Mientras más siento, menos digo, pero más demuestro

Mientras más siento, menos digo, pero más demuestro

Con el tiempo he aprendido que las palabras son importantes, que cuando expresan sentimientos se convierten en algo vivo, que acaricia, que nutre, que cala, pero que también puede lastimar, alejar e incluso cuando se menciona a terceros, envidia hasta envidia puede despertar.

Ciertamente es importante darle a las palabras un buen uso, construir a través de ellas… Pero sin duda el sentir como tal el saber, el entenderme a través de lo que siento, el reconocerme en cada latido, en mis ganas de entregarme, en mi propósito de ser mejor cada día, en mi querer estar al cien en cada encuentro, en cada vivencia, es sin duda lo que hoy en día valoro más, porque eso es justamente la demostración de mi amor, no solo hacia esa persona especial, sino hacia mí, como ser deseoso de amar, de ser amado, de entender la vida más allá de lo que dicen las palabras y lo que ven los ojos.

amoreterno-1024x560

El demostrar el amor no viene por la necesidad de que el otro sepa lo que sentimos, solo es la canalización de esa energía que lo mueve todo, realmente cuando una persona ama a otra, la demostración es constante, permanente, en cada gesto, en cada sonrisa, en cada cuidado, en cada elección… El amor se respira, se transmite en la mirada y se transpira en la piel.

No me interesan las personas que endulzan mis oídos si sus acciones no son coherentes, no me interesa ofrecer ni que me ofrezcan cosas que no podemos asegurar que puedan ser viables en un futuro. Tampoco pienso que las palabras se las lleva el viento, no, pienso que ellas tienen valor, de hecho las considero decretos al universo, considero que debemos ser responsables de ellas, pero en lo particular, cada vez más tengo más ganas de demostrar que de decir.

pareja-bailando

Quizás esto corresponde a ver escuchado tantos “para siempre”, que siempre terminan e inclusive “hasta nunca” que difícilmente se cumplen. Aun cuando las palabras sean coherentes con lo que se siente en un momento determinado, los constantes cambios pueden hacer que lo dicho hoy, carezca de sentido mañana.

El amor es diferente para cada quien, para mí es el alimento con el cual nutro mi alma, pero a través de palabras, siempre queda con hambre, con ganas, con ausencias, por eso le doy tanto valor a demostrar, a hacerme sentir y a sentirme yo en ese proceso de entrega, donde me conecto en el momento presente, con esa persona que considero especial, que se roba más que mi verbo, que se roba mis pensamientos, los espacios en mi corazón, los espacios en mi cuerpo y a quien sin duda pienso en darle siempre de mí lo mejor.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

This entry was posted in Amor and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.