.

Estar cerca de una persona con un alto grado negatividad, puede resultar por demás desgastante, podemos sentir que nuestras energías se merman tratando de hacerle ver la vida a colores a esta persona, que siempre encontrará un problema a cada solución.

20141002161507.jpg_article

Las alternativas que ofrecemos para evitar los efectos de las personas negativas están pensados en un marco de respeto, de compasión, empatía y sobre todo de autoprotección:

Evita sintonizar: No caigas en la tentación de ver la vida a través del cristal de la desesperanza, de la tristeza, de la apatía o cualquier otra emoción que te haga carga, mantén siempre una actitud positiva, aunque resultes discordante con tu entorno.

Procura no dar mayores detalles de tu vida: No importa el grado de confianza que tengamos con personas negativas, no pongamos nuestros planes, nuestras ideas, nuestra visión en el tapete para que otros intenten opacarlas e intenten desanimarnos o darnos cualquier cantidad de argumentos que nos puedan hacer dudar o desistir de lo que queremos.

mujer en silencio

Aprende a ignorar: No hablamos de ignorar desde el desprecio a la opinión de otro, hablamos de aplicar nuestra inteligencia emocional y practicar el filtro de lo que permitimos que nos afecte, de lo que aceptamos procesar y darle cabida en nuestra mente.

Sé fuente de luz en la oscuridad: En lugar de contagiarnos con la negatividad, procuremos contagiar nosotros con entusiasmo, con sonrisas, con pasión, llamemos la atención de la persona negativa hacia todas las maravillas que están a su alrededor, procurando agotar sus peros y excusas.

Aléjate: Muchas veces las alternativas planteadas no son suficientes para que evitar los efectos de una persona negativa, por lo cual por preservación de nuestra salud mental, podemos optar por medidas más radicales, como alejarnos, marcar distancia y evitar encuentros. De no ser posible una distancia física, una barrera mental será un recurso utilizable.

mujer-soplando flor

Somos responsables de lo que permitimos en nuestras vidas, de lo que nos contagiamos, de lo que recibimos de los demás y de lo que damos, acostumbrémonos a darle entrada a lo que nos nutra y nos sume y no a aquello que nos robe energías.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

¡Celebremos! Por lo vivido y por lo que falta por vivir

feliz

¡Celebremos! Por lo vivido y por lo que falta por vivir

La vida es un motivo de celebración constante, tenemos mil motivos diarios para celebrar, cuando no logramos apreciarlos es cuando nos sentimos inconformes con la vida, cuando queremos más de lo que tenemos y nos sentimos frustrados, cuando actuamos con miedo a perder lo que tenemos y cuando las vida pasa a través de nosotros sin nosotros pasar por ella.

Cuando vemos la vida con los cristales con los cuales somos dotados desde nuestro nacimiento, nos maravillamos de cada milagro y cada sencilla cosa es un descubrimiento, una vez que va pasando el tiempo, los cristales se tornan turbios, vamos perdiendo nuestra capacidad de asombro y los motivos de celebración cada vez son más distantes.

serenidad

Muchas veces las cosas no ocurren como nos gustaría, lo cual nos genera como poco incomodidad y nos hace incapaces de agradecer y de celebrar las vivencias de nuestra vida, porque le colocamos una etiqueta negativa… La vida es un milagro de principio a fin, aprender a apreciarla es crucial, hasta la muerte misma la tenemos como lo peor que nos puede pasar, sin considerar que los más probable es que sea un simple cierre de ciclo, para continuar trascendiendo, pero sencillamente los apegos no nos permiten verlo con desprendimiento y con agradecimiento por lo vivido.

Cuando vemos la vida de manera positiva, nos quitamos los prejuicios y la valoramos tal y como es, comenzamos a apreciar cada momento, nos damos cuenta de que la vida es ahora, que no hay más… Sí, cómo no, podemos proyectarnos a futuro, podemos hacer planes, pero nuestra mente no debe hacer que nos perdamos la vida viajando en el tiempo, del pasado, con añoranza y nostalgia, al futuro con ansiedad y anhelo.

Si hoy fuese el último día de tu vida, qué te gustaría hacer, realmente te preocuparía no tener ese carro, o no hacer culminado una parte de ese proyecto como lo habías planificado, correrías al trabajo a terminar algo o bien buscarías a tus seres amados para darles un abrazo, o irías a ese lugar especial donde de pequeño solías correr y saltar sin parar, te detendrías quizás a ver ese último atardecer? Cómo lo invertirías? Si nada de lo que piensas en este momento forma parte de tu dinámica diaria y revisa a qué le estás dedicando tu tiempo.

nidhi chanani

Celebra cada minuto de tu existencia, celebra lo que fue, que mucho de ello te ha hecho ser como eres hoy en día y sobre todo celebra con esperanza y confianza que lo mejor está por venir, aunque el pasado esté cargado de lo que piensas ha sido lo mejor de tu vida, proyéctate a ser feliz desde ahora hasta el resto de tu vida.

Imágenes cortesía de: Nidhi Chanani

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

La dignidad termina donde comienza la necesidad

mujer con pajaro

La dignidad termina donde comienza la necesidad

Si vemos con detenimiento cada caso en donde la dignidad es tirada por la borda, nos será sencillo en quitarle las capas a la cebolla para llegar finalmente a la causa y ella es siempre una manifestación de necesidad.

Cuando perdemos la dignidad en una relación amorosa, la excusa siempre será: el amor hacia el otro, o bien la falta de amor propio, lo cual puede ser cierto, pero debajo de estas causas hay una necesidad oculta, por lo general una relación de dependencia, que por algún motivo sugiere que el no estar con alguien nos traerá consecuencias negativas, porque esa persona suple o tiene la potencialidad de satisfacer una necesidad: afectiva, económica, moral o de cualquier otra índole y esta necesidad genera sin duda una distorsión del amor, donde por mantener lo que se considera un beneficio, se deja en cada paso rastros de dignidad.

Caminando_entre_lobos_by_Heteferes

Son incontables la cantidad de casos de humillaciones, vejaciones, aprovechamiento de posición, cuando una de las partes siente la necesidad de mantener un vínculo, no solo amoroso, sino laboral, académico, social… esto es justamente por la relación de dependencia, de necesidad y la sensación de incapacidad de prescindir de aquello que representa un beneficio o se siente que de alguna forma aporta, por lo que se puede inclusive colocar en balanza los pros vs la dignidad, al ser evidente que ésta se va perdiendo.

Cuántas veces escuchamos historias que tienen tantas aristas, pero que evidencian una clara necesidad y miedo a perder lo que malamente se tiene, “él me maltrata, pero me provee de techo, alimento y de vez en cuando cariño.” Evidentemente aquí hay un tema de merecimiento que debe ser abordado, para retomar la autoconfianza y reforzar la creencia de que por los propios medios se puede conseguir todo lo que se es recibido en medio de una relación que lleva consigo la pérdida de la dignidad.

mujer con ojos cerrados

Solo hasta el momento que la persona toma la decisión de decir “basta”, la dignidad va en caída libre, es difícil recogerla, y mientras más se pierde, pues parece que la familiaridad con la sensación se hace crónica, por lo cual se entra en un nocivo círculo vicioso, que desencadena la muerte paulatina de la autoestima, de la autoconfianza, del reconocimiento de lo que se es y se puede ser y de las capacidades de salir airoso de esa situación que consume parte importante de la integridad humana.

Aprendamos a no necesitar de nada ni de nadie, de esta manera ya tendremos un paso adelante en la defensa de nuestra dignidad, que una vez quebrada, cuesta un poco recuperar.

mujer con lobo

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Las personas calladas poseen las mentes más interesantes

personas-calladas-1

Las personas calladas poseen las mentes más interesantes

Las personas calladas suelen pasar desapercibidas. Rara vez se tiene en cuenta lo que hay tras esa apariencia serena, cauta y silenciosa. Son personas observadoras, exploradoras de los sentidos que conectan de forma más intensa con la realidad, con los pequeños detalles y con esos mundos sensibles que esconden universos variados y apasionantes.

Cada uno de nosotros procesamos la información de forma distinta, eso es algo que ya sabemos. Sin embargo, en ocasiones, se nos escapa que esas diferencias van ligadas sobre todo a nuestro estilo de personalidad. Según Marti Olsen Laney, autora del libro “The Introvert Advantage“, las personas calladas, las que responden a un perfil introvertido, lo hacen de un modo más pausado, más meticuloso y profundo.

Esto es así por una razón muy concreta, a la vez que fascinante. Todo estímulo en el cerebro de la persona introvertida, hace un complejo recorrido vinculado a la memoria emocional, al análisis y la planificación. Por su parte, las personas más extrovertidas tienen un umbral de sensibilidad un poco menor a los estímulos y son muchos más rápidos a la hora de emitir una respuesta o iniciar una conducta.

No se trata ni mucho menos de ensalzar un estilo de personalidad por encima de otro. De hecho, la mayoría de nosotros podemos tener rasgos de ambas dimensiones, aunque nos encontremos más cerca de una de ellas. Lo que queremos exponer con esto es que a día de hoy, ese silencio en la persona introvertida sigue siendo mal entendido e incluso descuidado en los centros educativos. Te hablamos de ello.

Personas calladas, aves extrañas en un mundo de extrovertidos

Cada día, maestros y profesores ven en sus aulas a esos alumnos que, sentados en las últimas filas, se pasan toda la clase en silencio, absortos en un punto de la clase o garabateando secretamente en sus cuadernos. No les agrada responder en voz alta las preguntas ni interactuar en las lecciones. No funcionan de ese modo. Sin embargo, los centros educativos, e incluso las universidades, siguen valorando al alumno que participa, que diserta, que levanta la mano y contagia entusiasmo e interés con su actitud.

Ese estereotipo que vincula extroversión con éxito o eficacia, sigue muy arraigado en nuestras mentalidades y en nuestra sociedad. Los especialistas en psicología social, por ejemplo, nos indican que en estas últimas décadas el perfil de la persona extrovertida, carismática pero a la vez egocéntrica y poco sensible a las necesidades ajenas, sigue encumbrando con mucha más fuerza nuestros entornos laborales y nuestras élites políticas.

Es como si el ideario colectivo valorara esos rasgos comportamentales y de personalidad como eficaces sin llegar a ver realmente el desempeño productivo, o la capacidad de crear un clima de armonía entre los grupos de trabajo. Sin embargo, y aquí llega lo más contradictorio, las actuales investigaciones sobre liderazgo nos revelan que las personas introvertidas, calladas, reflexivas y pacientes, propiciarían un rendimiento mucho más elevado y un entorno humano más satisfecho.

Por otro lado, la profesora e investigadora Francesca Gino, de la Universidad de Harvard, realizó un trabajo donde demostró que los líderes con un perfil de personalidad introvertido no abundan demasiado en nuestra actualidad. Son aves extrañas en un mundo donde sigue triunfando la extroversión. Sin embargo, en aquellos entornos laborales donde el departamento de dirección cuenta con líder de estilo pausado, reflexivo a la vez que sensible, actúa como gran facilitador a la hora de potenciar las aptitudes de sus trabajadores.

Los empleados son mucho más proactivos, más creativos y se sienten más felices, porque ese líder introvertido les aporta confianza y nuevas oportunidades.

Las personas calladas y sus mentes

Las personas calladas no son necesariamente tímidas. Son pausadas, tienen otro ritmo, otros tiempos y otras necesidades. Para ellas, el mundo, va a veces demasiado rápido y no alcanzan a poder analizar tal y como desean cada aspecto, cada detalle. Porque cada matiz de su realidad debe pasar primero por el filtro de las emociones, y tal delicadeza, tal meticulosidad lleva su tarea, su lenguaje, su artesanía.

Hay quien encuentra el silencio como algo incómodo e insoportable… Tal vez sea porque tienen demasiado ruido en su interior

Las personas calladas no se sienten cómodas siendo el centro de atención. No son el satélite de nadie y prefieren orbitar en espacios privados, a veces hasta solitarios. Este estilo comportamental puede suscitar cierta extrañeza ante las miradas ajenas, de ahí, que muchas veces las personas más silenciosas sean etiquetadas de tímidas, apocadas, reservadas o faltas de interés. Sin embargo, es importante saber que este estilo de personalidad esconde sus tesoros y sus bellezas en las profundidades y es ahí donde se halla su incomensurable belleza.

Veamos ahora con detalle cuáles son sus características.

personas calladas

Las 5 características de la persona silenciosa e introvertida

Antes que nada es importante resaltar aquí la abundante bibliografía que contamos al respecto de este tema. Libros como “El líder introvertido: aprovecha tu talento silencioso” de Jennifer B. Kahnweiler, son interesantes ejemplos con los que ampliar nuestro conocimiento sobre este perfil de personalidad.

No obstante, y a grandes trazos, estas serían algunas características básicas sobre la mente de las personas más reservadas, más silenciosas:

  • Piensan antes de hablar. Son considerados a la hora de comunicar, saben escuchar, reflexionan y más tarde responden.
  • No les agrada la superficialidad. Su foco de interés navega en las profundidades de la realidad, son imaginativos, les gusta relacionar ideas, conceptos, son soñadores y suelen hablar con ellos mismos todo el tiempo.
  • Las personas calladas suelen caracterizarse por una buena autoconfianza. No se dejan llevar tampoco por opiniones ajenas, tienen unos valores sólidos y unas ideas claras.
  • Prefieren escribir a comunicar. Se sienten más cómodos con la palabra escrita.

Por último, tal y como hemos señalado con anteriormente, la soledad es un refugio común en la persona introvertida. Sin embargo, cabe señalar que no la buscan como mecanismo de huida, sino como espacio para recuperar la energía y la claridad cuando el mundo les satura con sus estímulos, sus voces, sus prisas y sus rumores.

Porque al fin y al cabo, las personas calladas son cómplices de esa sabiduría que nace de la reflexión, la imaginación y ante todo, del tranquilo silencio.

Vía: lamenteesmaravillosa