Todo queda lejos, cuando no se quiere ir

Todo queda lejos, cuando no se quiere ir

Cualquiera de nosotros podría recordar en este momento qué tan complicado fue alcanzar cualquier cosa que no estuviese dentro de nuestras prioridades, llegar a ese punto que se nos hacía cada vez más y más distante  y haber querido (si es que no lo hicimos), tomar un rumbo que nos llevara a  un lugar totalmente diferente.

Si somos honestos con nosotros mismos, seguramente no se nos hará complicado reconocer que esos caminos interminables, correspondían justamente a las rutas que nos llevaban a donde no queríamos ir. Porque de algo podemos estar seguros, cuando sabemos a dónde queremos llegar, podemos pasar mil obstáculos, pero siempre tendremos nuestras energías enfocadas en ese punto.

Niña-navegando-por-el-mar-con-corazones

Somos capitanes de nuestro barco y tomamos cada una de las decisiones en nuestras vidas, no debemos actuar bajo presión, para cumplir expectativas, ni mucho menos para hacer feliz a otra persona con el costo de nuestra felicidad. La mayoría de las veces que nos vemos encaminados hacia donde no queremos llegar, hay una influencia externa que debemos ser capaces de detectar y neutralizar. Porque a fin de cuentas, no hemos venido a vivir la vida que alguien más decida, inclusive si los planes que sugieren parecen ser más beneficiosos para nosotros que los nuestros, debemos ser capaces de velar por lo que queremos, porque nadie más lo hará por nosotros.

Si tú no trabajas por tus sueños alguien te contratará para que trabajes por los suyos. Steve Jobs

Esto aplica a cualquier ámbito, podemos terminar siendo solo parte del sueño de cualquier persona, si no tenemos claros los nuestros, o peor, los dejamos de lado. Estas personas no necesariamente serán unos explotadores o aprovechadores, serán inclusive las personas que más nos quieren, que desean lo mejor para nosotros y que para ellos, influenciar nuestro camino es una de las mejores cosas que podrían hacer por nosotros.

286db195e2f9b04d6e5e7e5f1b8a958f

Así que siempre está atento, trata de descubrir tu propósito, lo que te hace vibrar, lo que te hace feliz con tan solo pensarlo, en esa dirección está el camino que debes recorrer, ése será tu norte. Si tienes dudas, si no quieres ir, te aseguro que no será una buena inversión de tiempo el recorrer ese camino. Respeta tus deseos y aprende a escucharte.

Por otra parte, así como esperas que tus pasos sean respetados, por el camino que decidas tomar, tómate el trabajo de respetar los caminos de otros, aun cuando sientas que son los equivocados, aunque puedas ofrecer atajos, aunque te imagines ya al final junto a esa persona, entiende que si no hay voluntad, si no hay preferencia, si no hay agrado, o si no hay tiempo para transitar lo que a nosotros nos gustaría, debemos aceptar las decisiones de cada quien, porque al final lo ideal es que todos estemos, donde queramos estar.

work.5135794.1.flat,550x550,075,f.in-the-pursuit-of-happiness_large

Imágenes cortesía: Amanda Cass

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.