Mientras más crees conocer a alguien, más te duele la decepción

Mientras más crees conocer a alguien, más te duele la decepción

Ciertamente la decepción siempre la recibimos de quien menos lo deseamos, de esas personas en las cuales hemos depositado nuestra confianza, nuestros sentimientos, nuestras expectativas y el dolor ante la decepción será siempre directamente proporcional a las cosas positivas que hayamos colocado a favor de esa persona.

Todos estamos expuestos a desilusionarnos, más cuando pretendemos que los demás actuarán de la misma manera que nosotros ante determinadas circunstancias. No podemos afirmar que afortunadamente esto no aplica en ningún caso, porque la vida sería bastante particular si todos actuáramos de la misma forma, lo que sí podemos es rescatar el hecho de que todos somos diferentes, todos actuamos de la manera que nos parece adecuada, pocas veces procurando hacerle daño a cualquier otra persona, sin embargo, algunas veces por egoístas, o por calcular mal los resultados o sencillamente no preverlos, terminamos haciéndole daño a personas que nos quieren.

recuerdos mujer

Está claro que existe un sistema general de discernimiento, que nos permite a todos distinguir qué está bien y qué está mal, sin embargo, eso no deja ser una apreciación particular con resultados diferentes para distintas personas.

La mayoría de nuestras decepciones ocurren por lo que  esperamos de alguien, por recibir algo que jamás pensamos recibir (hablando de cosas que nos lastiman, no de sorpresas agradables que alimentan nuestro ser). Luego, es mucho mejor no esperar nada de nadie y sorprendernos gratamente ante todo hecho que nos genere felicidad, evitándonos el trago amargo de juzgar el comportamiento de alguien más por lo que nosotros estábamos esperando.

blue-lady-profile-white-rose

Esto no quiere decir que aunque no esperemos algo específico de alguien, no sentiremos dolor si hacen algo que nos lastime, porque la ausencia de expectativa no garantiza la ausencia de la decepción. Solo nos invita a vivir más en el momento presente, a no generar en nuestra mente una ruta preestablecida por donde debe ir cada quien, porque estaremos en riesgo de decepcionarnos con frecuencia y muchas veces sin motivos porque alguien tiene una ruta particular que no coincide con la que hemos trazado.

Si ocurre algo que nos duele, si las acciones de alguien nos han lastimado, tenemos opciones siempre, podemos perdonar o continuar, o tomar rumbos diferentes, podemos trabajar juntos para solventar la situación o concluir con una relación. Pero no permitamos que rígidas expectativas nos generen sufrimientos innecesarios. Permitamos que el amor nos sorprenda con sus nuevas formas, con sus nuevos matices y colores.

Pareja-navegando-en-una-barca

Ciertamente mientras más conocemos a alguien, mientras más confiamos en alguien, mientras más amamos a alguien, irónicamente más posibilidades tenemos de decepcionarnos, porque del resto nos importa bastante menos su comportamiento o sus acciones. Pero procuremos antes de aferrarnos a un dolor, evaluar de forma objetiva, ser empáticos y hacer un balance justo, de esta forma nos sentiremos tranquilos con cualquier decisión que tomemos luego de una decepción.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

This entry was posted in Amor and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.