La principal causa de nuestros problemas, radica en que no nos sabemos expresar…

entrevista-javier-torras-ugarte-autor-crees-m-L-tCfWZI

La principal causa de nuestros problemas, radica en que no nos sabemos expresar…

La comunicación entre los seres humanos es vital, sentimos la necesidad de relacionarnos, de comunicarnos, de interactuar y de sentir que somos amados, de amar y de compartir nuestro destino, sin embargo, es precisamente la falta de comunicación o la incapacidad de manifestar lo que sentimos y pensamos, lo que comienza a generarnos problemas, que llegan incluso a convertirse en grandes problemas.

Cuando escuchamos las quejas de un niño, u observamos como manifiestan su molestia, nos damos cuenta de la dificultad que tiene para expresar ciertas emociones, se frustran, lloran y gritan, principalmente porque no les entendemos o simplemente porque no les brindamos el espacio adecuado para completar sus ideas, pues lo mismo ocurre con los adultos, en peor medida, pues lejos de tener la capacidad y las herramientas para poder expresarnos, no podemos hacerlo muchas veces.

esperanza

He tratado de buscar el sentido de estas dos palabras, comunicación y compromiso, porque lo creo fundamental para el esclarecimiento de la situación. Carlos Sahagún

 

La necesidad de manifestar nuestros pensamientos y sensaciones surge de que llegue al otro lo que deseamos trasmitir, sin embargo, cualquier falta de experiencia puede complicar las cosas y el no saber expresar lo que queremos comunicar, puede terminar en un verdadero mal entendido, nos frustramos al igual que los niños, quedan abiertas las malas interpretaciones y finalmente surgen los lamentos de los conflictos.

Para hacer llegar a la otra persona lo que deseamos manifestar, es necesario que tomemos algunas cosas en cuenta, en principio despojarnos de cualquier predisposición, pues no siempre es bueno o grato lo que queremos manifestar, en segundo lugar, debemos tener la serenidad necesaria para que puedan entendernos, si atropellamos nuestras palabras, difícilmente podremos hablar con claridad.

pensamiento

Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice. Peter Drucker

 

Luego es necesario que tomemos un instante para aclarar el pensamiento, si no tenemos claro lo que deseamos decir, no podremos hacerlo sentir, de manera que saber lo que se quiere comunicar puede ahorrarnos muchos inconvenientes a la hora de comunicarlo, pues la duda solo da paso a las controversias y a las interpretaciones.

Mira a la persona a quien te diriges, respira y habla fluidamente, sin prejuicios y sin adelantarte a los acontecimientos, sin esperar adivinar sus pensamientos o predisponerte a lo que va a responder o cual será su reacción, simplemente enfócate en trasmitir aquello que deseas, de manera limpia y clara, con la mayor sinceridad y con el espacio suficiente para aclarar dudas y evitar inconvenientes.

Quizá esto pueda parecerte un proceso muy largo antes de manifestar lo que sientes, pero es cuestión de segundos, de instantes previos antes de hablar, y nos permitirá manifestar de la mejor manera posible lo que deseamos transmitir, en lugar de causarnos problemas.

Los hombres viven en comunidad, en razón de las cosas que tienen en común, y la comunicación es el medio como posee cosas en común. John Dewey

 

problemas

Muchas veces terminamos involucrados en situaciones inesperadas, incluso no comprendemos lo que ha ocurrido, pero si hacemos una revisión del hecho, nos daremos cuenta que probablemente el conflicto haya partido de la comunicación o más bien, de la mala comunicación y de la incapacidad de comunicarnos de la manera correcta.

Tener las herramientas para comunicarnos no es la única virtud que necesitamos para comunicar lo deseado, debemos tener la serenidad, el aplomo y la entereza de hablar sin herir, sin confundir y sin despertar interpretaciones, solo claro, simple y preciso.

Si me pides confianza, recuerda darme sinceridad

me-gusta-que-digas-lo-que-piensas-y-cumplas-con-lo-dicho

Si me pides confianza, recuerda darme sinceridad

La confianza y la sinceridad son dos valores fundamentales en cualquier relación que van de la mano, cuando uno se quiebra, el otro le sigue. La confianza es realmente frágil, se debe cuidar como si fuese de cristal, ya que una vez fracturada nunca vuelve a ser la misma.

No podemos andar paranoicos por el mundo pensando que todo lo que dicen los demás es mentira, encierra una doble intención o tiene una cuota de deshonestidad, debemos confiar tanto en la vida como las personas y darles la oportunidad de desarrollarse en un ambiente de seguridad, sin predisposición o fantasmas mentales.

rostro-femenino-representando-la-verdad

En caso de una falla, de un engaño, de una mentira, tendremos muchas acciones que podemos tomar, pero no vale la pena adelantarse a alguna porque no solo nos roba nuestra paz, sino la de la persona con la cual nos relacionamos y la relación que pueda existir.

Quien se desarrolla de manera honesta, que es sincero, que no esconde sus acciones y da oportunidad a la otra persona de saber lo que quiere de manera transparente, no siempre va a generar confianza en el otro. Sino que por no usar filtros sobre la realidad, lo que piensa, dice y hace puede interpretarse como alguien poco confiable, ya que no busca aparentar y se muestra tal como es, lo cual no es común.

niña-raíces-pelo

En tiempos de hipocresía, cualquier sinceridad parece cinismo. ― William Somerset Maugham

La sinceridad, la honestidad, el decir la verdad, no siempre es bien recibido, menos cuando se entrega a alguien que no necesariamente tiene dichos valores como bandera. Sin embargo, no podemos convertirnos en una peor versión por encajar en lo que otros quieren, si somos honestos, estando dentro de los parámetros del respeto y esto genera incomodidad en el otro, el problema sin duda es del otro.

Aprendamos a confiar y a sembrar confianza en nuestras relaciones, seamos sinceros y honestos y partamos de que entendemos que la otra persona también lo es. De igual manera desconfiemos o no, si la otra persona quiere actuar de manera nociva a la relación, lo hará, así que no enfoquemos nuestra mente en lo que no queremos atraer y recordemos que la verdad no es absoluta, que las realidades de dos personas son distintas y que siempre cuando no hay intenciones de dañar, sino de preservar una relación, debe prevalecer la sinceridad y la confianza.

mano-hoja

Lo que ocurre entre dos, nunca será responsabilidad de solo uno

pareja-4-e1480408028729

Lo que ocurre entre dos, nunca será responsabilidad de solo uno

En cualquier tipo de relación, especialmente en las relaciones de pareja, cualquier cosa que ocurra, positiva o negativa, será un resultado de la dinámica de la relación, en donde ambas partes tendrán su cuota de responsabilidad.

Cuando estamos en una relación solemos tomarnos para nosotros el mérito de lo que sale bien y arrojarle al otro la responsabilidad de lo que resulta desfavorable para la pareja.

pareja-beso-con-mariposas-1

Es muy sencillo ver los defectos en el otro y juzgar, criticar y culpar, más complicado es tomar un espejo y decir mis acciones están generando esta o aquella respuesta. No pretendemos en ningún caso, pretender justificar al otro en sus acciones nocivas para la relación a través de la culpa o por conceptos no adecuados de merecimiento. Se pretende solamente hacer entender que todo lo que nos ocurre en una relación de pareja, nos involucra a ambos, con una distribución de responsabilidades.

Primero que todo los patrones de merecimiento son fundamentales, de ambas partes, cuáles son las creencias que sustentan el amor para cada quien. Es de utilidad hacer una revisión de ellas de manera individual y en caso de que sean perjudiciales, trabajar en su cambio. Luego debemos considerar ninguna persona se sitúa en nuestras vidas por casualidad, sino que cada una de ellas tiene algo que mostrarnos, algo que enseñarnos. Nuestras relaciones son espejos, en donde lo que nos llama la atención del otro corresponde a lo que debemos revisar en nosotros mismos.

atención de pareja

Evidentemente habrá casos en donde cada uno podrá defenderse y decir yo no tengo responsabilidad en que me hayan sido infiel, lamentablemente, sin querer justificar a quien comete la falta, esto no es del todo cierto, cuando los compromisos se asumen, cuando se selecciona una pareja, cuando se tienen conceptos de merecimientos que nos llevan a manifestar algo determinado, cuando no se cultiva y cuida la relación, cuando no se crea un balance, cuando no se ofrece calidez y confort, cuando se descuidan aspectos íntimos de la pareja, cuando hay maltrato, etc, etc, que cada uno de ellos, es cosa de dos, cualquiera de sus fallas puede traer como consecuencia una infidelidad.

Ciertamente esto es un tema doloroso, cuya balanza tenderá a inclinarse a favor de la persona víctima de infidelidad, porque ciertamente existen otras muchas maneras de actuar que generan menos daños, pero acá van involucrados demasiados factores como para emitir un juicio y darle de entrada la condena máxima a quien ha sido infiel.

pareja unida

Lo cierto es que aún en los casos más extremistas, la responsabilidad es compartida, no necesariamente en partes iguales, pero sí cada uno con su cuota. Entender esto nos ayuda a crecer como personas, nos ayuda a aprender, a saber qué queremos y cómo nuestras acciones son capaces de impactar en nuestra relación. Buscar la mejor versión de nosotros mismos en todos los escenarios, nos permite ubicarnos cada vez más cerca de donde queremos estar.

 

Limita el alcance de terceras personas en tu relación amorosa

pareja

Limita el alcance de terceras personas en tu relación amorosa

Cuando nos enamoramos y logramos encontrar la pareja deseada, ese compañero que llena nuestras expectativas y de alguna manera nos complementa, entonces estamos tan contentos y alegres que queremos gritar nuestra felicidad, es bien sabido que los amigos y las amigas siempre suelen involucrarse en las relaciones amorosas, pues de alguna manera se convierten en parte de la familia.

Sin embargo, debemos ser sabias e inteligentes a la hora de mantener la privacidad en nuestra pareja y evitar que otras personas terminen inmiscuyéndose en la relación, bien sea para opinar, para aconsejar o sencillamente interferir, cuando no se les ha solicitado ningún tipo de ayuda, eso suele pasar generalmente con miembros de la familia y con los amigos, debemos cuidarnos de esto, pues tarde o temprano termina convirtiéndose en un serio problema para la relación.

la familia en la pareja

Privacidad ante la familia…

Si bien contar con el apoyo y la solidaridad de la familia, siempre es de gran ayuda, existen ciertos límites que es preferible no cruzar, por ejemplo, cuando tenemos algunas discusiones o molestias con nuestra pareja, corremos inmediatamente a contárselo a nuestra madre o a nuestro padre o a ese ser de confianza que tenemos en la familia,  acontece entonces que al reconciliarnos con nuestra pareja, hemos sembrado ya en esa persona que nos sirvió de ayuda, cierto resentimiento pues no podemos evitar que nuestros amigos y familiares, no resulten lastimados por aquellas cosas que nos lastiman también a nosotros.

privacidad

No se trata entonces de no poder desahogarnos con nuestra familia, es sencillamente saber a que persona acudimos, siempre contamos con un miembro de nuestra familia que es especial para ciertas cosas particulares, por ejemplo, los hermanos y las hermanas suelen ser más fieles amigos en estos casos y aunque la madre, siempre tiene los oídos prestos a escucharnos, nuestro dolor será siempre su dolor, de manera que debemos ser cuidadosos con lo que decimos cuando estamos molestos o llenos de ira, tras haber tenido alguna discusión con nuestra pareja, siempre es mejor esperar que los ánimos se calmen antes de decir cualquier locura, que luego no se puede recoger ante nuestra familia.

los amigos en la pareja

Privacidad ante los amigos…

Lo ideal es que esto sea una práctica que puedan mantener ambos miembros de la pareja ante los amigos, pues siempre existe una amiga cómplice para ella y un amigo cómplice para él, sin embargo, siempre debemos cuidar nuestra intimidad con la pareja, preservarla y conservarla, nunca es completamente bueno contar todo lo que se vive con una pareja, ni lo bueno, ni lo malo, los detalles de la intimidad, los éxitos, los fracasos, las virtudes y los defectos, si bien podemos tener siempre ese amigo especial que nos escucha y comparte nuestro sufrimiento, debemos ser celosas con nuestras vivencias, la pareja es algo sagrado y lo mejor es que todo ocurra entre dos.

Poder compartir nuestros problemas, dichas y situaciones con terceros, siempre es algo placentero y es parte de nuestra naturaleza humana, sin embargo, debemos ser cuidadoso con tener privacidad en nuestras vivencias y mantener siempre nuestra intimidad en beneficio de la pareja, pues está mas que demostrado, que la mayoría de los conflictos entre las parejas, tienen que ver con terceras personas.

No importa cuánto creamos saber del amor, siempre cometeremos errores

amor hasta nunca

No importa cuánto creamos saber del amor, siempre cometeremos errores

Llega un momento en nuestras vidas que nos sentimos con tanta experiencia, que nos conocemos tanto, que tenemos tanto control sobre nosotros, que somos capaces de escuchar y entender, que podemos llegar a pensar que no cometeremos más errores en cuanto al amor se refiere.

Pero para darnos una cucharada de humildad, los errores aparecen, quizás con mayor peso de los que hayamos previamente cometido. Y es que la experiencia nunca es suficiente, podemos crecer, podemos evolucionar, prepararnos, pero nos damos cuenta de que aún nos toca mucho que aprender cuando nuestra respuesta ante una situación es una de las menos apropiadas.

amar o enamorar

El darse cuenta de esto es placentero, primero porque nos recuerda que el aprendizaje es eterno, segundo que podemos sorprendernos de nosotros mismo, por lo que no caemos en rutina con tanta facilidad y luego porque nos reta a ser cada día mejores, a dejar a un lado la arrogancia o las creencias de que nos la sabemos todas.

Todos somos perfectibles y a partir de esto, siempre estaremos propensos a hacer las cosas mal, a errar, a lamentarnos, a tratar de corregir los errores o inclusive a aceptar que hemos perdido a quien amamos por causa de nuestros errores.

Nuestro amor único mujer guru

Debemos considerar que aunque todos somos humanos y llevamos la misma esencia, todos somos un universo particular y puede ser que nuestra experiencia aplique para un tipo de persona, pero cuando nos cruzamos con otra, pues tendremos que adaptar nuestro conocimiento para poder hacer uso de él, paradójicamente hay algunos casos en donde da igual lo que hayamos aprendido previamente, inclusive daría lo mismo no haber adquirido ninguna experiencia porque no cabe por ninguna parte.

Así de complejas son las relaciones interpersonales, más aún las amorosas, donde ambas personas quieren satisfacer sus necesidades, donde por lo general se generan cualquier cantidad de dependencias, porque la realidad es que casi nadie sabe amar sin apegos, sin egoísmo, sin esa necesidad de complementarse, justamente para sentirse incompleto al momento de separarse y de esa manera justificar un amor con los motivos errados.

amor

Aprendamos lo que podamos de nuestras experiencias, inclusive de las experiencias de otros, leamos del amor, aprendamos a conocernos a conocer a nuestras parejas, pero tengamos claro que nunca tendremos el conocimiento suficiente como para no cometer errores en el amor. Seamos humildes y dejemos que cada proceso nos nutra y se haga parte de nuestra evolución.

Amistad luego de una relación amorosa

riendo-amigos

Amistad luego de una relación amorosa

Recientemente publicamos un artículo en donde invitábamos a nuestros lectores a darnos su opinión en relación a la amistad entre dos personas que anteriormente estaban unidos por un vínculo sentimental de pareja, sin considerar amigos con beneficios.

Las opiniones obtenidas dieron como resultado una mayor tendencia a la creencia de que no es posible la amistad entre dos personas que anteriormente habían sido parejas.

Acá les dejo mis comentarios en relación al polémico tema:

La amistad dependerá en gran medida del tipo de relación que la pareja sostuvo

mejor amigo

Si bien es cierto que hay relaciones de pareja que son totalmente incompatibles y que como amigos funcionan muy bien, si se han hecho mucho daño, si hay heridas difíciles de sanar, si se perdió el respeto en la otra persona, difícilmente podrá establecerse una relación de amistad sincera que genere beneficios a ambas partes.

La amistad será posible cuando las dos personas quieren ser amigas

Evidentemente esto es algo que se da de mutuo acuerdo, por lo general de manera tácita, es imposible ser amigo de alguien que no desea ser nuestro amigo. Cuando ambas personas están de acuerdo en que tienen la madurez necesaria para entablar una relación de amistad, sin que esto afecte negativamente el desarrollo de sus vidas.

Los sentimientos deben haber cambiado

Mejores amigos

Es posible que aún hayan muchos sentimientos entre las dos personas, pero cuando alguna de las dos partes siente amor de pareja por el otro, la amistad nunca será equilibrada, siempre habrá un interés de por medio, una búsqueda de oportunidad y un deseo de que las posibilidades se den para reiniciar algún tipo de relación amorosa. Mientras que si ambas personas están claras de que ya no sienten por el otro algo que lo empuje a querer vincularse a nivel de pareja, es  totalmente factible una relación de amistad.

La amistad no debe traer inconvenientes con nuevas parejas

Es realmente complicado cuando alguno de los amigos se vincula sentimentalmente con alguien que no es capaz de entender el nexo existente y su naturaleza con una expareja, esto debe tratarse con tacto y delicadeza, tratando de dejar claros los puntos y procurando que de ninguna manera afecte las nuevas relaciones.

El amor verdadero puede transformarse, pero no destruirse o eliminarse, si esto ocurre es porque probablemente no hubo amor. Las personas que son importantes en nuestras vidas, que logran ocupar un espacio en nuestros corazones, no salen repentinamente de él y nos dejan de importar, o sentimos sentimientos negativos hacia esa persona. Nuestros afectos nos pueden seguir importando, podemos seguir queriéndolos, preocupándonos por su bienestar y deseándoles siempre lo mejor.

pareja-agarrados-de-la-mano

La amistad con una expareja, cuando es sincera puede resultar muy beneficiosa, pueden dar los mejores consejos, nos conocen bien, nos quieren bien y por lo general si somos aún sus amigos es porque nos tienen en un buen concepto, independientemente de las causas de las rupturas a nivel de pareja.

Evidentemente esto responde a cada quien, se necesita mucha madurez y mucho centro, se necesita poder desligar un rol de otro, se necesita reconocer al otro como ser humano, con persona con virtudes y defectos, que si bien no funcionó como pareja, puede resultar de allí una hermosa amistad.

Para convivir en armonía es necesario sumar, no restar

pareja-con-soles

Para convivir en armonía es necesario sumar, no restar

Estoy en esa etapa de la vida donde ya cansan las medias verdades, las falsas apariencias y las presencias interesadas. En este mundo, nutrido a veces de días oscuros y personas intermitentes, quiero compañías que sepan sumar, no que resten; deseo vínculos que sean mi faro iluminado para construir un horizonte más libre, ilusionado.

Los expertos en psicología social y liderazgo nos recuerdan una sensación que todos habremos experimentado alguna vez. Hay personas que causan un impacto indefinible cuando entran a una habitación. En ocasiones, la famosa expresión “tener luz” parece ser auténtica, creíble. Son presencias que por alguna razón, nos transmiten calma y armonía.

Esta facultad tiene poco de magia, en realidad es pura psicología, y el proceso que favorece esta “impregnación emocional” se debe a una dimensión que se define como “conciencia cognitiva”. Es decir, la persona que ejerce esta influencia positiva ha elegido de forma consciente ese estado. Está bien consigo misma, no hay conflictos, no hay rencor, solo un equilibrio interior que a su vez, llega a quienes le rodean.

Estas, son sin duda personalidades que saben sumar, perfiles que cohesionan escenarios, que hacen fluir los pequeños entornos en los que se mueven y que por lo general, son muy hábiles a la hora de “abrir sus paraguas emocionales” para protegerse de las malas artes ajenas, de las manipulaciones y de los traficantes de culpa.

Te proponemos reflexionar sobre ello y ante todo, aprender alguna estrategia de este tipo de personas.

niña-con-pajaro

Saber sumar y convivir es apartar fronteras

Vivimos en un mundo complejo, en territorios dotados de una carga energética positiva o negativa en base al tipo de interacción humana que en ella, se lleve a cabo cada día. Sabemos también que están muy de moda etiquetas tan manidas, como la ya clásica “toxicidad o persona tóxica“, sin embargo, más allá de estos polémicos términos hay algo que está claro y que debemos asumir: siempre van a existir perfiles de comportamiento que nos amarguen la existencia directa o indirectamente.

Hay personas que no saben sumar, lo sabemos, amigos, compañeros o familiares que no entienden ni entenderán que para convivir no basta solo con atender y saciar las necesidades propias a toda costa. Cabe decir, no obstante, que a veces, tras la “supuesta” persona tóxica existe un problema concreto, como una depresión encubierta que requiere sin duda de nuestra sensibilidad.

Es necesario pues saber intuir, leer entre líneas y no recurrir al instante a esa frontera radical donde dejar a unos con sus miserias mientras otros, nos colocamos los escudos y las máscaras antigás para que no nos impregnen con su negatividad. Convivir requiere también saber comprender, ser empático y no poner distancias sin saber antes, cuál es la raíz de la discrepancia. 

muñeco-de-nieve

Personas que saben brillar, personas que saben convivir

Hablábamos al inicio de las personas que saben brillar y que disponen de eso que hemos definido como conciencia cognitiva. Se trata ante todo de un constructo realmente útil que todos deberíamos aprender a practicar, a hacer nuestro para dotar a nuestros ambientes cotidianos de esa energía que crea cohesión, y que a su vez nos da la oportunidad de defendernos con respeto, con auténtica inteligencia emocional.

Grande es quien para brillar no necesita apagar la luz de los demás

A continuación, te invitamos a reflexionar sobre las dimensiones que dan forma a este comportamiento tan lleno de armonía, de equilibrio interior.

niña-paraguas

Cómo desarrollar una conciencia cognitiva saludable y útil

Para crear un buen impacto en nuestros contextos cotidianos y favorecer esa necesitada cohesión, es necesario primero “cohesionarnos” por dentro, es decir, saber qué ocurre en nuestro interior. Debemos aprender a ser cognitivamente conscientes.

  • Para sumar y no restar, no debemos prestar atención solo a nuestro exterior. No se trata únicamente de ir con toda la buena voluntad del mundo para ayudar, para “caer bien”, para resolver necesidades ajenas. Quien se centra solo en el exterior se descuida a sí mismo, y la armonía, también se pierde.
  • Es necesario, por tanto, desarrollar una auténtica calma interior, recordar cuáles son nuestros valores, cuáles nuestras fortalezas, reafirmando siempre nuestra autoestima como ese faro de luz que nunca hay que perder de vista.
  • Por otro lado, también es muy positivo poner en práctica una adecuada conciencia sensorial. Debemos intuir, sentir y saber entender las emociones ajenas, ese mundo de los sentidos que a menudo nos envuelven y nos aprisionan.
  • La persona que sabe brillar, que sabe sumar, es capaz de entender y descifrar ese mundo emocional para canalizarlo como es debido. Desarrollará un adecuado y respetuoso “desapego emocional” hacia quien gusta traer conflictos, críticas y amarguras infundadas.
  • A su vez, sabrá sintonizar con la persona que camufla sus necesidades reales mediante esa hostilidad o mal humor donde a veces, yace la soledad, el miedo o la depresión.

Para concluir, la verdadera convivencia no implica crear fronteras ni expatriarnos ante lo que no nos gusta o no entendemos. Se trata de crear puentes, de respetar opiniones distintas, de entender a quien sufre en silencio y de hacer brillar a quien en ocasiones cae en un nubarrón de oscuro desconcierto.

La distancia auténtica la guardaremos para cuando nos infligen un daño auténtico. Porque en esta vida, quien sabe sumar no es cautivo de nada ni nadie; es alguien libre, feliz por ser quien es y que a su vez, es capaz de transmitir su bienestar a quienes le rodean.

