Y ahora me toca esperarte…

Y ahora me toca esperarte…

¿Has sentido esa sensación de que tu pecho se encuentra en una caja que no le da suficiente espacio para respirar, que tu respiración es corta, apresurada y no sientes que tomes el aire que efectivamente necesitas?

Pues justo así me siento ante tu partida… Nos encontramos producto de esas casualidades perfectas de la vida, que terminan no ser tales, sintiendo tanto y en tan corto tiempo, que no hizo falta más para engancharnos el uno al otro… Con el ligero detalle de tener cada uno un plan diferente, un plan que aparenta punto común, que más bien promete marcar distancia, esas que no se resuelven fácilmente.

Pero aquí estamos, apostando por cambiarlo todo, porque podamos reestructurarnos y hacer que nuestros caminos coincidan y no en un punto, sino en infinitos. Aquí estamos queriendo llevarse al otro en el bolsillo, queriendo descifrar el futuro, queriendo adelantar un tanto el tiempo y poder estar de la manera que queremos.

No sé qué nos hemos preguntado más, si: ¿Por qué no nos encontramos antes? o ¿Por qué efectivamente nos encontramos? Aunque siempre terminamos por reírnos de ambas preguntas tan absurdas como estériles… No cambiaría ni un minuto lo vivido contigo, no cambiaría nada de lo que hemos compartido… Evidentemente siempre querré más, siempre procuraré tenerte cerca, tenerte para mí… Como dirías tú: Te quiero conmigo.

Te vas por un tiempo, pero ese tiempo nos hablará de muchas cosas, ese tiempo será quien nos haga recobrar la cordura que perdimos recientemente, ese tiempo será nuestro aliado y quizás lo terminemos viendo como nuestro enemigo. Pero mientras el transcurre y pone las cosas en su lugar, nosotros podremos asentar sentimientos, encontrarnos en la ausencia, podremos darle forma a lo que decimos sentir… Y podemos unirnos más en la distancia o desligarnos por completo.

Mi intención es esperarte, mi intención es reencontrarme contigo con las mismas ganas que tengo hoy de estar a tu lado. No quisiera que pasáramos por una separación con tan poco tiempo de haberte encontrado, quisiera tenerte aquí y seguir sintiéndote, seguir conociéndote, seguir respirándote y seguir encontrándome a través de ti. Pero para bien o para mal hay cosas que se salen del alcance y solo nos queda confiar en que lo que está ocurriendo es lo mejor.

Te voy a extrañar, te has hecho tan importante para mí, has entrado a mi vida con tanta facilidad, como si siempre hubieses tenido un lugar en ella… No te puedo negar que siento algo de temor de que al final no resulte como esperamos… Sin embargo, espero que podamos aprovechar el tiempo para encontrar respuestas, para definir lo que sentimos, para encajar piezas y espero que tengamos siempre en mente que si tiene que ser, será.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú