Y ahora me toca esperarte…

Y ahora me toca esperarte…

¿Has sentido esa sensación de que tu pecho se encuentra en una caja que no le da suficiente espacio para respirar, que tu respiración es corta, apresurada y no sientes que tomes el aire que efectivamente necesitas?

Pues justo así me siento ante tu partida… Nos encontramos producto de esas casualidades perfectas de la vida, que terminan no ser tales, sintiendo tanto y en tan corto tiempo, que no hizo falta más para engancharnos el uno al otro… Con el ligero detalle de tener cada uno un plan diferente, un plan que aparenta punto común, que más bien promete marcar distancia, esas que no se resuelven fácilmente.

Pero aquí estamos, apostando por cambiarlo todo, porque podamos reestructurarnos y hacer que nuestros caminos coincidan y no en un punto, sino en infinitos. Aquí estamos queriendo llevarse al otro en el bolsillo, queriendo descifrar el futuro, queriendo adelantar un tanto el tiempo y poder estar de la manera que queremos.

No sé qué nos hemos preguntado más, si: ¿Por qué no nos encontramos antes? o ¿Por qué efectivamente nos encontramos? Aunque siempre terminamos por reírnos de ambas preguntas tan absurdas como estériles… No cambiaría ni un minuto lo vivido contigo, no cambiaría nada de lo que hemos compartido… Evidentemente siempre querré más, siempre procuraré tenerte cerca, tenerte para mí… Como dirías tú: Te quiero conmigo.

Te vas por un tiempo, pero ese tiempo nos hablará de muchas cosas, ese tiempo será quien nos haga recobrar la cordura que perdimos recientemente, ese tiempo será nuestro aliado y quizás lo terminemos viendo como nuestro enemigo. Pero mientras el transcurre y pone las cosas en su lugar, nosotros podremos asentar sentimientos, encontrarnos en la ausencia, podremos darle forma a lo que decimos sentir… Y podemos unirnos más en la distancia o desligarnos por completo.

Mi intención es esperarte, mi intención es reencontrarme contigo con las mismas ganas que tengo hoy de estar a tu lado. No quisiera que pasáramos por una separación con tan poco tiempo de haberte encontrado, quisiera tenerte aquí y seguir sintiéndote, seguir conociéndote, seguir respirándote y seguir encontrándome a través de ti. Pero para bien o para mal hay cosas que se salen del alcance y solo nos queda confiar en que lo que está ocurriendo es lo mejor.

Te voy a extrañar, te has hecho tan importante para mí, has entrado a mi vida con tanta facilidad, como si siempre hubieses tenido un lugar en ella… No te puedo negar que siento algo de temor de que al final no resulte como esperamos… Sin embargo, espero que podamos aprovechar el tiempo para encontrar respuestas, para definir lo que sentimos, para encajar piezas y espero que tengamos siempre en mente que si tiene que ser, será.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Contigo quiero hacer las cosas bien…

Contigo quiero hacer las cosas bien…

Ésta es mi manera de decirte lo importante que eres para mí, de contarte que me cansé un tanto de fracasos, pero que sin embargo, de alguna manera agradezco que ellos me hayan conducido a ti… Quiero que las cosas contigo sean diferentes…

Con esto no quiero decir que en mi pasado la intención preliminar fue hacer las cosas de manera tal que me condujeran a una ruptura sentimental, no, sino que no dediqué mi energía a efectivamente hacer las cosas de la mejor manera, evidentemente en la mayoría de los casos por falta de recursos. A lo largo de mi vida he adquirido experiencia, que me han permitido asumir mi cuota de responsabilidad en las cosas que no han salido como me hubiese gustado, ahora puedo reconocer mis errores con mayor facilidad e incluso, ante situaciones similares, suelo reaccionar diferente.

Me he acercado a muchas personas, sin ánimos de presentarte mi vida pasada para tu evaluación y mucho menos juicio, puedo decirte con propiedad que si en este justo momento tuviese que decidir por alguien, ese alguien sin duda serías tú. Eres esa persona que me inspira a ser mejor, que saca de mí mi sonrisa más espontánea, que me hace sentir cosas que nunca pensé que existiesen, es contigo con quien me proyecto e inclusive por quien pienso cosas como: “te quiero conmigo para toda la vida”.

vuelve

A tu lado puedo medir las consecuencias de mis acciones y evitar cualquier cosa que ponga en juego nuestra relación, la solidez y la confianza que hasta ahora nos ofrece paz… Esa paz que nos dice: es aquí donde quiero estar, es aquí a donde pertenezco. Y desde ese punto te cuido, me cuido y cuido de un nosotros que amo.

Cuando digo que contigo quiero hacer las cosas bien, espero que sepas que no me adaptaré a lo que tú quieres de mí, ni perderé mi identidad por complacerte, ni dejaré mis sueños de lado por ayudarte con los tuyos… Pero sí seré flexible ante las cosas que normalmente por capricho me han afectado, sí procuraré que recibas la atención de mí que mereces, no daré el amor por sentado y una de mis prioridades siempre serás tú.

Procuraré que la rutina no duerma nuestra relación y que lo que ahora nos hace vibrar permanezca con nosotros, procuraré darte muchos motivos para querer permanecer a mi lado,mi orgullo lo de dejaré de lado, así como mis expectativas, te dejaré amarme sin esperar una manera específica, con la libertad que te pertenece y que he permitido que me sorprenda día a día… Contigo quiero hacer las cosas bien, sencillamente porque siento que eres tú, que sin buscarte y sin saberlo, siempre te había esperado.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Una mujer fuerte, siempre siente

Una mujer fuerte, siempre siente

Se suele confundir la fortaleza de la mujer con la falta de sensibilidad, con la capacidad de aislar sus sentimientos y emociones y añadirle un toque de frialdad al momento de decidir y de actuar, pudiendo de alguna manera congelar o mantener al margen cualquier elemento emocional que le haga flaquear.

Sin embargo, en el caso específico de las mujeres, nos llevamos la sorpresa de que a pesar de su firmeza, de su determinación, de su capacidad de lucha y sus actitudes para plantarse ante la vida, el motor que mueve sus acciones es un corazón que vibra y se emociona como cualquier otro.

La mayoría de las veces la fortaleza se va forjando en el camino, ninguna mujer sabe lo fuerte que es, hasta que no tiene una opción diferente. La fortaleza que ahora la define siempre estuvo en su interior, como parte de su esencia, pero se fue haciendo cada vez más evidente a medida que las situaciones lo ameritaban.

No se lamenta de cada decepción, ni de las lágrimas derramadas, ni de esos tropiezos, donde algunos terminaron en caídas. Sabe que de no haber sido por ello, ella no sería hoy quien es y con ese paso firme y la seguridad propia de quien sabe a dónde va, toma orgullosa sus pedazos y se rearma las veces que lo necesite.

A una mujer fuerte la distingues con su sola presencia, inspira respeto, su mirada parece decir más que sus palabras. Los menos arriesgados prefieren mantenerse en la distancia, pero los más valientes saben que en esa figura tan dura como el diamante, se encuentra un corazón que ama de una manera más sabia, que protege a quien habite en él, que actúa y procura siempre lo mejor para quienes logren alcanzarlo.

Una mujer fuerte siente por ella y por quienes ama, aun cuando se le dificulte actuar en contra de su propia esencia, ella velará por el bienestar de sus afectos y como una leona, enfrentará a quien sea ante una amenaza. Pero eso solo lo puede hacer una persona que ama profundamente, que siente, que padece, que comprende… Así que no confundas a una mujer fuerte con una mujer sin sentimientos, porque es la evolución de esos sentimientos lo que la llevó a ser quien es y a ver la vida desde un cristal diferente.

Seas esa mujer fuerte o quien la mira desde afuera, agradece el privilegio de contar con ella y con su noble corazón…

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

7 Recomendaciones para evitar decepcionarte de los demás

7 Recomendaciones para evitar decepcionarte de los demás

La decepción siempre es una opción latente en las relaciones interpersonales, que se produce cuando lo que recibimos no corresponde con lo que esperamos. Es normal para nosotros generarnos expectativas especialmente en lo que se refiere a relaciones interpersonales. Solemos endosar en el otro lo que probablemente nosotros haríamos en su lugar.

Ahora bien, la decepción es algo que está en nuestras manos, porque si no esperamos nada de nadie, sencillamente nunca probaremos ese trago amargo, sin embargo esto puede no ser tan sencillo, por lo que te dejamos para tu valoración estas recomendaciones:

  1. No idealices a las personas: Mira objetivamente a cada quien, cada persona es particular, con defectos y virtudes, procura no verlas como te gustaría que fuesen, sino como en realidad son.
  2. Procura no esperar nada de nadie: Mientras menos esperes de los demás, menos riesgos tendrás de decepcionarte, si recibes cosas positivas de alguien, te sorprenderás gratamente.
  3. Sé empático: Ponte en la posición del otro, quizás desde nuestra realidad algunas cosas son evidentes, con nuestros recursos, haríamos uso de ellos de una determinada manera. Pero debemos entender que no todos miramos desde el mismo cristal y lo que está bien para mí, no tiene que estarlo para alguien más.
  4. Sé comprensivo: Todos estamos haciendo lo que podemos con los recursos que tenemos. La mayoría de las personas que llegan a decepcionarnos, no lo hacen con esa intención, solo que no fue suficiente para nosotros o no estuvo bien desde nuestra perspectiva.
  5. Acepta que lo que das no será necesariamente lo que recibas: Si bien es cierto que lo que sembramos, cosechamos, esto es bastante general y nos habla más de un equilibrio en lo que damos y recibimos, sin especificar tiempo, ni personas.
  6. No dependas de los demás: Si tu felicidad depende de alguien más, de cómo actúe, de qué te brinde… Tienes alto riesgo de decepcionarte, porque siempre vas a estar esperando que cubran tus necesidades, cosa que solo debería ser tu responsabilidad.
  7. Acepta que todos somos diferentes: El hecho de que tú hagas algo en determinada situación, no significa que la reacción de otra persona coincida con la tuya. Permite que cada quien actúe desde su realidad, sin asumir una falsa empatía encabezada por: yo en tu lugar…

 

Evidentemente, sería interesante que cual profecía pudiésemos encaminar las acciones de quienes nos rodean con nosotros, lo cual no es imposible, pero requiere de un dominio de pensamiento y emociones tal, que de seguro, de alcanzarlo, no nos preocuparíamos por decepcionarnos de alguien. Da lo mejor de ti y procura no esperar de los demás y permíteles ser más allá de tus expectativas.

 

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

A veces si ignoras, te buscan y si buscas, te ignoran…

A veces si ignoras, te buscan y si buscas, te ignoran…

Parece irónico y un tanto cruel, pero para muchos será conocida la historia resumida en el título de esta entrada. La indiferencia del otro, en muchos casos, en lugar de generar rechazo por parte de quien intenta llamar la atención, termina por generar un interés mayor.

Podemos decir que esta conducta se justifica en la alimentación del ego, que no aguanta una negativa por respuesta y el que le ignoren representa el inicio de un reto que ganará al derribar las barreras que lo separan de su objetivo. Por el contrario, lo sencillo, lo que no presenta mayor obstáculo y no amerita mucho esfuerzo, se asume como seguro y con ello puede inspirar desinterés.

Tenemos cierta tendencia por irnos por lo complicado, quizás por aquellas creencias de que lo mejor requiere sacrificios, que si vale la pena, no será sencillo, que sin pena no hay ganancia… Creencias que solo inyectan a la vida un drama innecesario, porque la vida será como la pensemos, como creemos que será y si esto es lo que albergamos en nuestra mente, pues debemos estar preparados para asumir reto tras reto que nos presente la vida, presentándonos una y otra vez la oportunidad de sacrificarnos y esforzarnos por aquello que deseamos.

Mientras tanto, para quienes creen en la simpleza de la vida, les resulta más sencillo darle la bienvenida a las maravillas presentes en cada detalle, sin que eso requiera sacrificios o inversiones realmente trascendentales de tiempo, energía y cualquier otro recurso.

Lo cierto es que no todos somos iguales, no todos reaccionamos de la misma manera ante situaciones similares y es por ello que no es viable generalizar o establecer una estrategia para despertar el interés de quienes nos gustaría tener cerca. Sin embargo, si debemos calcular demasiado, quizás esto no corresponda a lo más enriquecedor sea para nosotros.

Si te ignoran por estar, por buscar, por dar… No estás siendo sanamente correspondido, no te desgastes en quien no lo valora. No todo el mundo está preparado para recibir y cuando lo hace, en lugar de utilizarlo como alimento para el alma, lo hace para alimentar su ego. Desde allí se le dice adiós a la humildad, a la autenticidad, a lo real y se le da paso a esa posición arrogante que da por sentado el cariño que le ofrecen y prefiere una cruzada en la cual se juegue su conquista, como un trofeo inalcanzable, que pone a prueba sus capacidades y su sed de victoria.

A veces estaremos en cualquiera de los roles, inclusive sin habernos dado cuenta, pero tomemos consciencia para valorar a quien nos dedica su interés y aun cuando no demos para recibir, procuremos relaciones equilibradas, donde nos sintamos cómodos y correspondidos en cuanto a lo que ofrecemos y obtenemos en nuestras dinámicas afectivas.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Cuando me amé de verdad – Hermosa reflexión que nos regala Charles Chaplin

Cuando me amé de verdad – Hermosa reflexión que nos regala Charles Chaplin

Charles Chaplin, con una visión única de la vida, se encargó de documentar a través de sus diferentes trabajos, lo que él consideraba herramientas vitales, enfoques de vida que nos permiten descubrir en los pequeños detalles, lo grandioso de esta experiencia.

Un hombre con una imaginación y capacidad creativa altamente desarrollada, logra cautivarnos a través de sus obras y de alguna manera, siempre nos invita a la reflexión. En este caso queremos compartir con Uds. esta creación de Chaplin asociada al amor, que a fin de cuentas es el verdadero alimento del alma y la única justificación de nuestra existencia.

aferrarte 4 mujer guru

Cuando me amé de verdad  

Cuando me amé de verdad comprendí que, en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme.

Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia, y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.

Hoy sé que eso es… Autenticidad

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a aceptar todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento.

Hoy eso se llama… Madurez

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento, o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.

Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.

Hoy se llama… Amor Propio

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero, y a mi propio ritmo.

Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón, y así erré menos veces.

Hoy descubrí que eso es… Humildad

Cuando me amé de verdad, desistí de quedarme reviviendo el pasado, y preocupándome por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.

Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene un gran y valioso aliado.
Todo eso es… Saber Vivir

Charles Chaplin

Esto es en definitiva una hermosa  invitación a amar y a entender la vida desde su esencia… Experiencia que ojalá la mayoría lograra experimentar.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

30 Frases que te invitarán a recorrer el mundo

30 Frases que te invitarán a recorrer el mundo

Para muchos el viajar, el descubrir, el ver un amanecer desde diferentes puntos del planeta es su misión de vida, es casi un propósito de existencia. Mientras que otros por preferencias, por cultura, por prioridades o recursos, se ajustan a un solo lugar sin manifestar mucho interés por respirar ningún aire diferente.

Algunas veces hasta la manera como nos invitan marca la diferencia en la reacción sobre nosotros… En esta oportunidad te presentamos algunas frases inspiradoras para invitarte a descubrir ese mundo que espera por ti, que solo dejando tu huella en él, podrás entender todo lo que recibes de la mágica experiencia de conocerlo.

  1. Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes – Dalai Lama
  2. Cuando emprendas un nuevo viaje no escuches consejos de aquél que nunca ha salido de su casa – Rumi
  3. Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán – Samuel Jhonson
  4. Viajar te hace modesto porque puedes ver qué pequeño es el lugar que ocupas en este mundo – Anónimo 
  5. Viaja tanto como puedas, el dinero se recupera, el tiempo no – Anónimo
  6. Un viaje se mide en amigos, no en millas – Tim Cahil
  7. ¿Quieres ser feliz? Deja de comprar cosas y viaja – Anónimo
  8. Existen dos momentos para viajar: ahora o demasiado tarde – Anónimo
  9. Nunca volverás a casa completamente porque parte de tu corazón siempre estará en otra parte. Este es el precio que pagas por la riqueza de amar y conocer a gente de otras partes del mundo – Miriam Adeney
  10. Una vez que el virus viajero te pica, no hay antídoto posible y sé que estaré felizmente contagiado para el resto de mi vida – Michael Palin
  11. Prefiero poseer poco y ver el mundo, que poseer el mundo y ver poco de él – Anónimo
  12. Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estreches de la mente – Mark Twain
  13. La más grande recompensa y lujo de viajar es el ser capaz de experimentar las cosas cotidianas como si fuera la primera vez – Bill Bryson
  14. Es el viaje y no el arribo el que importa – T.S. Eliot
  15. Viajar nunca es cuestión de dinero sino de coraje – Paulo Cohelo
  16. Viajar es la mejor manera de perderse y encontrarse al mismo tiempo – Anónimo
  17. Viajar, primero te deja sin palabras, luego te transforma en un contador de historias – Ibn Battuta
  18. Si estuviéramos hechos para quedarnos en un solo lugar, tendríamos raíces en vez de pies – Anónimo
  19. Cuanta menos rutina más vida – Amos Bronson Alcott
  20. El que vuelve de un viaje no es el mismo que se fue – Provevio Chino
  21. Como todas las drogas, viajar requiere un aumento contante de las dosis.-John Dos Passos.
  22. Viajar en solitario será la más aterradora, liberadora y transformadora experiencia que puedas tener, vívela al menos una vez – Anónimo
  23. Prefiero tener un pasaporte lleno de sellos que una casa llena de cosas – Anónimo
  24. No guardes rencores, mejor guarda dinero para viajar! – Anónimo
  25. El mundo es un libro y aquellos que viajan sólo leen una página – San Agustín
  26. Mi meta es construir una vida de la que no necesite unas vacaciones – Rob Hill Sr
  27. Si crees que la aventura es peligrosa, prueba la rutina. Es mortal – Paulo Cohelo
  28. El mundo no está en tus libros o mapas, está allí afuera – J.R.R. Tolkien
  29. Aunque viajamos por el mundo para encontrar lo hermoso, debemos llevarlo con nosotros o no lo encontraremos.-Ralph Waldo Emerson
  30. Si algo bueno te pasa, viaja para celebrar. Si algo malo te pasa, viaja para olvidar. Si nada te pasa, viaja para que algo te pase.

En lo particular, ya tengo ganas de agarrar mis maletas e irme a descubrir otro pedacito de este mundo y de mí misma en ese viaje.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Quizás lleguen mejores personas  a mi vida, pero yo te seguiré eligiendo a ti

Quizás lleguen mejores personas  a mi vida, pero yo te seguiré eligiendo a ti

Puedes decirme una vez más que nadie sabe lo que sentirá mañana, que el amor solo se vive en el presente y yo te diré que tienes razón… Hoy siento que te amo y mañana quizás no lo sienta… Esto podría ser válido si no se tratase de ti.

Tú llegaste a mi vida y ya yo te presentía, yo estuve sin buscarte, sin esperarte, pero segura de que tu presencia estaba cada vez más cerca y cuando te vi, más bien, cuando te sentí, no tuve la menor duda… Eras tú… Yo no sé si las almas gemelas existen, si hay algo antes o después de esto que conocemos como vida, pero te aseguro que si existe algo de ello, tú has formado parte de mí siempre.

Te digo más, tengo plena confianza en que incluso si tú decidieses por alguna opción diferente a la que yo represento, yo estaría tranquila, porque en mi interior sé que lo nuestro se trata de un para siempre, aunque no  logre entenderlo.

En lo particular, aun cuando lo sientas como una promesa que no puedo sostener, sé que puedo conocer a muchas personas, pero que mi mente y mi corazón se inclinarán por ti. Porque luego de haberte tenido en mi vida, sé que alguien más tendría muchos problemas en abrirse espacio…

No tengo curiosidad en saber o experimentar cómo puede ser mi vida con alguien más. Todo lo que quiero (y otro poco que no quiero tanto), lo obtengo de ti. Antes de ti estaba completísima y de paso era feliz, pero ahora contigo, siento que eres esa persona con la que quiero compartir mi plenitud, mi felicidad, mis pasos a tu lado tienen mucho más sentido.

Cada quien es el mejor para alguien, cada quien valora cosas diferentes, cada quien aporta algo distinto a la vida de los demás… Así que eso de que lleguen mejores personas a mi vida, solo lo he dicho por llamar tu atención, porque para mí no hay nadie mejor que tú, sin importar los parámetros considerados para establecer comparaciones.

Tuve una vida antes de que aparecieses en mi vida, con lo que he visto, solo puedo agradecer que llegases a mí. Honro tu presencia, tengo la dicha de ser consciente de lo que tengo y disfrutarlo, sé que mañana no te perderé por no haberte valorado, porque lo hago siempre… Y una vez más sé que no puedo saber qué ocurrirá a futuro, pero mi intención hoy es hacer lo que esté a mi alcance para sentir cada día más por ti, para darte más motivos para que estés a mi lado y darte el espacio necesario para que el estar conmigo sea siempre tu elección.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

 

Las personas siempre te muestran quienes son, tu trabajo es escuchar, mirar, sentir…

Las personas siempre te muestran quienes son, tu trabajo es escuchar, mirar, sentir…

Somos frágiles ante la decepción, nos cuesta creer que alguien que ocupa un rol en nuestras vidas, pueda sencillamente desilusionarnos, pueda resultar algo diferente a lo que nosotros esperamos. Muchas veces nos sentimos engañados, defraudados, timados, justamente por esa persona especial…

Sin embargo, la realidad nos habla de algo que debemos prestar atención, porque en la mayoría de los casos no es otra persona quien nos engaña, sino somos nosotros mismos. Somos nosotros los que nos creamos unas imágenes que pueden fácilmente quebrarse, porque no están sustentadas en lo que realmente es el otro, sino que están sustentadas en lo que nosotros quisiéramos que fuesen, en lo que nosotros quisiéramos recibir, en cómo nosotros esperaríamos que alguien reaccionase… Pero ésa creación es solo nuestra.

La mayoría de la gente es como es y lo dice, con sus acciones, con sus palabras, con su vibra y nosotros por lo general no llegamos a escuchar, no llegamos a ver, no llegamos a sentir… Sino que nos guiamos por lo que creamos en nuestra mente, que en algunos casos perjudica a la otra persona y en otros la favorece y esa imagen ampliada, modificada y editada es la que termina por hacernos daño, la que nos desilusiona, la que nos quiebra la confianza o nos habla de lo equivocados que estábamos con respecto a alguien.

Todo el mundo nos da señales, nos muestra con hechos lo que está dispuesto a ofrecer, incluso cuando sus palabras hablen de algo diferente, está en nosotros estar preparados o no, para ver esas señales, querer o no sincerar nuestra percepción con lo que en realidad es y cerrar la brecha entre esa realidad y nuestra fantasía.

Si nos acostumbramos a no esperar de los demás, a no generarnos expectativas, si dejamos de atribuirles nuestras maneras a los demás y los dejamos ser desde su esencia, quizás las decepciones se hagan menores y comencemos a sorprendernos gratamente con lo que recibamos de quienes nos interesan.

Hay muchas formas de llegar a un mismo punto, respetar las maneras de otros nos ayuda a crecer, a aceptar, a aprender y nos protege de meter al mundo en nuestra caja. Podemos expandir nuestra mente, podemos conocernos a través de otros, podemos aprender a amar y ser amados con mayor facilidad, cuando realmente escuchamos para entender, cuando observamos, cuando somos empatícos, cuando pausamos y nos damos tiempo de ver al otro más allá de nuestra realidad.

Cada relación implica crecimiento, aprende a conocer realmente a quienes tienes cerca y eso será una muy útil manera de conocerte a ti mismo.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Reglas de Oro para cuidar nuestras relaciones

Reglas de Oro para cuidar nuestras relaciones

Nuestras relaciones interpersonales de una u otra forma, tienen la facultad de definirnos de cierta manera, nuestros lazos afectivos forman parte de nuestro núcleo emocional y nos habla de cómo es nuestra conexión e interacción con el mundo. Nuestro círculo afectivo es para nosotros nuestro universo afectivo.

Muchas veces no cuidamos adecuadamente nuestras relaciones y terminamos fracturándolas o alejándonos de las personas que queremos, por no saber cómo cuidar y mantener nuestros lazos. Acá dejamos unas recomendaciones, que hemos llamado reglas de oro para cultivar y mantener nuestras relaciones:

Dedica tu tiempo a quienes quieres: El tiempo es el mejor regalo que le podemos dar a alguien. Cuando ofrecemos nuestro tiempo, normalmente estamos dando una prueba de amor, estamos entregando algo que no recuperaremos nunca. Por el contrario, cuando no le damos prioridad a alguno de nuestros afectos y dejamos de dedicarle tiempo, llegará la sensación de vacío, de abandono, la distancia se hará presente y los lazos terminarán por aflojarse.

Respeta la manera de ser de cada quien: Todos quisiéramos que algunas personas, sobre todo las que queremos fuesen o hiciesen las cosas que nosotros consideramos como convenientes, pero si queremos mantener nuestras relaciones, debemos aprender a respetar que cada quien tiene una manera de ser, que si no nos afecta negativamente, debemos aceptar e inclusive estar dispuestos a aprender se lo que no coincida con lo que pensamos.

Sé empático: Tratar de colocarnos en la posición del otro, nos brinda la posibilidad de ampliar nuestra perspectiva y desde allí podremos ser mucho más útiles y menos críticos. Para ayudar, para entender, para aceptar, para apoyar, siempre resultará beneficioso el tratar de colocarnos en los zapatos del otro.

Sé honesto: La deshonestidad, las mentiras, el engaño, son enemigos de cualquier tipo de relación. Si algo debemos cultivar en nuestras relaciones es la honestidad, la verdad, la sinceridad. La confianza debe ser uno de los pilares de nuestras relaciones, sin abrirle paso a ningún factor que pueda fracturarle, porque bien dice la sabiduría popular: la confianza sube por las escaleras, pero baja por el ascensor.

No des el afecto por sentado: Sobre todo en las relaciones que más valor emocional tienen, solemos relajarnos dando el amor o el cariño por sentado, dejamos de estar presentes, dejamos de lado los detalles, nos desinteresamos más en esas personas, que contradictoriamente, siendo las más cercanas y las de mayor confianza, no reciben de nosotros lo mejor. Siembra lo que te gustaría cosechar.

Cuida tus relaciones, honra cada uno de tus nexos, porque cada una de las personas que tienes a tu alrededor, está allí para mostrarte algo… Y en la mayoría de los casos, la mayor lección será aprender a amar y ser amados.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú