No te obligues a quedarte donde sabes que no perteneces

No te obligues a quedarte donde sabes que no perteneces

De alguna manera, todos sabemos cuándo estamos en un sitio al cual no pertenecemos, no es necesario limitarnos a un sitio físico, puede ser un estado emocional, una relación, un rol o cualquier circunstancia en la cual, sencillamente no encajamos.

Los motivos para no actuar y movernos de allí pueden ser muy diversos, pero el que normalmente dice presente es el miedo, en muchas presentaciones, miedo a lo que nos vendrá luego, miedo a no conseguir algo mejor, miedo a arrepentirnos luego, miedo a que eso que sentimos no pertenecer mejore luego de alejarnos… Y cuando venimos a ver, estamos allí, estancados, sin avanzar, lamentándonos de vivir algo que no deseamos, pero sin tomar acciones al respecto.

Algunas veces no nos será posible alejarnos, pero sí podremos cambiar nuestra forma de apreciar nuestra realidad, tratando de ver las cosas positivas, ignorando lo que no nos conviene y estableciendo un plan que nos permita finalmente liberarnos de esa situación.

flores

Saber medirnos, conocernos, reconocer qué queremos y dónde queremos estar nos ayuda a evaluar si lo que estamos viviendo hoy es coherente con lo que queremos que sea nuestra vida.

Nuestra alma siempre nos da señales, nos impulsa a tomar caminos, pero a través de nuestra mente temerosa, la hacemos callar, la hacemos desviarse y distraerse, mientras que nuestro recurso más valioso, llamado tiempo, se nos va.

Todos venimos acá a encontrar la felicidad, más allá de los acontecimientos, pero debemos colaborar con nuestro bienestar, el amor debe iniciar por nosotros mismos y éste incluye no someternos a situaciones que nos hagan sentir menos, que nos borren la sonrisa, que nos quiten las ganas o apaguen nuestra luz.

estrella-1

Si tu estancia en la tierra es tan corta, debería ser por lo menos agradable. En pocas palabras, se trata de tu vida; haz con ella lo que tú quieres. Wayne Dyer

Tenemos la facultad de poder brillar, lo cual se hace más notorio cuando estamos en medio de la oscuridad y es en estos momentos que necesitamos ser fuertes, ser valientes, arriesgarnos  y apostar por la vida que queremos. Nadie puede obligarnos a permanecer donde no encajamos y mucho menos nosotros mismos podemos ponernos dentro de esa jaula.

1b95128117476e6214410e5d1b2f91db (1)

Las limitaciones y las barreras entre el punto donde estamos y hacia donde queremos llegar, se superan con convicción, con confianza en nosotros mismos, eliminando los obstáculos que generalmente solo se ubican en la mente. Una vez liberados de los obstáculos imaginarios, los reales se vuelven más sencillos de atravesar. Recordemos que las peores cosas que nos ocurren, solo pasan en nuestra mente.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.