Tener o no un final feliz depende de dónde decidas detener la historia

finales

Tener o no un final feliz depende de dónde decidas detener la historia

Aunque no lo comprendamos del todo, somos nosotros mismos los que elegimos nuestros propio final, en las relaciones que establecemos en la vida pasamos por una trayectoria cuyo comienzo y final suele marcarnos, bien sea por lo maravilloso o por lo dramático de los sucesos.

El caso es que la historia transcurre día a día frente a nuestros ojos, somos los protagonistas de nuestra vida y decidimos de una u otra forma la manera en que vivimos esa historia, eso incluye el final de esa historia que tiene que ver con el justo momento en el cual ponemos fin a la relación.

historia

En muchas ocasiones afrontamos situaciones que no nos hacen felices, las relaciones suelen cambiar y tomar otros matices y en muchos casos deseamos que todo se mantenga como fue al inicio, pero esto resulta prácticamente imposible, las relaciones suelen consolidarse y pasar a mejor o deteriorarse poco a poco.

 El momento de detener la historia

Somos exclusivamente los únicos responsables de detener nuestra historia cuando no estamos conformes con su desenlace, en la medida en que nos sentimos infelices e inconformes con la situación que vivimos con nuestra pareja, es menester tomar decisiones a su debido tiempo, no dar largas a escenarios que sabemos que tarde o temprano terminarán por resquebrajarse.

escoger

Es necesario poder identificar el momento en el cual debemos dar un cambio, afrontar la situación y fijarnos nuevos horizontes o continuar manteniendo una relación basada en una historia que no nos complace y no nos proporciona felicidad, he allí la diferencia entre tener o no un final feliz.

Cuando vivimos situaciones que nos están en consonancia con nuestra verdadera esencia, de paz, serenidad y luz, por el contrario, suelen ser turbulentas, tormentosas y para nada armoniosa, es más que probable que tenga un trágico final, sin embargo, eso depende de nosotros.

Escoge tu final

De alguna manera nos sentimos atenidos a un destino que parece nos arrastra, solemos pensar que existen cosas que ocurren al azar y no tenemos mayor influencia en ellas, sin embargo, todo en la vida y en el universo ocurre por causa y efecto, incluso esas cosas que parecen ser fortuitas, basta con encontrarnos en el lugar y en el momento preciso para que nos ocurran.

detener

El manejo de las relaciones en nuestra vida siempre tienen una manera de dejarse ver más allá de lo que son, de alguna manera podemos presentir o intuir como va pasando la historia, si es realmente conveniente o hay algo que nos impide confiar del todo, en otros casos, los desastres son más que evidentes, pues se ha llegado a un nivel de irrespeto y desconsideración, que no necesita mayor evidencia.

De allí la responsabilidad de determinar el propio final de nuestra historia, de aceptar y reconocer la situación que vivimos, dependerá si el final es feliz o no, aunque muchas veces lamentamos las rupturas y las separaciones, en ciertos casos detener las cosas a tiempo, representan una gran diferencia entre lo que fue y lo que pudo ser.

Determinar si tu final es feliz o no, depende únicamente de ti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *