Tú mereces el amor que siempre intentas darle a los demás

Tú mereces el amor que siempre intentas darle a los demás

Esto debe ser sin duda algo para reflexionar y para evaluar lo que damos a nuestros afectos, porque de ello dependerá lo que recibamos y no necesariamente a cambio de la misma persona.

La vida es un boomerang, todo lo que entregamos lo recibimos de vuelta tarde o temprano y cuando entendemos que lo que lo hacemos a otro nos lo hacemos a nosotros mismos, primero porque todos somos uno y segundo porque no hay nada que demos que no veamos devuelta en nuestras vidas, tendremos más cuidado con lo que damos a los demás.

regalar-ausencia-1

Las personas que quieren por conveniencia, los egoístas, los que solo intentan satisfaces su necesidades, que quieren no pensando en la felicidad del otro, sino en los beneficios que obtienen a través de la alimentación afectiva, merecen y reciben amores transaccionales, a conveniencia de las partes. Por lo general cuando alguien realmente alguien logra tocar sus fibras, y apartan un poco su egoísmo, su egocentrismo y se disponen a amar de una manera menos interesada, terminan recibiendo lo que se han acostumbrado a entregar.

Por eso cuando pretendamos y aspiremos un tipo de amor, cuando nos imaginemos el tipo de persona que queremos a nuestro lado, debemos siempre observarnos, debemos revisar qué estamos dispuestos a ofrecer, en qué basamos nuestro amor y qué tanta importancia tiene la otra persona en nuestra lista de prioridades.

mujer-oliendo-flor

Debemos ser exactamente eso que pretendemos en el amor, cuando nos dejamos de preocupar por encontrar a la persona ideal, sino que nos trazamos como meta ser esa persona ideal para alguien más, ya resulta innecesario buscar a alguien que llene las expectativas, simplemente terminaremos atrayendo a nuestras vidas a esa persona especial que encaja  con el perfil de quien merece nuestra manera de amar.

Es fácil juzgar la forma de amar de los demás, es sencillo criticar a nuestra pareja o a alguna otra persona que osa jugar al amor, pero tomar un espejo y ver qué damos, cómo contribuimos a la felicidad del otro, qué tanto cuidamos y alimentamos nuestras relaciones, no resulta tan sencillo.

Amarse

Cuando logramos sincerarnos, especialmente con nosotros mismos, nos damos cuenta de que todos tenemos una manera de amar y que la nuestra puede tener fallas, puede no satisfacer las demandas de la otra parte y podemos tomar medidas al respecto, pero una de principales, debe ser, saber el tipo de amor que merecemos.

Da lo mejor de ti, ama, quiere, consiente, no seas mezquino nunca con lo que entregas a tus afectos, porque en presente o futuro ese amor volverá a ti multiplicado.

Lo que das te lo das y lo que no das te lo quitas“ Alejandro Jodorowsky

Por: Sara Espejo – Mujer.Gurú

This entry was posted in Amor and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.