Una mujer fuerte, siempre siente

Una mujer fuerte, siempre siente

Se suele confundir la fortaleza de la mujer con la falta de sensibilidad, con la capacidad de aislar sus sentimientos y emociones y añadirle un toque de frialdad al momento de decidir y de actuar, pudiendo de alguna manera congelar o mantener al margen cualquier elemento emocional que le haga flaquear.

Sin embargo, en el caso específico de las mujeres, nos llevamos la sorpresa de que a pesar de su firmeza, de su determinación, de su capacidad de lucha y sus actitudes para plantarse ante la vida, el motor que mueve sus acciones es un corazón que vibra y se emociona como cualquier otro.

La mayoría de las veces la fortaleza se va forjando en el camino, ninguna mujer sabe lo fuerte que es, hasta que no tiene una opción diferente. La fortaleza que ahora la define siempre estuvo en su interior, como parte de su esencia, pero se fue haciendo cada vez más evidente a medida que las situaciones lo ameritaban.

No se lamenta de cada decepción, ni de las lágrimas derramadas, ni de esos tropiezos, donde algunos terminaron en caídas. Sabe que de no haber sido por ello, ella no sería hoy quien es y con ese paso firme y la seguridad propia de quien sabe a dónde va, toma orgullosa sus pedazos y se rearma las veces que lo necesite.

A una mujer fuerte la distingues con su sola presencia, inspira respeto, su mirada parece decir más que sus palabras. Los menos arriesgados prefieren mantenerse en la distancia, pero los más valientes saben que en esa figura tan dura como el diamante, se encuentra un corazón que ama de una manera más sabia, que protege a quien habite en él, que actúa y procura siempre lo mejor para quienes logren alcanzarlo.

Una mujer fuerte siente por ella y por quienes ama, aun cuando se le dificulte actuar en contra de su propia esencia, ella velará por el bienestar de sus afectos y como una leona, enfrentará a quien sea ante una amenaza. Pero eso solo lo puede hacer una persona que ama profundamente, que siente, que padece, que comprende… Así que no confundas a una mujer fuerte con una mujer sin sentimientos, porque es la evolución de esos sentimientos lo que la llevó a ser quien es y a ver la vida desde un cristal diferente.

Seas esa mujer fuerte o quien la mira desde afuera, agradece el privilegio de contar con ella y con su noble corazón…

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

This entry was posted in Amor and tagged .