Vía: lamenteesmaravillosa

Hacer el amor no es un encuentro de cuerpos, es un contacto entre almas

abrazo-hombre-mujer

Hacer el amor no es solo un encuentro de cuerpos, es un contacto entre almas

Cuando hablamos de hacer el amor muchas veces nos limitamos a dar por entendido que estamos refiriéndonos al acto sexual entre dos personas, independientemente de la intensidad del vínculo, de los sentimientos que unan a las personas involucradas.

Pero cuando realmente hacemos el amor con alguien, la entrega va más allá de lo físico, más allá de lo tangible, la conexión excede considerablemente lo que se puede sentir con un mero encuentro sexual.

pareja-amor-1

Cuando del cuerpo no solo se segrega pasión, sino que con ella se transpiran los sentimientos en sí, se puede sentir, se puede captar, no hace falta decir te amo, para que un sencillo y profundo acto hable a través de nosotros, no hay dudas, no hay peros, solo hay entrega, entrega pura más allá del cuerpo, son nuestras almas conectándose de la manera más sublime.

Nada se compara a una entrega donde lo que caracteriza la relación es el amor que dos personas sienten el uno por el otro, puede haber un sinfín de contactos, relaciones candentes que sean sustentadas por el acto sexual y su compatibilidad, sin embargo, lo que hace flotar, lo que hace estremecer más allá de lo tangible, más allá de un punto específico, se sustenta en el amor.

mano-con-fuego-e1456509255259

Lo cierto es que se puede entablar relaciones sexuales con cualquier persona, pero la realidad es que hacer el amor, no se puede llevar a cabo con cualquiera. Inclusive cuando no tenemos idea de qué es el amor y solo decimos te amo, identificando algún sentimiento superior a un te quiero, la conexión no se siente de la misma manera… Y muchas veces solo lo sabemos cuando estemos con quien verdaderamente amamos.

No se trata de palabras, se trata de la conexión que nos integra a otra persona, que cuando se basa en el amor, el real, el que brota de nosotros sin hacer mucho, el que se da con la mirada, con el roce, con el pensamiento, con la admiración, con la comprensión, ese amor… que busca la felicidad en el otro, que siente el dolor del otro como propio, que no llena espacios, sino que prefiere, busca y procura estar con quien ama desde la libertad, sencillamente se traduce en un acto perfecto.

pareja-en-azul

Solo quien ha amado realmente y ha hecho el amor… sabrá que la conexión va más allá de nuestros cuerpos, que son nuestras almas manifestándose a través de ellos.

Luego de la fase del enamoramiento…

el amor de tu vida

Luego de la fase del enamoramiento…

Ciertamente una de las fases más divertidas, más disfrutables y apasionadas en una relación de pareja es sin duda la del enamoramiento. Esta etapa se caracteriza por mostrar nuestras mejores cualidades y observar como la otra persona hace lo propio, cautivándonos a través de todas las cosas maravillosas que llegan a enamorarnos.

Esta etapa es perfecta, las hormonas se apoderan de nosotros, se nos olvidan los problemas que podamos tener, nos queremos arreglar y vernos bellos, así como queremos mostrar nuestro lado más natural, pero siempre con la intención implícita de agradar, se cuidan las palabras, los enfados no son frecuentes, se cuidan las formas y nos vamos envolviendo en un manto que nos permite conocernos y enamorarnos.

amar o enamorado

Pero luego de que esta etapa pasa, que dependiendo de la relación puede ser de unos pocos a unos cuantos meses más, comenzamos a ver con más claridad a la otra persona, comenzamos a ver su lado imperfecto, su lado oscuro y nosotros también con menor cuidado comenzamos a exteriorizar otras características no tan adorables de nosotros mismos.

Somos humanos, todos tenemos virtudes y defectos, cosas que para algunos está bien, para otros no tanto, respondemos a una cantidad de estímulos diferentes, somos resultado de creencias, crianzas, sociedades, religiones que nos marcan de alguna manera, obviamente acoplar a dos personas puede ser un arduo proceso.

amar o enamorar

De la etapa del enamoramiento pasamos a una etapa más realista y es acá donde debemos verificar que lo que vemos y lo que ofrecemos es con lo que vamos a querer estar en un mediano o largo plazo. Las cosas que nos gusta, obviamente no presentan barrera alguna, son aquellas justamente que no nos agradan con las que debemos trabajar, las que debemos preguntarnos si podremos soportar, las que intentaremos negociar, sin la intención de cambiar al otro, pero sí de ajustarse para construir algo común.

Muchas personas al pasar la etapa del enamoramiento se desilusionan, se lamentan porque las cosas no son como al principio, no encuentran en la pareja a la persona de la cual se enamoraron y comienzan a generar barreras y obstáculos que les impide avanzar en crecimiento y en madurez de la relación.

amor mujer guru

Ciertamente no somos ni siquiera los mismos que ayer, solo que los cambios son más sutiles que los que se generan en un período mayor de tiempo. Pero eso no significa que debamos lanzar un amor por la borda, porque siempre pasaremos por este proceso, con cualquier pareja, las cosas cambiarán, se enfriarán un poco, pero dependerá de nosotros, el alimentar, el cuidar y hacer que crezca una relación en las bases del amor, el respeto y sin resistencia a los cambios.

Los hijos no deben ser motivo de conflicto en la pareja

Man and woman hand holding baby hand

Los hijos no deben ser motivo de conflicto en la pareja

Resulta más común de lo que pensamos, el hecho de que los hijos interfieren en la relación de pareja, bien sea hijos en común o hijos de alguna de las partes, siempre demandan gran atención, independientemente de la edad que tengan estos hijos, siempre es necesario aprender a separar para evitar conflictos.

interferencia de la pareja

Cuando existen hijos en la pareja, a ellos les corresponde una gran parte del tiempo, todo lo que la pareja suele hacer antes, todos los espacios íntimos compartidos, la diversión, la tranquilidad, el placer y el disfrute, toma otro matiz, no tiene por que oscurecerse, sencillamente hay que aprender a propiciar encuentros agradables, espacios acordes para el disfrute de todos y mantener siempre un lugar único y separado para la pareja, no sólo por el bien de él sino por tu propio bien.

Más que pareja, ser un equipo para los hijos que interfieren…

En muchos casos si no en la mayoría, los hijos suelen ser naturalmente una interferencia en la relación de pareja, hay tantas cosas que asumir con ellos y para ellos, como guías y orientadores, que ocupan gran parte de nuestro tiempo, sin embargo, ante la interferencia de los hijos siempre hay que actuar como equipo, compartir el tiempo, hacerles entender que somos un equipo y que ante todo existen prioridades con ellos y con nuestra pareja.

amor de pareja

Amor de sobra…

Es necesario hacer entender a nuestros hijos que si bien cuentan con todo nuestro amor y atención, también nos debemos a una pareja y que este es un espacio y un tiempo, que debe ser respetado, no tiene que ver con desatender a uno o sustituirlo por el otro, son dos espacios absolutamente separadas que hay que aprender a relacionar en su momento y a individualizar en otros.

Los hijos naturalmente comprenden…

Debemos evitar a toda costa, crear ningún tipo de conflicto ni como pareja ni en cuanto a la relación con nuestros hijos, los hijos naturalmente llegan a comprender y a aceptar, que hay un espacio que deben respetar y que hay un espacio que les corresponde en toda plenitud, entienden que el amor sobra para ambos y que no tiene nada que ver la relación con el padre o padrastro y la relación con ellos mismos.

espacio hijos

Por nuestra parte, como mujer nos corresponde la prioridad y la responsabilidad, de separar ambas cosas siempre en consideración y respeto hacia los hijos y hacia la pareja, pues ninguno debe estar sobre otros, sencillamente cada quien ocupa un lugar separado y aunque este espacio puede conjugarse en muchas oportunidades y convertirse en un escenario maravillosos, como pareja debemos priorizar algunos momentos en el cual nuestros hijos puedan ocupar un espacio solo para ellos y dejarnos disfrutar de algunos instantes como pareja.