Cuando eres capaz de decirle adiós a la persona que más amas, eres capaz de soportarlo todo

Cuando eres capaz de decirle adiós a la persona que más amas, eres capaz de soportarlo todo

Solo quien ha tenido que pasar por el proceso de despedir a quien más ama, podrá validar esta información. Pueden ser muchos los motivos que nos llevan a tomar la decisión, podemos sencillamente estar acatando algo con lo que no estamos de acuerdo, pero el resultado es similar se está abriendo en nosotros un agujero por donde sentimos que se nos va la vida misma.

Normalmente cuando amamos a alguien solemos pensar que estaremos con esa persona a lo largo del tiempo, que nunca habrá un final, que siempre se encontrarán las alternativas para solucionar cualquier cosa que demande hacerle frente. Pero la realidad nos muestra que el amor no lo puede todo, que si no existen otras cosas necesarias, el final asomará su cabeza, nos saludará desde la distancia, hasta que finalmente se acercará hasta que le prestemos su debida atención, dejándonos sin muchas opciones, solo mostrándonos el camino de salida.

pies descalzos

Decir adiós cuando aún amamos se convierte en una tortura, porque un corazón que ama, puede fácilmente desvirtuar la realidad, y aun cuando existan muchos motivos para querer estar y trabajar por una relación, el corazón los magnifica y sobre todo idealiza, no nos permite ver la realidad, sino que solo vemos lo que él quiere ver… Esto para algunos procesos resulta todo un beneficio, sin embargo en estos casos en donde hay una separación presente, resulta contraproducente, porque nos deja muy vulnerables ante el dolor.

Lo bueno es que cuando logramos separarnos de esa persona que amamos, nos convertimos en algo así como seres blindados a nivel emocional, nada es capaz de generarnos tanto dolor, aun cuando nos enamoremos a posterior, tendremos un sistema de protección que nos aislará de pasar por lo mismo nuevamente, las cosas que antes le dábamos mayor importancia y que pudieron haber ocupado posiciones de menor atención, ahora las tratamos con mayor objetividad, sin darles papel protagónico. Nos hacemos inmunes al dolor y nuestras prioridades se establecen a nuestra conveniencia.

mujer reflejo

Evidentemente cada experiencia de nuestra vida está creada para que nosotros podamos sacar de ella el mayor provecho, tomando la lección, haciéndonos más fuertes, conociendo nuestras herramientas, aprendiendo a valorar y a trabajar a nivel interno, para sembrar lo que queremos cosechar y para aceptar que hasta lo que creemos más nuestro, no nos pertenece. Todo cambia y todo pasa, y si una experiencia nos sirvió para algo, aun cuando nos haya generado dolor, de igual manera agradezcamos el tránsito por ella.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

This entry was posted in Amor and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.