Frente al abismo, lo único que podemos hacer es aprender a volar

Frente al abismo, lo único que podemos hacer es aprender a volar

Las situaciones que más nos exigen que explotemos nuestro mayor potencial, son justamente aquellas que pensamos que acabarán con nosotros, las que nos tiran contra el suelo y sentimos que nos quitan todas las fuerzas para levantarnos.

Pero justo allí, cuando no sentimos que no podemos más, brotan de nuestro interior todas esas fortalezas que ni nosotros mismos sabíamos que poseíamos, para decirnos:

No caerás al abismo, tienes alas para volar, no las has usado, porque no te ha hecho falta, peros siempre las has llevado contigo, ahora solo debes confiar en ti y tener la seguridad de que al saltar, ellas no te dejarán caer.

Has llegado a este punto, no por casualidad, sino justamente para darte cuenta de tu potencial, para entender que puedes estar por encima de las circunstancias y que lo más importante es que creas en ti mismo. No afrontarás nada que no seas capaz de soportar, porque inclusive la muerte, no lo es tal, solo es una transición. Así que debes ser más grande que cualquier miedo, que cualquier problema, que cualquier abismo, porque dentro de ti, se encuentra todo lo que necesitas.

Todos quisiéramos vivir nuestra vida desde la felicidad, la abundancia y la facilidad, porque ésa es nuestra realidad, ésa es nuestra naturaleza, sin embargo por decisiones, por creencias instauradas, por acuerdos preestablecidos, nos enfrentamos a situaciones donde lo que menos podemos percibir son esos niveles anhelados de lo que decimos es parte de nuestra esencia.

Cada situación que se nos presenta es una oportunidad para cambiarnos, para transformar nuestra perspectiva, para mostrarnos algo de la vida o de nosotros mismos, que desconocíamos. Es por ello que resulta importante no agobiarnos ante los problemas y no sacarlos de proporción y mejor aún, si desde un inicio tratamos de ubicar en ellos la oportunidad de mejora o de crecimiento.

Si nos enfocamos en el dolor, sufriremos… Si nos enfocamos en la lección, evolucionaremos.

finales

Solo entendamos que la vida como la conocemos, desde que nacemos hasta que partimos es una escuela, con diferentes maestros y muchas proyecciones ilustrativas. No hay una sola manera de aprender, incluso muchos aseguran que los golpes y el sufrimiento son los mejores al momento de enseñarnos, no nos vayamos con esa idea, porque si bien es cierto que el dolor enseña rápido, también podemos aprender desde el amor, desde la consciencia, desde el estar presentes aquí y ahora y esto va más en línea con lo que somos.

Independientemente de cómo sea tu proceso de aprendizaje, solo recuerda que no debes preocuparte por llegar al punto en el que solo sigue el abismo… Más bien agradece, porque a partir de allí, todo comenzará a mejorar… Sabrás que tienes alas e intuitivamente, simplemente volarás.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.