No quiero alejarme de ti, pero ya no sé cómo estar a tu lado

No quiero alejarme de ti, pero ya no sé cómo estar a tu lado

Te veo y me pregunto cuáles son las intenciones que van detrás de tus acciones, de tu actitud, trato de entender cómo hemos llegado a esta situación, trato de encontrar a diario motivos para quedarme, un solo motivo distinto a que te amo, pero siento que haces lo posible porque no se me ocurra nada.

Créeme que no quiero alejarme de ti, pero no me estás dejando muchas más opciones, me acorralas con tu comportamiento, me indicas las salidas de emergencia, me haces entender día a día, que aun cuando en cada uno resida la felicidad, yo a tu lado no podré tener acceso a ella.

Recuerdo cuando te importaba y tenías algún tipo de interés en que yo lo supiera, lo demostrabas… Y me cuesta tanto asimilar aquello de que cuando te aman, se siente y cuando no, se siente más aún… Siento indiferencia, siento desamor, siento falta de interés… Inclusive algunas veces siento que te estorbo, que no me lo dices, a pesar de que te lo pregunto, pero ya no me amas, ya no te siento.

caminar en soledad Mujer guru

Muchas veces la distancia física no es nada en comparación a la que puede separar a dos personas que se pudiesen tocar si quisiesen, pero que en donde al menos una de las dos personas ha levantado barreras que no será posible cruzar.

Pierdo cada vez las esperanzas de que las cosas tomen un rumbo diferente, uno que no nos conduzca a la separación, hago lo que está a mi alcance para traer tu amor de vuelta de donde quiera que se haya extraviado, pero no está resultando. Yo me estoy perdiendo en este proceso, me alejo de lo que soy, de lo que quiero para mí y sé que no tiene sentido, pero te amo tanto, que me está costando más desprenderme de ti que de mí.

soledad

Me sorprende que no te des cuenta de lo que ocurre o que sencillamente no te importe, me pregunto si estarás consciente de lo que estamos perdiendo, me pregunto si para ti realmente vale la pena que perdamos lo que hasta hace poco construimos entre los dos.

Sé que me merezco a alguien que esté en la disposición de ofrecerme lo que yo soy capaz de dar, pero aun cuando siento que mi amor no es correspondido, me cuesta dar ese paso, en esa dirección que me lleva a un lugar donde no estarás más… y mientras vivo en esta soledad en compañía, solo espero que despiertes, que me reconozcas y volver a ver en ti a esa persona con la que quiero compartir un poco más.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

4 tipos de personas de las que debes desintoxicar tu vida

4 tipos de personas de las que debes desintoxicar tu vida

La vida es un continuo aprendizaje y nuestras relaciones nos aportan gran parte de la información y la práctica que necesitamos para crecer. Si bien es cierto que cada relación es una invitación a realizar una proyección de nosotros en la otra persona, también es cierto que muchas veces nos conviene comenzar tomando la lección del amor propio en primera instancia y apartar de nuestras vidas a toda persona que nos robe la energía vita, que actúe de manera premeditada en nuestra contra o centralice sus esfuerzos en perjudicarnos la vida.

Acá traemos 4 tipos de persona que sin duda nos conviene mantener a distancia o con acceso restringido a nuestras vidas:

Personas que nos mienten continuamente: Ciertamente hay mentiras de mentiras, algunas con mayores consecuencias que otras, pero quien opta por adoptar la mentira como hábito en su relación son nosotros, no podrá aportarnos algo diferente a la decepción consecuencia de engaño, tras engaño, desilusión tras desilusión.

No dejes que mujer guru

Personas que nos irrespetan: A veces es mucho más importante que nos respeten a que nos amen, el respeto es la muestra de lealtad, de que ocupamos un lugar en la vida de alguien más, que no está en planes quebrantar. Quien nos irrespeta no nos merece, nos hace daño y algo terrible que comúnmente ocurre y que debe llamar la atención, es que cuando se habla de irrespeto, éste siempre va a más, por lo general el respeto se pierde a lo largo del tiempo y el mal manejo de esa conducta hace que la situación cada vez sea peor.

Personas que nos utilicen: Todos merecemos afecto y cercanía sincera, no el interés de que podemos satisfacer alguna necesidad, ser proveedores de algo o facilitarle la vida a los demás. Quien dice querernos, pero ese afecto va relacionado con lo que podemos hacer por esa persona, debe aprender a apreciarnos por lo que somos, más allá de lo que podemos aportarle a su vida en momentos determinados.

Personas que no nos valoren: Evidentemente no tenemos que ser importantes para todos, pero quienes estén en nuestras vidas, más aun, los que tengan lugares especiales, deben valorarnos, deben sentirse afortunados porque de alguna manera compartimos algo de lo que somos y de lo que es nuestra vida en general con ellos. Quien no sepa darnos valor, sino por el contrario nos lleve a menos, no debería tener mayor acceso a lo que es nuestra vida.

Todos somos especiales, todos estamos en un proceso de evolución y contamos con mayores y menores recursos al momento de relacionarnos y esto puede justificar algunas cosas y abrir nuestro campo de tolerancia. Pero cuando nuestra vida se ve afectada negativamente por personas de nuestro entorno, es necesario tomar medidas y en algunos casos, medidas drásticas, que quizás nos duelan en primera instancia, pero terminen por favorecer nuestras vidas.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

No tengas miedo de decir adiós, eso es parte de la vida

No tengas miedo de decir adiós, eso es parte de la vida

¿Cuántas veces no nos quedamos estancados en una situación, con ganas de generar cambios, pero con tanto miedo que terminamos inventando cualquier cantidad de excusas para mantenernos justo allí, en el sitio de donde nos gustaría salir?

De seguro muchas veces, y ¿qué se supone que ganamos manteniendo esa actitud ante la vida? Pues nos ahorramos el estrés que genera todo cambio, evitamos los esfuerzos que se requieren para salir de un lugar, de una situación o de una relación y los que se requieren para iniciar otras cosas, nos mantenemos en una zona segura, que llamamos confortable, a pesar de muchas veces percibirla como insoportable, nos evitamos el miedo al fracaso, al qué dirán, a no tomar decisiones acertadas, nos ahorramos el riesgo que lleva consigo abandonar algo que quizás nunca más podremos tener de vuelta.

Visto desde este enfoque quizás resulte interesante mantenernos donde y como estamos y quizás hacer algunos esfuerzos adicionales por mejorar las condiciones actuales, lo cual es válido hasta cierto punto. Pero de seguro el simple hecho de decirle adiós a algo que de alguna manera tuvo o tiene valor para nosotros nos da la seguridad que necesitamos para ubicarnos en donde nos resulta más conveniente estar.

Decir adiós no resulta sencillo, pero ya cuando es una idea que ronda por nuestra mente o sencillamente nos damos cuenta de que sin ese adiós no podemos darle entrada a nuestras vidas a otras cosas que deseamos y nos gustarían, debemos armarnos de voluntad y de valor para iniciar ese recorrido, que de seguro nos dejará cosas interesantes.

Todo tiene un ciclo, un inicio y un fin, y aun cuando algunos ciclos hayan hecho un largo recorrido, debemos saber cuándo es hora de cerrarlo de forma permanente o momentánea, pero siempre entendiendo que estamos apostando a donde sentimos que deben estar dirigidos nuestros recursos.

camino sueños mujer guru

Siempre tendremos la posibilidad de no decir adiós, de solo dar pausas a través de “hasta luegos”  pero los puntos suspensivos pueden resultar muy problemáticos, los ciclos que no se cierran terminan por cruzarse entre ellos, obstaculizando nuestro camino, impidiéndonos enfocarnos en cualquier cosa que hayamos decidido emprender. Así que debemos tener claro, cuándo efectivamente será necesario un sincero adiós.

Mientras menos miedo tengamos de equivocarnos en nuestras decisiones, más factible será que las asumamos con buena actitud, con confianza de que en ese camino nos espera lo mejor y que estamos dispuestos a cerrar las puertas que sean necesarias para enfocarnos en el camino que queremos recorrer.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Permítele que duela… ya pronto no será más que un recuerdo

dolor de amar

Permítele que duela… ya pronto no será más que un recuerdo

Muchas veces nos negamos de tal manera al dolor, que terminamos quebrándonos de a poco por dentro con tal de no sentirlo, queremos atravesar malos momentos y pasar un borrador o un interruptor que nos ahorre el sufrimiento… No nos permitimos sentir, no aceptamos con naturalidad el duelo y por evitar el dolor, por ocultarlo o negarlo, termina doliéndonos el doble.

Debemos aprender a tomarnos la vida con ligereza, con tranquilidad y sobre todo con confianza. Nada, absolutamente nada es permanente en la vida, todo está sujeto al cambio, en constante movimiento y el tener esto en cuenta nos permite atravesar cada situación de nuestra vida con mucha más consciencia, prestándole mayor atención y sobre todo nos da la oportunidad de fluir en lugar de resistirnos o aferrarnos.

Todo pasa, lo bueno, lo malo… las personas, los trabajos, las etapas, las edades, los roles… Todo cambia y con el dolor no pasa algo diferente… Aunque sí que es cierto que podemos alargar su permanencia en nuestras vidas como si se tratase de un invitado de honor que no quisiéramos que nos abandonara nunca.

Al dolor podemos tenerle presente al despertar, ante cada situación potencial de felicidad, al respirar, al recordar… podemos asociarlo a cada una de nuestras dinámicas y darle cada vez más fuerza, hasta que sea natural en nosotros, hasta que le hayamos cedido el poder totalmente y terminemos viviendo a través de él.

Y en este momento nuestro ego nos tendrá dominados, nuestra mente no se comportará como nuestra aliada, sino como una enemiga que conoce todo de nosotros y sabe exactamente qué pensamiento poner en primer plano para que las heridas nunca sanen.

dolor

Pero si nos permitimos ser, más allá de la mente, si dejamos que las situaciones fluyan sin alimentar rabia, dolor, tristeza, solo dejando que nos visiten y con la misma se marchen… nuestras emociones también transitan con rapidez si no les prestamos demasiada atención, terminaremos por pasar al otro lado de la historia, a donde deja de doler para siempre y aunque aun esté el recuerdo, ya no le acompañan las lágrimas o la incomodidad… ya no tiene connotación, ni nos desvela o nos despierta en la madrugada…

Ya lo vemos como lo que es, un simple recuerdo y solo cuando nosotros lo decidamos vendrá a nuestra vida y ocupará algún lugar… Inclusive lugares irrelevantes, pequeñitos y sombríos. Las cosas son lo que queramos que sean. Decide por la libertad emocional y deja atrás todas las cadenas que solo te atan a un pasado doloroso.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Mi forma de amar es rara, pero sincera

ser amadas mujer guru

Mi forma de amar es rara, pero sincera

Todos amamos de manera particular, pero muchos tienen características comunes que quizás no se adaptan a mi manera de amar. Quizás sea que no es que la gente ama más o menos parecido, sino que las expectativas coinciden en muchas personas.

Lo cierto es que en mí no encontrarás un amor clásico, pero sí un amor bonito, un amor honesto, un amor que te hará sentir único, porque cuando una persona realmente ama a otra, el mundo pareciese moverse de manera independiente para ellas.

Tengo algunas cosas de los amores clásicos, esos románticos, donde se dedicaban canciones que tenían letras asociadas al amor y no al sexo, donde desde una ventana puedo contemplar a quien me corteja por horas, mientras imagino mi vida a su lado. Me gustan los besos intensos y prefiero decir las cosas a la cara, en lugar de usar Facebook, Instagram, Whatsapp o cualquier aplicación. Me gustan los abrazos que se sienten hasta el alma, profundos, largos, donde todo el dolor se desvanece, donde los miedos se quiebran y la esperanza renace.

No trato de mostrarme como alguien que no soy, sé que tengo muchos defectos, que no estoy ni cerca de la perfección, pero no procuraré engañar a nadie, pretendiendo ser algo distinto a quien realmente soy… Pero te aseguro, que mientras más cabida tenga en tu vida y tú en la mía, irás conociendo las mejores partes de mí, ésas que de alguna manera reservo para mis personas especiales, a las que intento amar cada día más y trato de que cada día tengan algo más de mí, algo que las una a mí, que las haga sentir cada día más dichosas por haberme elegido a mí, entre muchas opciones, para transitar parte de sus vidas a mi lado.

No voy a celarte, tienes mi plena confianza y al final sé que cada quien está donde y con quien quiere estar… Si en algún momento tu atención se desvía y con él tus sentimientos, no será necesario que me des mayores explicaciones, pero sí agradeceré tu honestidad y el respeto que te hará apartarte de mí, antes de engañarme.

No pretendo que me complementes, ni que seas mi otra mitad, te quiero perfectamente completo tal y como yo me siento, listo para compartir desde tu plenitud, un camino conmigo, desde la preferencia, desde el deseo, desde el amor y no desde la necesidad o desde el apego.

No soy extraterrestre, pero no me gusta el cine, a pesar de que amo las películas, sin embargo a estas alturas de mi vida, sé que puedo ceder yendo una que otra vez al cine y no pasará nada… Pero agradeceré cuando para ti el cine sea una de las últimas opciones dentro de las infinitas cosas que podemos hacer juntos.

Suelo decir lo que siento, pero nunca utilizaré mi sinceridad como escudo o como excusa para herirte, te cuidaré inclusive cuando sea evidente que nuestros rumbos no pueden coincidir.

Apostaré solo por ti, no tendré plan de repuesto, ni un backup por si no nos resulta. Mientras estés, serás solo tú, mi atención y mi amor serán tuyos…

Muchas de estas cosas, pueden hacer que mi amor sea visto como extraño, porque pocos sabemos amar realmente, pero lo que espero de ti es que me descubras poco a poco y veas todo lo que tengo para ti. No amo de la forma convencional, pero me aseguro que mi amor haga bien.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Y cuando menos lo esperas… Aparece ese alguien a quien vale la pena conocer

Y cuando menos lo esperas… Aparece ese alguien a quien vale la pena conocer

Cada uno de nosotros debe contar con sus propias historias de amor, algunas buenas, otras que no recordamos con el mayor de los agrados, otras mágicas… pero de una u otra manera esas historias de amor han dejado un efecto en nosotros, nos han hecho ver el amor de una manera en particular y en algunos casos hasta evitarlo.

Pero el amor, siempre tan él, tan sorpresivo e irreverente, se encarga siempre de mostrarnos que hay motivos para quererlo en nuestras vidas y nos coloca en esa posición, donde nos resulta imposible no querer abrirle paso a la posibilidad de al menos conocer a esa persona que promete ser la explicación viviente de todo lo que nos ha ocurrido hasta ese preciso momento.

Sin buscar, inclusive ante la negativa rotunda y esa armadura especialmente diseñada para no poder recibir, e inclusive con muchas intenciones de ser sencillamente invisibles, el amor se planta en frente y nos dice: aquí estoy nuevamente, ¿será que negociamos mi presencia en tu vida?

