Reglas de Oro para cuidar nuestras relaciones

Reglas de Oro para cuidar nuestras relaciones

Nuestras relaciones interpersonales de una u otra forma, tienen la facultad de definirnos de cierta manera, nuestros lazos afectivos forman parte de nuestro núcleo emocional y nos habla de cómo es nuestra conexión e interacción con el mundo. Nuestro círculo afectivo es para nosotros nuestro universo afectivo.

Muchas veces no cuidamos adecuadamente nuestras relaciones y terminamos fracturándolas o alejándonos de las personas que queremos, por no saber cómo cuidar y mantener nuestros lazos. Acá dejamos unas recomendaciones, que hemos llamado reglas de oro para cultivar y mantener nuestras relaciones:

Dedica tu tiempo a quienes quieres: El tiempo es el mejor regalo que le podemos dar a alguien. Cuando ofrecemos nuestro tiempo, normalmente estamos dando una prueba de amor, estamos entregando algo que no recuperaremos nunca. Por el contrario, cuando no le damos prioridad a alguno de nuestros afectos y dejamos de dedicarle tiempo, llegará la sensación de vacío, de abandono, la distancia se hará presente y los lazos terminarán por aflojarse.

Respeta la manera de ser de cada quien: Todos quisiéramos que algunas personas, sobre todo las que queremos fuesen o hiciesen las cosas que nosotros consideramos como convenientes, pero si queremos mantener nuestras relaciones, debemos aprender a respetar que cada quien tiene una manera de ser, que si no nos afecta negativamente, debemos aceptar e inclusive estar dispuestos a aprender se lo que no coincida con lo que pensamos.

Sé empático: Tratar de colocarnos en la posición del otro, nos brinda la posibilidad de ampliar nuestra perspectiva y desde allí podremos ser mucho más útiles y menos críticos. Para ayudar, para entender, para aceptar, para apoyar, siempre resultará beneficioso el tratar de colocarnos en los zapatos del otro.

Sé honesto: La deshonestidad, las mentiras, el engaño, son enemigos de cualquier tipo de relación. Si algo debemos cultivar en nuestras relaciones es la honestidad, la verdad, la sinceridad. La confianza debe ser uno de los pilares de nuestras relaciones, sin abrirle paso a ningún factor que pueda fracturarle, porque bien dice la sabiduría popular: la confianza sube por las escaleras, pero baja por el ascensor.

No des el afecto por sentado: Sobre todo en las relaciones que más valor emocional tienen, solemos relajarnos dando el amor o el cariño por sentado, dejamos de estar presentes, dejamos de lado los detalles, nos desinteresamos más en esas personas, que contradictoriamente, siendo las más cercanas y las de mayor confianza, no reciben de nosotros lo mejor. Siembra lo que te gustaría cosechar.

Cuida tus relaciones, honra cada uno de tus nexos, porque cada una de las personas que tienes a tu alrededor, está allí para mostrarte algo… Y en la mayoría de los casos, la mayor lección será aprender a amar y ser amados.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú