Quizás solo pasó lo que debía pasar…

Quizás solo pasó lo que debía pasar…

Quizás solo me consuele en una frase trillada la cual quizás responsabiliza al destino acerca de aquello que no salió como esperábamos, sino que por el contrario, su resultado no hace otra cosa más que frustrarnos y generarnos ese nudo en la garganta que no nos permite hablar, que nos dificulta tragar y muchas veces solo se aligera cuando rompemos en llanto.

Pero sí, quiero confiar en que todo lo que nos ocurre, nos pasa por algo, que atraemos circunstancias, que algo más poderoso a nuestra consciencia genera situaciones que inclusive nos liberan de aquello que no nos conviene o no necesitamos vivir y termina por darle paso a lo que realmente resonará con nosotros.

No te puedo mentir, mi corazón se quedó esperando mucho más, ni siquiera otro final, porque eso de finales pues no lo quería cerca, pero pasó y aquí estoy recogiendo mis pedazos e intentando armarme nuevamente. Aquí estoy tratando de darme ánimos y repetirme una y otra vez que todo es para aprender, que solo vivimos aquello que nos conduce a donde realmente debemos estar.

Es una lucha constante, pensamientos y emociones que se contradicen cohabitan en mí, tratando de aplicar un elegante cierre de ciclos y por el otro lado aferrándome al dolor que me genera el solo hecho de pensar que no estarás más en mí, que en mis planes no te consideraré, que ese mensaje jamás llegará, que esas fotos… todas ellas cargadas de recuerdos hermosos, solo serán detonantes para extrañarte más.

Sé que todo proceso lleva su tiempo, incluyendo este duelo que envuelve, sé que es normal cada una de las cosas que siento, racionalmente todo está muy claro, pero no puedo dominar mis sentimientos, mis emociones, ni siquiera puedo evitar mi sufrimiento. Sencillamente no quería esto para nosotros, tú eras ese hogar a donde pensé que mi alma siempre podría llegar… Ahora resulta que no… que tú en tu espacio y yo en el mío, sin puntos comunes, sin proyectos juntos, sin futuro compartido…

Nuestro amor murio Mujer Guru

Quizás más adelante pueda decir que esto fue lo mejor para ambos, pero sinceramente, ese pensamiento aun parece absurdo en mi mente… ¿Y sabes por qué? Porque te amo con cada parte de mí… y porque sé que tú me amas y porque siento que cuando dos personas se aman mutuamente son muy afortunadas y además están en una posición que les permite solventarlo todo…

Y de pronto solo debo aceptar que eso no es del todo cierto, que no basta con que se amen, sino que ambas personas deben tener la disposición de seguirlo haciendo, de seguir construyendo… y simplemente debo aceptar que para acabar con un juego de dos, solo uno debe retirarse… Y aceptar que quizás solo pasó lo que debía pasar…

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.