Y allí comienza una nueva historia, donde quizás nos cueste un poco quitarnos la armadura, bajar los muros que hemos levantado, cambiar de actitud, pero entenderemos que el amor siempre merece una nueva oportunidad, que independientemente de lo que hayamos pasado, no es el amor el culpable, que todo lo que nos ocurre son experiencias y cada una de ellas nos ayuda a ser mejores, a entender y a sanar y que si decidimos bloquearnos la posibilidad de amar, sencillamente no habremos entendido nada hasta el momento.

pareja-besándose-con-cabeza-en-forma-de-mariposas

Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió. El Principito

No levantemos tantas expectativas, vivamos cada experiencia sin relacionarla con nuestro pasado, ni esperando que sobre ella podamos proyectar nuestro futuro, el amor se vive en cada momento, no sabemos a ciencia cierta si podremos estar con alguien por periodos indeterminados de tiempo, pero lo que realmente importa es que lo vivamos, que demos lo mejor de nosotros y permitamos que la otra persona llegue a nosotros, para mostrarse, para ser, para estar…

Ciertamente muchas veces se falla en el amor, pero también se disfruta, se aprende y se crece… Honremos a cada persona que llega a nuestras vidas para compartir un pedazo de la suya con nosotros y si sentimos que vale la pena darle espacio, no lo pensemos mucho y permitamos que nuestro corazón nos guíe… Él tomará la mejor dirección.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Si tienes que perderte a ti mism@ para que tu pareja sea feliz, estás con la persona equivocada

Si tienes que perderte a ti mism@ para que tu pareja sea feliz, estás con la persona equivocada

Las relaciones al principio suelen mostrarnos su rostro más amable, cada cual se muestra de la forma que considera más atractiva para el otro y como se hacen esfuerzos por no dar a conocer los lados oscuros, no resulta necesaria una cuota elevada de paciencia. Sin embargo, a medida que el tiempo transcurre, la confianza gana terreno y cada quien muestra de sí una versión más cercana a lo que en realidad es, pueden comenzar a notarse los problemas de engranaje.

Evidentemente no debemos aspirar que el acoplamiento sea perfecto, que no requiera ajustes y que se dé de una vez y para siempre,  pero sí debemos aspirar que no debamos nosotros ceder completamente para que las cosas funcionen, que tengamos que anularnos o perdernos para que la otra persona se sienta cómoda y satisfecha.

Ninguna persona que tenga buenos sentimientos hacia alguien, pretenderá que se pierda a sí mismo por satisfacer las demandas de los demás. Y nadie que se quiera a sí mismo debería estar dispuesto a dar algo más allá de lo que establezcan los límites que preservan su esencia.

Algunas veces todo ocurre tan de a poco, que no nos damos cuenta de en qué momento comenzamos a perdernos, solo sabemos que dejamos de ser nosotros mismos, no nos sentimos identificados con lo que ha resultado de nuestro ser, nos miramos al espejo y no reconocemos a esa persona. Lo que recordamos en el mejor de los casos es que teníamos una vida, que no necesitábamos de nadie, que nos sentimos al menos nosotros mismos, antes de comenzar a ceder espacios, antes de adaptarnos a lo que nuestra pareja quería, antes de cortar nuestras alas para que no estorbaran.

Pero lo importante es darnos cuenta de lo que nos hemos perdido por ganar espacio en la vida de alguien más, que si esto ha ocurrido, no es otra cosa más que un indicador de que no nos hemos relacionado con la persona que resulta más beneficiosa para nosotros, aunque debamos reconocer que ella ha servido de instrumento para medir parámetros de lo que le permitimos a los demás en relación a nuestras vidas, para reconocer prioridades y hasta para reencontrarnos con una versión fortalecida de nosotros mismos. A fin de cuentas, cada persona que se cruza en nuestro camino, la necesitamos para crecer, así que honremos el aprendizaje y sigamos adelante.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

No abuses de quien te ha dado otra oportunidad

No abuses de quien te ha dado otra oportunidad

Puede pasar que quienes se ven  de alguna manera beneficiados por la bondad de los demás, terminen abusando de las buenas intenciones de quien no hace otra más que apostar por la conciliación.

Quien perdona una o varias veces, no está con ello sellando un contrato de por vida con la garantía de que va a ser la reacción por defecto ante cualquier escenario. Existen personas con un umbral de tolerancia más elevado y con una capacidad de comprensión y empatía que hacen que puedan justificar las acciones de los demás, sin pretender creerse superiores, sino intentando ser objetivos y no agregar mayor drama a un comportamiento humano.

Sin embargo, incluso las personas con mayor capacidad de observación, de análisis, empatía y comprensión, terminan por cubrir su cuota en cuanto a perdonar se trata. La paciencia no siempre estará presente y la decepción puede finalmente colmar los espacios cedidos.

Es por ello que no podemos dar por sentado el perdón de alguien que nos lo ha otorgado previamente, desmeritando lo que esa persona ha tenido que hacer y pactar consigo misma para lograr darnos una oportunidad. Por el contrario, debemos valorar la acción de quien  a pesar de su decepción ha decidido apostar una vez más por nosotros.

Por personas abusadoras es que la bondad se ve amenazada, por quienes no ven la diferencia entre tener una nueva oportunidad para mostrar una mejor versión de sí mismos y burlarse de las personas que ven en ellos, lo que inclusive para ellos no es evidente.

El amor no suele ser incondicional, sino suele estar sujeto al respeto, a la reciprocidad, a la solidaridad, a la lealtad y el respeto… entre muchas otras cosas que para cada quien tendrá un peso particular en la relación. Si quebrantamos con frecuencia los acuerdos tácitos o explícitos que se generan, iremos matando el amor poco a poco, el rechazo, la búsqueda de venganza, la rabia, la desilusión o la indiferencia, irán tomando paulatinamente los lugares que anteriormente eran ocupados por el amor.

Entendamos que quien perdona está haciendo un esfuerzo, inclusive un sacrificio y lo mínimo que espera es que las acciones que ha perdonado o cualquiera que se pueda parecer no lleguen a repetirse en el futuro.

De cualquier manera siempre será útil sincerarse y no comprometerse con lo que no se puede cumplir, así todos están conscientes de las condiciones del juego y tienen la posibilidad de escoger si participan e invierten su tiempo en él o sencillamente se retiran.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Lo que es bueno para tu vida, se queda voluntariamente

Lo que es bueno para tu vida, se queda voluntariamente

No me imagino teniendo que pedirle al amor de mi vida que se quede en ella… La historia comenzaría algo como: A pesar de que tenía todas las intenciones de marcharse de mi lado, yo con esfuerzo sobrehumano no hice otra cosa más que convencerlo de que conmigo estaría colmado de todo lo bueno que se había imaginado e intenté una y mil cosas para retenerlo, para hacerle ver que su mejor inversión sería amarme… Se quedó por un tiempo, pero finalmente hizo lo que sentía que le correspondía hacer y se marchó…

Quizás no nos sentimos identificados con este corto relato, pero representa la vida amorosa de muchos, en el mejor escenario, durante un periodo específico de tiempo. Se invierte tiempo y energía intentando retener a quien se quiere marchar.

retener a una mujer

Ninguno de nosotros debería tener la necesidad de convencer a nadie de estar a nuestro lado. El interés nace, debemos obviamente tener ciertas cualidades que a esa persona le llamen la atención de nosotros y le despierten el interés necesario como para invertir su tiempo y atención en nosotros, pero si mostrándonos como somos e inclusive con una fachada que nos hace pensar que podemos ser más atractivos, no logramos despertar en el otro el deseo o la intención de permanecer, sencillamente debemos aceptarlo y dejarlo pasar.

Evidentemente es válido un proceso de conquista, una intención de agradar, de que lo que sentimos deje de ser unilateral para convertirse en recíproco, pero eso no debe exceder en tiempo, ni en esfuerzos a lo que determina la frontera de la dignidad. Si no nos quieren como compañeros de trayectos o de vidas, puede resultar doloroso, pero debemos aceptarlo.

En nuestra mente puede que todo se proyecte a la perfección junto a alguien, pero eso no va a materializarse, si la otra persona no tiene intenciones de que eso ocurra. De esto solo me alivia que no seré el parte de la materialización del proyecto de vida de ninguna persona con la que no desee compartir mi vida.

Quien quiera estar en tu vida y así tú lo desees, lo hará de manera voluntaria. Y así como ocurre con las personas, ocurre con todo lo que comprende nuestra vida. Las cosas deben fluir de manera natural, cuando forzamos demasiado algo, terminamos por presenciar cómo es que sale eyectado sin que podamos hacer algo al respecto.

Evidentemente no sabemos de entrada las cosas que serán positivas o no en nuestras vidas, o más bien si nos agradarán o no, porque a fin de cuentas todo lo que vivamos va a hacer positivo, aunque en el momento no logremos apreciarlo. Ante la duda cierra tus ojos y dirígete a donde tu corazón te lleve, está alerta, porque el ego suele usurpar el papel del corazón, así que toma el radar de tus emociones y escoge siempre lo que de paz a tu alma.

Por: Sara Espejo –Mujer.Gurú

No tengas miedo de perder a alguien que no se siente afortunado de tenerte

No tengas miedo de perder a alguien que no se siente afortunado de tenerte

Debemos reconocer que muchas veces pareciese que sobre nuestros ojos hay una venda que nos impide ver un poco más allá de lo que nosotros quisiéramos. Nos negamos a aceptar que nos relacionados de maneras inconvenientes, con personas que a fin de cuentas no tienen mucho que aportarnos, especialmente porque no están interesados en hacerlo.

Evidentemente cada quien es libre de dedicar su afecto a quien le nazca y a su vez cada quien es responsable de aceptar en sus vidas lo que otro tenga para ofrécele. Pero definitivamente, aceptar en nuestras vidas solo aquello que nos nutra y nos haga sentirnos bien, resultará en una actitud más saludable.

No siempre nos es posible ver con claridad cuando estamos inmersos en emociones, en sentimientos, en planes, en ilusiones. A veces llegamos a estar tan desubicados que tememos perder algo que ni siquiera sentimos nuestro, más allá de que no perdemos nada, que no perdemos a nadie, porque nada es nuestro, nada nos pertenece, todo parece ser rentado para nuestro aprendizaje, terminamos actuando con temor a cambiar de estado, a vernos sin alguien en nuestras vidas, sin pensar que ese alguien realmente está poco o nada.

Quien no se siente orgulloso de tenernos cerca, que no se siente afortunado y honrado de que decidamos compartir parte de nuestra vida con él, pues muy probablemente no merezca ser considerado como nuestro compañero de camino. No es lógico conformarnos con un poquito, con las sobras o con ser el plan B de alguien, no es sano dedicar esfuerzos a quien no los reconoce o a quien no le interesa.

Las relaciones funcionales son las que se sienten parte del equipo más poderoso del mundo, que se saben fuertes individualmente pero invencibles en conjunto, si una de las dos partes no se siente agradecida con la vida por la presencia del otro, puede no estar reconociendo o dándole el valor que su compañero merece.

Que no se te pase la vida tratando de mantener algo que solo es importante para ti, que el desgaste no te llegue cuando ya sea tarde. En el fondo, todos sabemos cuándo somos amados y cuándo no, porque cuando hay amor se siente, no hay dudas, se respira… Más allá de problemas puntuales, de diferencias y conflictos, el amor une  y cuida de manera particular… Con el desamor y el desinterés pasa lo mismo, no hay manera de ocultarlo. Acá no hay muchas medias tintas nos aman o no, somos importantes para alguien o no, estamos invirtiendo bien nuestros sentimientos o no…

joven-sentada-al-viento-soñando-con-el-amor-de-mi-vida

Escucha a tu corazón, más allá de los caprichos y lo que nos gustaría que fuese la realidad, podemos saber si nos sentimos en el lugar adecuado o debemos, sin miedo a perder lo que no nos pertenece, levantar nuestro vuelo.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet