En este momento de mi vida no trato de impresionar a nadie… Simplemente soy

En este momento de mi vida no trato de impresionar a nadie… Simplemente soy

Puede ser que haya tomado mucho tiempo el darme cuenta de que la opinión más importante en relación a mi vida es exclusivamente la mía, que los demás aun cuando puedan quererme, apreciarme y desear lo mejor para mí, solo ven mi vida desde su punto de vista y opinan desde lo que ellos consideran que está bien… Esto en el caso de los que me quieren bien…

Luego están aquellas personas que solo esperan que dé un paso para juzgarme y criticarme, no tienen consideraciones para entrar a mi vida y perjudicarme, porque se creen con derecho a… Y para ser sincera algo de mí siempre pretendió no darles argumentos a estas personas, pero luego entendí que no dependía de lo que yo hiciera, que sus actitudes solo estaban determinadas por lo que esas personas eran, no por lo que yo hacía… Siempre encontrarían el motivo, la mancha en mi vida que según ellos podrían usar para volcar sobre mí lo que solo habita en su interior.

A veces la sensibilidad hace que la actitud de los demás marque tu vida, quizás pases por ataques de rebeldía y hagas todo con la intención de dar de que hablar, para descubrir que por allí tampoco está la salida, para sentir que de una manera u otra esa gente que dices que no te importa lo que opina de ti ha actuado con gran influencia en tus decisiones.

Y es solo en el momento en el cual abres los ojos y te das cuenta de que no importa si hablan o no de ti, si las demás personas están de acuerdo o no con lo que haces o dejas de hacer… Lo realmente importante es que tú te sientas conforme, tranquilo y a gusto con tus acciones, que inclusive cuando te equivoques, sin maltratarte puedas rescatar la lección, puedas enmendar tus errores cuando sea posible y puedas seguir adelante con la cabeza en alto.

No vine al mundo, como tampoco lo hizo ninguna otra persona, a satisfacer a los demás, ni a dar de qué hablar. Si alguien considera que mi vida es parte de su entretenimiento, solo pido que solo sea una parte pequeña y que no dedique gran parte de su vida a juzgar la de los demás… Y aunque no es mi problema, hoy en día siento compasión por esas maneras de ser que siempre encuentran argumentos a través de los cuales puedan destruir a los demás.

Hoy no trato de impresionar a nadie, no trato de comportarme como los demás esperan, hoy me acepto como soy y desde ese punto de plenitud decido vivir mi vida con las experiencias que quiero y de la mejor manera que considere que puedo hacerlo. No me comparo con nadie, solo trato cada día de ser la mejor versión posible de mí misma y con eso ya sé que estoy dando lo mejor de mí misma. Los que me quieren lo hacen por lo que realmente soy y los que no, seguramente lo seguirán haciendo aun cuando me convirtiese en lo que ellos quisieran.

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *