Ni en un día se quiere ni en dos se olvida

pareja-abrazada-mirandose-a-los-ojos

Ni en un día se quiere ni en dos se olvida

“Ni en un día se quiere ni en dos se olvida”, pero esta frase se borró de mi mente cuando te vi por primera vez. Cuando nuestros ojos se cruzaron y me dedicaste la primera sonrisa. Cuando mi corazón comenzó a latir cada vez más rápido guiado por cada paso que dabas hacia mí. Y fue entonces, cuando apenas habían transcurrido unos minutos desde que nos conocimos, que me enamoré de ti.

Me enamoré de cada detalle de tu piel, de tu olor y de lo que imaginé que sería tu forma de ser. Te imaginé sin conocerte y en mi imaginación eras perfecto. Pero esa perfección solo estaba en mi mente, la realidad, tan sabia como cruel, me enseñó que no todo lo que nos imaginamos, lo que soñamos, ocurre.

Ahora sé que, en cuestiones de amor, solo puede amarse a quien realmente se conoce, todo lo demás son cuentos, son expectativas que nadie tiene por qué cumplir. Por eso amar es conocerse y olvidar es dejar un pedazo de ti que has compartido y construido con alguien a tu lado.

La idealización del otro es el veneno del amor

Ahora espero no volver a ser esa chica que olvida que la idealización del otro es el veneno del amor. Un veneno que te secuestra la razón y te hace ver en el otro lo que está solo en tu imaginación. Esto hizo que, pasase lo que pasase, siempre viera en el otro lo que yo deseaba, no la realidad. Esa a la que tarde o temprano se le cumple el capricho de imponerse.

Aunque en la mayor parte de las películas que veo sus protagonistas con una mirada se juran amor eterno, aunque en muchas novelas el amor lo defina un simple pestañeo, esto no ocurre en la vida real. O, sí ocurre, pero después la historia sigue y los hechizos se rompen o mutan, pudiendo ser mejor que un instante o terminando en la nada. Esa misma nada en la que te falta el aire.

pareja abrazada disfrutando de su amor

El enamoramiento es un proceso de conocimiento mutuo, un proceso que para ser real lleva su tiempo; ni mucho ni poco, el suyo. Por eso espero ser esa chica que no olvida que la realidad es más compleja que la ficción y que los cuentos, cuentos son. Que escribirlos es fácil cuando la tinta  no es tu sangre, cuando las que en el horizonte se dibujan no son tus dudas ni tus esperanzas.

Y aunque mi historia de amor fue más un cuento que una realidad, eso no implica que al darme de bruces con la realidad, el dolor también fuera ficción. Los sentimientos nunca son producto de la imaginación, lo que sentía era real, tan real que aunque basados en un castillo sin cimientos, duelen de verdad.

“Es duro amar a un príncipe de cuento cuando solo aparece en tus sueños. Al despertar todo es pesadilla, al despertar no eres la que olvida lo que soñó, sino la chica que está rota por las expectativas que puso en alguien que nunca existió”

Aquel que olvida lo que ama sin dolor no sabe lo que es el amor

Por mucho que me digan que un clavo se olvida con otro clavo, yo solo puedo responder que aquel que olvida lo que ama sin dolor, no sabe lo que es el amor. Porque el amor no duele, ni daña, es el olvido de lo que has amado y no ha funcionado lo que realmente te marca.

Es la vida que habías imaginado con ese príncipe de cuento que resultó ser rana, lo que pierdes al ver lo que realmente pasa. Por eso no eres solo la que olvida, eres la que reconstruye su futuro cuando lo que querías te falta, cuando imaginabas algo que nunca tuviste pero que añorabas.

Pareja distante

Entonces empiezas desde cero pero mucho más sabia, los cuentos son historias, historias para la infancia. Cuando creces dejas de ver príncipes o ranas que te hacen completa o te dañan. Cuando creces ya nadie te hace falta, porque eres tú la única, ahora te valoras, te quieres y no te sientes extraña, porque nada te completa, porque nada te falta. Te vales por ti misma y ya no eres la que olvida o la que imagina una vida de cuento, sino la que se ama.

Eres la que reconstruye su futuro cuando lo que querías te falta, cuando imaginabas algo que nunca tuviste pero que añorabas.

Hay silencios que te gritarán que es hora de marcharte

mujer_triste_caminando_de_espaldas

Hay silencios que te gritarán que es hora de marcharte

Ojalá no te ocurra, ojalá ya no lo hayas vivido, porque el salir de donde no quisieras, sabiendo que la única persona que tiene  intenciones de quedarse eres tú, es una de las decisiones más dolorosas de tomar.

Los silencios, las ausencias, las carencias, los vacíos, son especialistas en mostrarnos la vía de escape, algunas veces buscaremos obviarlos, taparlos, mirar hacia otro lado y poner música tan fuerte que lo abrumador del silencio quede sometido a no escucharse.

iconoderm_portada_tatuaje

Pero tarde o temprano, la situación se volverá insostenible y las cosas caerán por peso propio, aquello que queremos negar se nos mostrará por todas partes, especialmente cada vez que nos miremos a los ojos frente a un espejo, ya sabremos lo que hay que hacer, ya sabremos que no hay retorno y aun así siempre intentaremos hacer algo más…

Quizás con la intención de agotar los recursos, de no sentir que hubo algo que pudimos haber hecho y no hicimos, con las ganas de liberar nuestra consciencia de sentimientos de culpa, aunque ya sepamos, que no hay mucho que podamos hacer, que algo allí ha estado agonizando y sencillamente es mejor dejarlo morir, que tenerlo en contra de su voluntad conectado a un respirador artificial, a un marcapasos, a una sonda… técnicamente allí no hay nada que buscar, ni nada que esperar.

Caminar-descalzo

El silencio nos grita desde esa dimensión que ya no es conocida, desde ese vacío donde todo hace eco… Y en algún momento, decidimos oírle, nos damos cuenta de que hemos estado conviviendo con un amor muerto, que su hedor ya espanta, que hemos estado ciegos, sin olfato, sin gusto… anulamos nuestros sentidos… Pero ya no más. Así mismo nos damos cuenta de que nosotros permanecemos vivos, que no tenemos que sacrificar lo que nos queda para dar, para sentir, para soñar, que podemos marcharnos y continuar el camino.

No dejemos que una parte de nosotros muera, no dejemos que nuestro corazón sea tan duro como una lápida, porque no es allí donde debe estar ese cadáver…

caminar en soledad Mujer guru

A un amor que dejó de existir, se incinera y se lanzan sus cenizas al viento y se recuerda con alegría todos los gratos momentos que nos dejó, lo maravilloso que nos hizo sentir, junto a esas cenizas se van las cosas negativas, perdonamos, entendemos, aprendemos y quizás guardamos un espacio para almacenar lo que valió la pena, con ese pedacito del otro ser en nuestro corazón es suficiente para recordarnos lo afortunados que somos por haber amado y especialmente por la posibilidad que tenemos de volverlo a hacer.

No permanezcas, donde sabes que ya no tienes que estar.

Abre tu camino y prepárate para lo mejor de tu vida.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

 

Cuando “No” es “No”

Él toma una película y dice: “¿Vemos una peli?”. Mientras ella se dirige a la cama le responde: “Ay no, esa no”. Se acuestan y siguen hablando sobre la cinta. El silencio invade la habitación. Los ojos de él revelan lo mucho que desea a la chica que tiene enfrente. Agarra su mano y replica: “Qué hermosa eres”. Ella, entre risas, comenta: “No, no me apetece”. Él parece no haber escuchado y se sube encima de ella, sus brazos la rodean mientras besa su cuello. En medio de la presión ella solo puede decir: “Me estas aplastando. Qué pesado, te he dicho que no me apetece”. Él se detiene y le reclama, le pregunta si es que acaso ya no lo quiere. Ella le explica que no se trata de eso, le insiste que simplemente está cansada y no le apetece. Sus palabras no valen. Él vuelve a besarla y, así ella no quiera, la penetra. Al final, ella ahí, tendida en la cama, con la mirada perdida y pensando en el mal momento que acaba de pasar. Siente que algo le falta. Él, como si nada, retoma el tema de la película. El nombre de ellos no importa. Lo único que hay que saber es que son los protagonistas del corto Soy normal, de Chloé Fontaine, y que su historia es el reflejo de lo que puede ocurrir en una relación de pareja cuando hay sexo sin el consentimiento de las dos partes. Las personas que se enfrentan a situaciones como esta se sienten vulneradas, pero con frecuencia callan, porque su agresor es su pareja o porque piensan que, tal vez, el mundo del sexo es así. En realidad, cuando se produce un contacto que no ha sido consensuado y que tiene como fin llegar al coito, se debe hablar de abuso sexual. “En la legislación colombiana se habla de abuso sexual en cualquier situación en la que haya agresión –explica la sexóloga Nereyda Lacera–. La gente solo se refiere a una violación cuando hay penetración en el cuerpo, ya sea por la vagina, el ano o la boca, pero el abuso puede ser una mirada o un tocamiento, no solo la penetración”. La ignorancia detrás del sexo no consensuado Según las especialistas Lacera y Julene Ortiz de Zaldumbide, este tipo de abuso sexual no solo ocurre cuando una de las partes no accede a una relación sexual sino cuando no acepta una posición o una práctica, como tener sexo sin condón. Para ellas, en estos casos se rompen convenios tácitos entre la pareja, como la libertad y la reciprocidad. En noviembre del 2016, la Comisión Europea realizó un sondeó con cerca de 30.000 personas, cuyos resultados revelaron que el 27% de los europeos considera que el sexo no consentido podría justificarse si se consume alcohol (11%), si la víctima lleva ‘ropa sexy’ (10%) o si en el pasado había tenido varias parejas sexuales. La encuesta también determinó que el 15% de la población aún considera que es un ‘asunto privado’, no una violación. En Italia, Portugal y España, alrededor de la mitad de las personas consultadas creen que está mal pero no es ilegal. Según las especilistas consultadas por Cromos, en Latinoamérica, esta creencia también está normalizada. Para Julene Ortiz de Zaldumbide, en muchos casos, la mujer cree que las cosas deberían ser así, porque culturalmente se ha dicho que ellas están para complacer a los hombres en la cama. A partir de estas creencias, las mujeres terminan teniendo sexo consensuado, pero sin deseo. Para la sexóloga, la mujer debe perder el miedo, tanto a sentirse un ser sexual como a comunicar que no siempre se tienen ganas. “Somos seres sexuales y podemos sentir placer, pero debemos tomar decisiones sobre nuestra sexualidad y nuestro cuerpo”. ¿ Cómo actuar ? El pasado 8 de junio, un blog mexicano publicó el artículo Posiciones sexuales para cuando él quiere y tú no, una guía de consejos para satisfacer el deseo sexual masculino que promovían la violación. El texto generó tanta indignación y críticas en Internet que su autora debió retirarlo. La falta de conocimiento, sentido común y respeto a la hora de hacer referencia al sexo no consensuado ha llevado a que se le reste importancia, lo cual es preocupante teniendo en cuenta las cifras de violencia física y sexual a las que nos enfrentamos.Según ONU Mujeres, en el mundo, una de cada tres mujeres en una relación ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja. En Colombia, a marzo de este año, el total de mujeres víctimas de abuso sexual ascendía a 54.582 en los últimos tres años, según cifras del Instituto de Medicina Legal, y el índice de violencia intrafamiliar estaba en tercer lugar en las estadísticas de delitos que reporta la Fiscalía General de la Nación. Eso sin contar a las mujeres que no saben o no reconocen que son víctimas. Según Julene, la mejor manera de evitar estos casos de abuso es que las mujeres hablen con su pareja y lleguen a acuerdos claros de lo que cada uno está dispuesto a hacer en la cama y los momentos que escogerán. Nereyda Lacera también recomienda buscar a una persona con quien hablar del tema, en caso de ser víctima, que puede ser un psicólogo o un familiar. Es importante que aquellos que han vivido esta situación se sientan apoyados, entiendan que lo que les ha ocurrido no es normal y que actúen para que no se repita, incluso en términos legales. Cuando la respuesta ante una propuesta sexual es “no”, no debería haber más palabras ni explicaciones. “No es No”.

Él toma una película y dice: “¿Vemos una peli?”. Mientras ella se dirige a la cama le responde: “Ay no, esa no”. Se acuestan y siguen hablando sobre la cinta. El silencio invade la habitación. Los ojos de él revelan lo mucho que desea a la chica que tiene enfrente. Agarra su mano y replica: “Qué hermosa eres”. Ella, entre risas, comenta: “No, no me apetece”. Él parece no haber escuchado y se sube encima de ella, sus brazos la rodean mientras besa su cuello. En medio de la presión ella solo puede decir: “Me estas aplastando. Qué pesado, te he dicho que no me apetece”. Él se detiene y le reclama, le pregunta si es que acaso ya no lo quiere. Ella le explica que no se trata de eso, le insiste que simplemente está cansada y no le apetece. Sus palabras no valen. Él vuelve a besarla y, así ella no quiera, la penetra. Al final, ella ahí, tendida en la cama, con la mirada perdida y pensando en el mal momento que acaba de pasar. Siente que algo le falta. Él, como si nada, retoma el tema de la película. 

 

El nombre de ellos no importa. Lo único que hay que saber es que son los protagonistas del corto Soy normal, de Chloé Fontaine, y que su historia es el reflejo de lo que puede ocurrir en una relación de pareja cuando hay sexo sin el consentimiento de las dos partes. Las personas que se enfrentan a situaciones como esta se sienten vulneradas, pero con frecuencia callan, porque su agresor es su pareja o porque piensan que, tal vez, el mundo del sexo es así.  En realidad, cuando se produce un contacto que no ha sido consensuado y que tiene como fin llegar al coito, se debe hablar de abuso sexual. “En la legislación colombiana se habla de abuso sexual en cualquier situación en la que haya agresión –explica la sexóloga Nereyda Lacera–. La gente solo se refiere a una violación cuando hay penetración en el cuerpo, ya sea por la vagina, el ano o la boca, pero el abuso puede ser una mirada o un tocamiento, no solo la penetración”.

 La ignorancia detrás del sexo no consensuado

Según las especialistas Lacera y Julene Ortiz de Zaldumbide, este tipo de abuso sexual no solo ocurre cuando una de las partes no accede a una relación sexual sino cuando no acepta una posición o una práctica, como tener sexo sin condón. Para ellas, en estos casos se rompen convenios tácitos entre la pareja, como la libertad y la reciprocidad.

 En noviembre del 2016, la Comisión Europea realizó un sondeó con cerca de 30.000 personas, cuyos resultados revelaron que el 27% de los europeos considera que el sexo no consentido podría justificarse si se consume alcohol (11%), si la víctima lleva ‘ropa sexy’ (10%) o si en el pasado había tenido varias parejas sexuales. La encuesta también determinó que el 15% de la población aún considera que es un ‘asunto privado’, no una violación. En Italia, Portugal y España, alrededor de la mitad de las personas consultadas creen que está mal pero no es ilegal. Según las especilistas consultadas por Cromos, en Latinoamérica, esta creencia también está normalizada. 

Para Julene Ortiz de Zaldumbide, en muchos casos, la mujer cree que las cosas deberían ser así, porque culturalmente se ha dicho que ellas están para complacer a los hombres en la cama. A partir de estas creencias, las mujeres terminan teniendo sexo consensuado, pero sin deseo. Para la sexóloga, la mujer debe perder el miedo, tanto a sentirse un ser sexual como a comunicar que no siempre se tienen ganas. “Somos seres sexuales y podemos sentir placer, pero debemos tomar decisiones sobre nuestra sexualidad y nuestro cuerpo”.

 ¿ Cómo actuar ? 

 El pasado 8 de junio, un blog mexicano publicó el artículo Posiciones sexuales para cuando él quiere y tú no, una guía de consejos para satisfacer el deseo sexual masculino que promovían la violación. El texto generó tanta indignación y críticas en Internet que su autora debió retirarlo. 

 La falta de conocimiento, sentido común y respeto a la hora de hacer referencia al sexo no consensuado ha llevado a que se le reste importancia, lo cual es preocupante teniendo en cuenta las cifras de violencia física y sexual a las que nos enfrentamos.Según ONU Mujeres, en el mundo, una de cada tres mujeres en una relación ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja. En Colombia, a marzo de este año, el total de mujeres víctimas de abuso sexual ascendía a 54.582 en los últimos tres años, según cifras del Instituto de Medicina Legal, y el índice de violencia intrafamiliar estaba en tercer lugar en las estadísticas de delitos que reporta la Fiscalía General de la Nación. Eso sin contar a las mujeres que no saben o no reconocen que son víctimas. 

 Según Julene, la mejor manera de evitar estos casos de abuso es que las mujeres hablen con su pareja y lleguen a acuerdos claros de lo que cada uno está dispuesto a hacer en la cama y los momentos que escogerán. Nereyda Lacera también recomienda buscar a una persona con quien hablar del tema, en caso de ser víctima, que puede ser un psicólogo o un familiar. Es importante que aquellos que han vivido esta situación se sientan apoyados, entiendan que lo que les ha ocurrido no es normal y que actúen para que no se repita, incluso en términos legales.  

 Cuando la respuesta ante una propuesta sexual es “no”, no debería haber más palabras ni explicaciones. “No es No”.  

No te lamentes de envejecer

vejez-vida

No te lamentes de envejecer, es un privilegio negado a muchos

Envejecer es un privilegio, un arte, un regalo. Sumar canas, arrancar hojas en el calendario y cumplir años debería ser siempre un motivo de alegría. De alegría por la vida y por lo que estar aquí supone.

Y es que vivir tiene la peculiaridad de que va de la mano con el tiempo, que hace que en nuestro rostro aparezcan arrugas y que de vez en cuando tengamos achaques. Pero todo eso es el reflejo de la vida, algo de lo que nos podemos sentir muy orgullosos.

Tenemos que agradecer la oportunidad de cumplir años, pues gracias a ella cada día podemos compartir momentos con aquellas personas que más queremos, podemos disfrutar de los placeres de la vida, dibujar sonrisas y construir con nuestra presencia un mundo mejor…

Madre-hija-abrazadas

Las arrugas nos recuerdan dónde han estado las sonrisas

Las arrugas son un sincero y bonito reflejo de la edad contada con las sonrisas de nuestros rostros. Pero cuando empiezan a aparecer nos hacen darnos cuenta de lo efímera y fugaz que es la vida.

Como consecuencia con frecuencia esto nos hace sentir molestos e incómodos cuando en realidad debería ser un motivo de alegría. ¿Cómo es posible que nos entristezca tener la oportunidad de cumplir años?

Porque tenemos miedo de que al envejecer perdamos capacidades, porque pensamos en la vejez como un castigo, de manera peyorativa e humillante. Del mismo modo cumplir años nos hace mirar hacia atrás y plantearnos qué hemos hecho durante nuestra vida.

Abrazo de madre e hija

Dar gracias por cada año cumplido

Deberíamos agradecer a la vida la oportunidad de permanecer y de tener la capacidad y la conciencia de disfrutar. ¿Qué sentido tiene lamentarnos y quejarnos por tener posibilidades? ¿No es verdad que daríamos lo que fuese por tener a aquellos que perdimos a nuestro lado? ¿Por qué no le ponemos ganas a la vida y dejamos de disimular nuestro caminar?

Cumplir años debería ser un motivo de alegría. Cada día significan 1440 minutos de nuevas opciones, de maravillosos pensamientos, de cientos de matices en nuestros sentimientos. Cada segundo nos hace más capaces de experimentar y de aprovechar todas las opciones que nos brinda nuestro alrededor.

Cada año es una medalla, una oportunidad para atesorar recuerdos, para hacer nuestros los instantes, para soplar las velas con fuerza y orgullo. Desea seguir cumpliendo sueños, segundos, minutos, horas, días, meses y años… Y, sobre todo, poder celebrarlo con la vida y la gente que te rodea. Que os veáis y os sintáis plenos, arrugados y felices.

¿QUE CUÁNTOS AÑOS TENGO?

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas…
Valen mucho más que eso.

 

Atrévete a ser tú mismo cada día de tu vida

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!
Lo que importa es la edad que siento.

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

-José Saramago-

Entre la niñez y la vejez hay un instante llamado vida

No te lamentes de envejecer. La vida es un regalo que no todos tenemos el privilegio de disfrutar. Es un frasco de suspiros, de tropiezos, de aprendizajes, de placeres y de sufrimientos. Por eso, en sí misma, es maravillosa.

Y también por eso es imprescindible aprovechar cada momento, hacerlo nuestro, sentirnos afortunados. Acumular juventud es un arte que consiste en hacer que importe la vida de los años más que los años de vida. En definitiva, hacer que nuestra existencia tenga sentido.No resulta tan esencial si sumamos canas, arrugas o si nuestro cuerpo nos pide tregua cada mañana. Lo que verdaderamente es relevante es crecer porque, al fin y al cabo, cumplir años es inevitable, pero envejecer es opcional.

Via: lamenteesmaravillosa

Qué paz produce dejar de extrañar a quien ya te olvidó

sopla_un_diente_de_leon_by_luns

Qué paz produce dejar de extrañar a quien ya te olvidó

Olvidar, dejar de extrañar a alguien, dejar de pensarle, es un proceso que no se realiza de manera voluntaria, por lo cual nos puede costar mucho trabajo. Mientras más nos preocupamos por olvidar, más presente están esos recuerdos, esos pensamientos y los sentimientos asociados.

Cuando sabemos o asumimos que alguien ya nos ha dejado atrás, que nos ha olvidado, es extraño sentir satisfacción o pensar qué bueno que esa persona ya no piensa en nosotros, más cuando de nuestra parte aún existen sentimientos. Por lo general nuestro ego quiere que seamos nosotros los primeros en olvidar, los primeros en dejar de sentir y si es posible que el otro lado culmine sus días recordándonos y mejor si piensa que hemos sido lo mejor que ha ocurrido en nuestras vidas.

dejar

Pero mientras nuestro ego se concentra en cuál es el escenario que mayor satisfacción le produce, debemos desde nuestra verdadera esencia, la que no guarda rencor y solo acumula experiencia para su evolución, intentar ser escuchados por nuestro sistema, para tomar la lección y seguir adelante, fortalecidos, dejando atrás todo lo que no nos nutra, lo que no nos duela.

Que la paz no dependa de lo que hagan los demás debe ser nuestro norte, que la ubiquemos aún en turbulencias y nos podamos refugiar en ella. Evidentemente el no estar enganchados a una situación dolorosa, nos dará tranquilidad y cuando se trata de dejar de extrañar a alguien podemos sentirnos realmente liberados de ese atajo al dolor que mantuvimos por un tiempo determinado, inclusive cuando del otro lado hace ya mucho nos habían soltado.

dejar-ir-es-parte-de-tu-historia-no-de-tu-destino

Nuestras decisiones deben estar enfocadas en las cosas que nos hagan bien y si es posible que favorezcan a los demás. Ayudarnos en el proceso resulta de utilidad cuando queremos soltar algo, no basta con enfocarnos día y noche en hacer actividades diferentes, con rodearnos de otras personas, inclusive iniciar relaciones que nos distraigan, será necesario hacer una revisión interna, sacar provecho de las experiencias, inclusive las dolorosas, reconocer las responsabilidades sin cargar culpas, perdonar hasta poder recordar sin rencor, hasta poder respirar sin dolor. Cuando esto ocurra podremos seguir adelante con pasos más firmes y mucho más ligeros de equipaje.

Aprendamos a agradecer las oportunidades, inclusive las que a través del sufrimiento representaron un aprendizaje y busquemos siempre la manera de verle el lado positivo a las cosas, porque siempre lo tiene. Un cambio de enfoque ante la vida, sin duda nos hará obtener los mejores resultados de nuestras experiencias.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

No es fácil fijarse en otra persona, cuando tienes a alguien clavado en el corazón

mujer-con-corazón-a-la-espalda

No es fácil fijarse en otra persona, cuando tienes a alguien clavado en el corazón

Muchos de nosotros hemos pasado por esos momentos en los cuales, a pesar de no estar en tiempo presente vinculados a alguien, esa persona tiene un monopolio en nuestros sentimientos y en nuestros pensamientos. Nos cuesta sobremanera poner nuestra atención en cualquier otra persona, inclusive podemos tener personas que nos frecuenten, que nos pretendan, pero estamos bajo una especie de bloqueo que no nos permite mirar de manera especial a nadie a nuestro alrededor.

La razón a esto es que no hemos dado la debida salida a alguien que por un motivo u otro no está en otro sitio diferente a nuestra mente, no está en nuestras vidas de forma activa, o por lo menos no de la manera que nos gustaría que estuviese.

chica corazon raices

Seamos honestos con nosotros mismos, entendamos que los sentimientos también tienen un proceso de racionalización que nos hace manejable su manejo. Así que podemos en todo caso trabajar para nosotros, en lugar de hacerlo en nuestra contra. Debemos dar espacio en nuestras vidas a personas que tengan la potencialidad de estar en ella, más allá de nuestros pensamientos, más allá de nuestras ganas y nuestras idealizaciones.

Evidentemente todo proceso lleva un tiempo, hay fases en los duelos, que normalmente aplicaremos al damos cuenta de que una persona no estará en nuestras vidas, independientemente de las causas. Entre esas fases encontraremos: la negociación, la ira, la negación, la depresión y la aceptación, cada una de ellas las viviremos con mayor o menor presencia, e inclusive, antes de llegar a la aceptación, podemos danzar de una a otra de las anteriores repetidas veces.

niña-con-corazón-abierto-en-forma-de-paloma

Aunque ese proceso es natural y es necesario y conveniente dedicarnos un tiempo para sanar, debemos entender que el tiempo debe ser aproximadamente justo, entender que acortar el proceso o extenderlo en tiempo, traerá consigo en ambos extremos consecuencias negativas.

Tómate tu tiempo para sanar, para soltar, para aceptar, para perdonar y dejar ir, pero ayúdate en el proceso. Evita la victimización, las idealizaciones, torturarte con recuerdos, culparte o responsabilizar al otro. Aprende a tomar de cada experiencia lo mejor y confía siempre en que lo mejor está por venir.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Las mujeres sabemos alejarnos a pesar de estar enamoradas

MUJERMALETAESPERA_phixr

Las mujeres sabemos alejarnos a pesar de estar enamoradas

Soltar, dejar ir o alejarse, son acciones que no se acompañan tan bien con el amor, cuando amamos, más de la manera en la cual sabemos hacerlo, normalmente generamos nexos de dependencia, nos hacemos esclavos a rutinas, a dinámicas y sentimos a quienes amamos parte indispensable de nuestras vidas. Lo cual hace que cualquier acción asociada a un desprendimiento sea muy dolorosa.

Inclusive al vernos envueltos en situaciones que nos generen incomodidad, que nos hagan daño, o que de alguna manera nos limiten, podemos preferir continuar bajo esas condiciones que afrontarnos al cambio que trae consigo desligarse de una de esas situaciones.

mujer-alejándose

Los cambios implican riesgos, implican salir de la zona de confort, dar pasos en direcciones desconocidas. Y si esto es complicado en cualquier escenario, cuando nos unen sentimientos a lo que debemos dejar, se torna mucho más cuesta arriba el camino.

Las mujeres pareciesen tener esa capacidad de dar lo mejor de sí, de trabajar por lo que quieren, de esforzarse y en caso de no obtener lo que sueñan construir, sencillamente, bajar las herramientas y decir, hasta aquí ha llegado mi labor, quise construir la mejor de las estructuras, pero los resultados no son tales, aporté lo mejor de mí y lo que recibí no fue suficiente, te amo y a pesar de ello, me alejo, para tu felicidad y la mía.

finales

Las mujeres a pesar de ser más sensibles, suelen realizar análisis más amplios que los hombres en relación a sus vínculos afectivos, pueden colocar en balanza aquello que la nutre vs. aquello que la consume, puede amar mucho y aun así, tomar la decisión de partir.

Puede recoger sus pedazos por ella misma e irlos uniendo a medida que se aleja. Pero normalmente cuando ella decide alejarse, lo hace sin ningún tipo de remordimientos, sin ver mucho para atrás, porque se siente tranquila con su consciencia, sabe que ella no está perdiendo, sino que es ese alguien a quien ha dejado atrás quien la ha perdido.

camino sueños mujer guru

Cuando la decisión no es propia y más que alejarse se siente expulsada del corazón de quien ama, puede perder un poco la cordura, su amor propio puede tambalearse, pero más temprano que tarde, su dignidad prevalece y con ella se viste para seguir su camino, entendiendo que a veces la vida se encarga de sacarnos a empujones de aquellos sitios en donde no nos conviene estar y todo lo que hoy se puede considerar una pérdida, pronto dejará ver su utilidad.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Cuando eres capaz de decirle adiós a la persona que más amas, eres capaz de soportarlo todo

mujeres2

Cuando eres capaz de decirle adiós a la persona que más amas, eres capaz de soportarlo todo

Solo quien ha tenido que pasar por el proceso de despedir a quien más ama, podrá validar esta información. Pueden ser muchos los motivos que nos llevan a tomar la decisión, podemos sencillamente estar acatando algo con lo que no estamos de acuerdo, pero el resultado es similar se está abriendo en nosotros un agujero por donde sentimos que se nos va la vida misma.

Normalmente cuando amamos a alguien solemos pensar que estaremos con esa persona a lo largo del tiempo, que nunca habrá un final, que siempre se encontrarán las alternativas para solucionar cualquier cosa que demande hacerle frente. Pero la realidad nos muestra que el amor no lo puede todo, que si no existen otras cosas necesarias, el final asomará su cabeza, nos saludará desde la distancia, hasta que finalmente se acercará hasta que le prestemos su debida atención, dejándonos sin muchas opciones, solo mostrándonos el camino de salida.

pies descalzos

Decir adiós cuando aún amamos se convierte en una tortura, porque un corazón que ama, puede fácilmente desvirtuar la realidad, y aun cuando existan muchos motivos para querer estar y trabajar por una relación, el corazón los magnifica y sobre todo idealiza, no nos permite ver la realidad, sino que solo vemos lo que él quiere ver… Esto para algunos procesos resulta todo un beneficio, sin embargo en estos casos en donde hay una separación presente, resulta contraproducente, porque nos deja muy vulnerables ante el dolor.

Lo bueno es que cuando logramos separarnos de esa persona que amamos, nos convertimos en algo así como seres blindados a nivel emocional, nada es capaz de generarnos tanto dolor, aun cuando nos enamoremos a posterior, tendremos un sistema de protección que nos aislará de pasar por lo mismo nuevamente, las cosas que antes le dábamos mayor importancia y que pudieron haber ocupado posiciones de menor atención, ahora las tratamos con mayor objetividad, sin darles papel protagónico. Nos hacemos inmunes al dolor y nuestras prioridades se establecen a nuestra conveniencia.

mujer reflejo

Evidentemente cada experiencia de nuestra vida está creada para que nosotros podamos sacar de ella el mayor provecho, tomando la lección, haciéndonos más fuertes, conociendo nuestras herramientas, aprendiendo a valorar y a trabajar a nivel interno, para sembrar lo que queremos cosechar y para aceptar que hasta lo que creemos más nuestro, no nos pertenece. Todo cambia y todo pasa, y si una experiencia nos sirvió para algo, aun cuando nos haya generado dolor, de igual manera agradezcamos el tránsito por ella.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

No des segundas oportunidades a quien sabes que te volverá a fallar

maxresdefault-11

No des segundas oportunidades a quien sabes que te volverá a fallar

Algunas veces podemos tener muchas ganas de confiar en alguien nuevamente, de abrir nuevamente un espacio en nuestras vidas para darle cabida, y de seguro ni siquiera tendremos que hacer muchos ajustes, porque de por sí ese espacio se ha quedado de alguna manera reservado.

Sin embargo, el hecho de que nosotros nos esperancemos en conservar la imagen de alguien o sencillamente nos neguemos a ver la realidad, a no entender que hay cosas que definitivamente no cambian en esencia y siempre tendrán esa potencialidad de dañarnos, no aminora el riesgo de volver a tropezar con la misma piedra.

mujer reflejo

No todas las segundas partes son malas, de hecho hay unas con historias inspiradoras, donde la voluntad, el propósito, las metas comunes y especialmente el amor, que pudo haber tomado valor a través de una distancia física o temporal, enmarcan una segunda oportunidad prometedora, con grades probabilidades de los llamados “finales felices”, esos que jamás terminan.

No es posible dejar de considerar que hay características por las cuales normalmente se produce el fin de una primera etapa, que sabemos con propiedad o bien solo intuimos, que no nos permitirán tomar una segunda oportunidad con la probabilidad de que no se desencadene un escenario igual o parecido a la vez anterior.

ana dittman

Las personas cuando tenemos miedo de perder algo que sentimos nuestro, somos capaces de desconocernos, de hacer promesas que pensamos que podemos cumplir, somos capaces de controlar algunas cosas por un tiempo determinado y realmente podemos creernos que podremos mantener una conducta determinada, que garantice el poder recuperar o retener aquello que no queremos fuera de nuestra vida.

Evidentemente los cambios favorables ocurren, todos somos capaces de ver y asumir lo que sentimos que no va bien como una oportunidad de mejora. Pero la realidad es que esa esencia está allí, el mentiroso, siempre se ve tentado a mentir, al tacaño, le dolerá algo cuando dé algo más de lo que desea, el infiel, siempre sentirá que es un sacrificio las oportunidades que deja pasar, el holgazán, conseguirá siempre una excusa para no hacer, el indolente, tratará de sensibilizarse por un tiempo, el maltratador, buscará los mecanismos para drenar sus emociones…

mariposa-entre-dos-manos

A fin de cuentas, la naturaleza estará allí y requerirán cambios donde realmente haya un nivel de consciencia que permita aceptar y trabajar en cada una de las oportunidades de mejora, no por recuperar a alguien, sino como una necesidad interior de hacer una mejor versión de nosotros. Los cambios reales no se dan por imposiciones, si bien cualquier factor externo puede servir de estímulo, solo es el reconocimiento y el trabajo interno, lo que arrojará un resultado satisfactorio y sobre todo sustentable en el tiempo.

Si sabemos de antemano, porque muchas veces es un resultado anunciado al cual nos exponemos, no demos una segunda oportunidad. Si nosotros mismos no somos capaces de cuidarnos, de preservarnos, no esperemos que sea alguien más quien lo haga por nosotros. Más bien dediquémonos a tomar la lección que la primera experiencia nos dejó para que la vida deje de tentarnos a recibir nuevamente las mismas lecciones que debimos haber superado en el pasado.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Es muy distinto hacer el amor… amando

amor

Es muy distinto hacer el amor… amando

El hacer el amor ha sido la manera adoptada para describir el encuentro sexual entre dos personas, inclusive de manera independiente a lo que sienten las personas involucradas. Sin embargo solo quien se ha entregado desde al amor, ha sentido el componente diferenciador que lo distingue de una simple relación sexual.

Las relaciones sexuales pueden ser divertidas, pueden ser apasionadas, pueden ser improvisadas, planificadas, pero cuando se llevan a cabo amando, se siente una conexión que va más allá de los cuerpos, la sincronización es perfecta, todo fluye de manera sutil, sin necesidad de impresionar, de fingir, de aguantar, de usar la imaginación… Simplemente son cuerpos respondiendo al ritmo de dos corazones.

amor-consciente-2-1024x640

Muchos pueden ser unos expertos en cuanto al sexo se refiere, pero estos mismos cuando llegan a amar, es que pueden notar la gran diferencia entre una simple entrega y una que se hace amando realmente.

Las caricias son diferentes, se dan a través de la piel, pero se sienten en el alma, los besos sugieren pertenencia, acoplamiento perfecto, sutileza y a la vez firmeza. El querer descubrirse cada vez más  lleva al borde del placer, de manera desconectada de todo lo demás, solo ese momento existe, solo se siente, se disfruta, se palpita y se transmite.

Amores para simepre 2

No hay culpas, no hay sentimientos encontrados, no hay miedos, solo hay amor y donde hay amor, lo demás sobra, no hay cabida para la mente, el amor sugiere una forma de estar, de ser, que no es otra diferente al sublime contacto entre almas… Si utilizamos nuestro cuerpo para ello cada uno de nuestros poros hablará de lo mismo, nuestras palabras sustentarán el amor, el simple roce de la piel nos hará estremecer y nos hará entender que para amar hemos nacido.

Hay quienes le restan importancia, quienes no saben lo que es amar, hay quienes piensan que en una cama no hay amor que valga, pero una vez que se siente y se pone en práctica, no hay manera de no darle el valor que le corresponde, no hay manera de preferir solo sexo, no hay manera de volver a hablar de hacer el amor, cuando realmente no se ama.

Amores para siempre

No importa cuánto tiempo pase, cuando se ama, al amor a través de la piel siempre encuentra esa manera de entrar en contacto, de entregarse y hacerse sentir sin ser dominado por la rutina, por el aburrimiento y menos por la necesidad de alguien más para. Cuando se hace el amor, amando, no existe nadie más, de hecho no existe división, dos personas se vuelven una en un instante.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru