Y llegará el momento en el que ambos digan: “valió la pena esperar…”

Las cifras del amor

Y llegará el momento en el que ambos digan: “valió la pena esperar…”

No resulta tan frecuente que el primer amor de nuestras vidas resulte el que nos acompañe a lo largo de ella. Por el contrario la mayoría requiere de unas cuantas experiencias, para finalmente encontrar lo que se adapta a lo que desea en su vida.

Podemos pasar por desilusiones, por relaciones que podemos clasificar como inadecuadas, podemos estar solos durante varios periodos de tiempo, pero cuando el amor verdadero nos sorprende, es como si se apareciera ante nuestros ojos la respuesta a: por qué no había funcionado anteriormente.

En algún momento en nuestras vidas amorosas, cuando sentimos que finalmente nos han resultado las cosas como las esperábamos, es como si las piezas de un rompecabezas finalmente encajaran. Y normalmente entendemos que sin algunas de nuestras experiencias del pasado, no hubiese sido posible hacer el cuadro completo.

amor hasta nunca

Es cierto que aprendemos mucho con las situaciones indeseadas en nuestras vidas y muchas veces preferiríamos no haberlas vivido, pero estaríamos, en caso de poder escoger, dejando una parte de nosotros atrás, perderíamos la lección e inevitablemente algo de los que somos ahora.

Es por ello que lo mejor que podemos hacer con cada una de las relaciones de nuestro pasado es sanarlas y honrarlas, agradeciendo su paso por nuestras vidas y la intención que tuvieron las personas involucradas de compartir un trozo del camino a nuestro lado, inclusive cuando sintamos que no lo hicieron de la mejor manera. Recordemos que todos, absolutamente todos, estamos acá evolucionando y todos hacemos lo mejor posible con los recursos y el conocimiento que tenemos.

Cada vez que algo no resulta como esperamos, si nos involucramos en una relación que nos atormenta o nos hace sufrir, tenemos la decisión de retirarnos, llevándonos lo bonito, lo útil, lo que nos sume y sin guardar rencores o levantar barreras, seguir adelante, conscientes que lo que tiene que ser será, solo tenemos que vibrar en sintonía con aquello que deseamos.

amar o enamorado

Y mientras estemos abiertos al amor, sin buscarlo, sin añorarlo, sino preparados para darlo, más pronto que tarde llegará esa persona que esté dispuesta a ofrecernos lo mismo que tenemos intenciones de dar y en ese momento, sencillamente sabremos que “valió la pena esperar”, valió la pena todo lo que no funcionó en el pasado, inclusive esas lágrimas que derramamos y ese corazón herido que evidencie una que otra cicatriz. Y justo en ese momento entenderemos que los puntos siempre se unen de adelante hacia atrás.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

This entry was posted in Amor and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.