Siembra en tus hijos amor por su padre o madre, incluso cuando tú no lo sientas

Siembra en tus hijos amor por su padre o madre, incluso cuando tú no lo sientas

Muchas parejas, especialmente al separarse, comenten el grave error de intentar colocar en contra del otro, a los hijos productos de esa relación, sin considerar los graves daños que se generan en ellos.

Es normal querer buscar aliados, que tengan afinidad con nosotros y nos puedan entender y apoyar en un proceso de separación, pero no se puede escoger a los hijos para querer colocarlos de nuestro lado, esto es una agresión en su contra, más allá de ser una agresión en contra de la pareja.

divorcio

Bajo ningún concepto, ni siquiera asumiendo que porque están pequeños no entienden o porque están grandes entenderán, se puede someter a un hijo a escuchar como uno de sus progenitores habla mal del otro, así sea a una tercera persona. Ellos no deben ser testigos de discusiones entre los padres, ni escuchar testimonios de alguna de las partes que corrompa la imagen que tienen de sus padres.

Los niños y adolescentes tienen herramientas limitadas en cuanto al manejo de emociones, las entradas de información deben ser filtradas, para no generar en ellos creencias que afecten la percepción de sus pilares fundamentales. Para un niño, lo más preciado son sus padres y nadie tiene el derecho, ni siquiera alguno de ellos, de interferir negativamente sobre esa proyección.

9621-kisah-keluarga-yang-gagal

La ira, el querer lastimar a la pareja a través del castigo proveniente de los hijos, la necesidad de venganza, el dolor, la sensación de proteger a un hijo alejándolo emocionalmente de uno de sus padres, pueden ser argumentos o herramientas para justificar las acciones de descrédito hacia el otro progenitor.

Sin embargo, el mayor daño lo recibe ese hijo que se coloca en una posición en donde se ve forzado a escoger, a debatirse entre dos de sus grandes amores, en donde se sentirá culpable y desleal hacia una o ambas partes. Las personas en las que él debería confiar, con las que debería estar protegido y que lo aman más en el mundo, le generan un daño que le costará mucho reparar.

En casos de abusos infantiles, maltratos físicos y psicológicos por parte de alguno de los padres, se recomienda ir de la mano con un terapista especializado, para intentar resarcir el daño generado en el niño o adolescente, evitando generarle una herida más profunda.

divorzionavidad-divorcio-6

En el resto de los casos, se debe aclarar al niño que la distancia entre sus padres no va asociada a la distancia de cada uno de ellos con él, que el amor de sus padres es incondicional y ambos, aunque estén separados, siempre tendrán la manera de cobijarlo, de amarlo y de dedicarle el tiempo necesario, estableciendo acuerdos en donde no se perjudique al niño ni sus vínculos fundamentales.

Se debe cuidar la imagen de sus padres ante el niño, ya a posterior él crecerá y lo que tenga que ver, lo verá, tendrá un criterio propio y a partir de allí aceptará o juzgará a sus padres, pero no caigamos en el juego malsano de sembrar odio, decepción, desamor en un niño para ganar ventaja en una separación.

Un hijo no puede ser visto como uno de los bienes que se disputan, ese hijo si ha tenido que atravesar el proceso de separación de sus padres ya tiene suficiente contenido con el que tendrá que lidiar, tendrá heridas que sanar y traumas que superar. Está en cada una de las partes no colaborar con el alivio de ese dolor y por lo menos alimentar de manera positiva la imagen que el niño pueda tener de su otro progenitor, inclusive cuando se piense que es poco merecido.

Respetemos a los pequeños y tratemos de protegerlos de las decisiones que tomemos como adultos, los padres siempre serán los padres y lo mínimo que merece el niño es que resguardemos la imagen de sus primeros héroes de infancia. Recordemos que el hablar mal de otro, en especial de la persona con la que tuvimos un hijo, no solo habla mal de ella, sino de nosotros mismos y peor cuando se hace con o delante de la persona menos adecuada, su hijo.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.