El amor no necesita ser entendido, necesita ser demostrado

El amor no necesita ser entendido, necesita ser demostrado

El amor en uno para cada quien, por lo que hay muchísimas maneras de amar. Algunos tratan de descifrar el amor, intentan teorizarlo o darle una definición. Pero el amor no necesita ser definido, no necesita medirse y no necesita ser entendido, lo que sí necesita es ser demostrado.

Cada uno de nosotros tiene una manera a través de la cual demuestra su afecto. Pero muchos caemos en el error común de darlo por sentado, de asumir que con sentirlo basta y que esa persona a quien se lo dedicamos, debe de alguna manera asumirlo, sin dudar, solo aceptar que existe. Por más intenso que sea el amor, si no se demuestra pierde validez, en especial para quien lo recibe, porque para fines prácticos no lo está haciendo.

Es cierto que cuando nos aman se siente, no hay dudas, pero esto ocurre justamente porque recibimos demostraciones de ese amor, porque sentimos el interés, el cuidado, la dedicación, el esmero que quien nos ama manifiesta.

Los detalles alimentan el corazón, las palabras dulces, las colaboraciones, los buenos deseos, esas caricias que nos llegan al alma o ese simple mensaje de “te extraño”, “buenas noches” o “avísame cuando llegues”, pueden ser las pequeñas cosas que nos hablen de amor, sin ni siquiera mencionarlo.

Debemos aprender a darle importancia a la congruencia entre lo que sentimos y lo que decimos y hacemos, mientras estas cosas estén en armonía nuestras palabras tendrán sentido, las promesas tendrán valor, potenciaremos nuestros sentimientos y nuestros actos no necesitarán ser subtitulados para hablar el lenguaje del amor.

A veces el amor otorga una confianza que no es favorable para las relaciones y como amamos y entendemos que ese sentimiento es recíproco, no nos esforzamos mucho por alimentar ese vínculo, sino que por el contrario postergamos, desatendemos e incluso dedicamos de nosotros lo que nos queda luego de una amplia repartición, donde van incluidos tiempo, tolerancia, detalles, energía, buenas maneras, palabras respetuosas y terminamos dando lo mejor de nosotros a otras personas, que no son necesariamente quienes se lo merecen.

No nos cuesta nada, no nos llenemos la boca de un amor que no demostramos, porque aun cuando el amor es una energía súper poderosa, le restaríamos prestaciones que tienen efectos maravillosos en quien lo recibe y definitivamente la ley del amor nos habla constantemente de que el amor que damos, lo recibiremos de vuelta. ¡Así que a amar y a demostrar ese amor!

Ilustraciones cortesía de: Pascal Campion

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.