Sólo las personas inseguras tratan de derrumbar nuestros sueños

Sólo las personas inseguras tratan de derrumbar nuestros sueños

Todos tenemos sueños, expectativas de vida, metas trazadas y a su vez todos tenemos a nuestro alrededor personas, sí personas, que pueden influir tanto en nuestras vidas como se lo permitamos.

Algunas de estas personas serán indiferentes ante lo que nosotros queramos alcanzar, otras nos animarán, nos impulsarán y si está a su alcance nos ayudarán a acercarnos a donde deseamos estar, bien sea alentándonos, creyendo en nosotros, facilitándonos herramientas o recursos o sencillamente enviándonos buenos deseos u orando por nuestro éxito.

4dba466391511b78b5d9341c194502bc

Adicionalmente podemos encontrarnos rodeados por personas que nos tratarán de limitar, que nos tratarán de convencer que nuestros sueños son irrealizables y si es posible se dispondrán a cortarnos nuestras alas.

Para este tipo de personas hay varias justificaciones:

  • Son personas que no confían en ellas mismas y no les resulta concebible que alguien crea en sí mismo y apueste por sus sueños.
  • Nos quieren ver bien, pero no mejor que ellos, esto es más común de lo que se cree, muchas personas se cargan de buenas intenciones y de buenos deseos y como si fuesen una tasa de medida todo lo positivo que nos puedan aportar les llega a un nivel, que se encuentra un tanto por debajo de lo que ellos consideran es su nivel de bienestar. Cualquier cosa que sobrepase este límite comenzará a pesarles e incomodarles, llevándolos inclusive a tomar acciones perjudiciales hacia nosotros.
  • Son personas cobardes, para quienes el principal tomador de decisiones en su vida se llama “miedo”, no son capaces de arriesgar su seguridad, aunque ésta le incomode e irónicamente no sea muy segura que digamos, su zona de confort es placentera y la apuesta de la vida, jamás será una opción en sus vidas.

trompeta-chica

Sea cual sea el argumento detrás del saboteador de sueños que podamos tener cerca, lo mejor que podemos hacer es tomar cada palabra, cada acción, como leña para avivar las ganas de alcanzar lo que deseamos, para darnos fuerzas para lograr nuestros objetivos. No nos dejemos contagiar con la energía negativa, no permitamos que nadie nos diga que nuestros sueños son muy grandes o que debemos ser conservadores con nuestras aspiraciones.

Cuando te digan: “Tú no puedes”, respóndeles: “Mira como lo hago”

Si nosotros nos creemos capaces, si sabemos cuál es nuestro norte y nos dedicamos a llegar a ese punto, no habrá nada que nos detenga. La vida le sonríe a quien valientemente le reta, ella puede hacerse la injusta y la dura de vez en cuando, pero cuando aprendemos a conocerla, nos damos cuenta de que siempre quiere ofrecernos lo mejor y que si no logramos conectar con esa energía, es solo por limitaciones que anidamos y alimentamos en nuestra mente.

Dimitra-Milan_5_sanatlibiblog-1

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.