A ti te elegiría una y mil veces…

A ti te elegiría una y mil veces…

Llegaste a mi vida sin buscarte, sin esperarte siquiera, para derrumbarme un sinfín de creencias que habitaban en mí, para hacerme olvidar las decepciones y para enseñarme que mi vida estaba muy bien sin ti, pero que contigo es maravillosa.

No tengo dudas de que las relaciones son complejas, de que ese engranaje perfecto cuesta esfuerzo, paciencia, cuesta ceder, cuesta aportar… Pero bien que vale la pena, contigo todo lo que he hecho, lo que he dado, no ha representado en lo absoluto un sacrificio, ni mucho he hecho algo en contra de mi voluntad.

Siento que la vida me ha premiado por poder compartir un trayecto de mi vida a tu lado… Evidentemente no tengo posibilidades de ver el futuro, no sé si estaremos o no juntos, no sé si sentiremos lo mismo que ahora. Pero si me preguntas, lo que deseo es justamente permanecer a tu lado, seguir creciendo contigo, vernos tomados de las manos, acariciándonos y creando el amor que queremos y nos gusta disfrutar.

Construyendo desde el amor

Muchas veces cuando estamos vinculados a alguien dejamos que nuestro orgullo prevalezca, que el deber ser sobresalga, nos pausamos esperando a ver las reacciones del otro, apostamos a generar interés a través de ignorar al otro, peleamos por tener la razón, actuamos de manera egoísta… En fin, no construimos desde el amor.

A veces perdemos de vista de que esa relación es parte de nosotros, que no es una competencia, ni se trata de obtener beneficios, ni de proyectar algo diferente a lo que somos. Si pensamos nuestra relación como ese hogar a donde queremos volver una y otra vez, no escatimaremos en esfuerzos, ni en recursos, invertiremos lo mejor de nosotros para hacerlo cada vez más sólido, bonito y sobre todo que sea nuestro lugar preferido, aquel que extrañamos si nos alejamos y disfrutamos cuando estamos allí.

Desde el amor quiero seguir construyendo mi vida a tu lado y sí, no puedo garantizar que siga sintiendo de la misma manera, si en un tiempo quiera seguir estando a tu lado. Lo que sí puedo asegurarte es que mi vida tiene otro sentido desde que tú estás en ella, que la mayoría de mis sonrisas las asocio contigo, que el tiempo que paso a tu lado, se ha convertido en mi tiempo preferido.

No somos perfectos, pero no me preocupa no ser algo que no existe. Mientras nuestra relación funcione para los dos, ella será perfecta y por mi parte estoy en la plena disposición de dar cada día lo mejor de mí para seguir haciendo esto que me encanta, construir una vida a tu lado. Para mí es un placer enamorarme cada día… y sí, sin dudarlo elijo hacerlo de ti una y otra vez.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.