No hay distancia más larga, que la falta de interés

despedida de pareja

No hay distancia más larga, que la falta de interés

Muchas barreras pueden existir entre dos personas, inclusive entre una persona y un escenario o situación particular, sin embargo pocas marcarán tanta distancia como la falta de interés.

El interés va ligado a la prioridad que algo o alguien ocupa para una persona. Muchas veces es fácil engañarnos a nosotros mismos y poner un sinfín de excusas para justificar la falta de presencia en nuestras vidas de esa persona especial. Pero basta con ser un poco empáticos, para dejar de defender lo indefendible y sencillamente aceptar que para esa persona no tenemos la importancia que nos gustaría.

niña-cogiendo-un-corazón-colgado-de-un-arbol

Esto puede ser doloroso, pero entenderlo y aceptarlo, nos abre un abanico de posibilidades sobre las cuales podemos tener el control. No todo el tiempo las cosas resultarán como esperamos o como deseamos, pero siempre podremos rescatar de cualquier escenario lo mejor, comenzando por la clásica lección de amarnos a nosotros mismos y querer formar parte de la vida de quien esté dispuesto a correspondernos.

Podemos abrir lapsos de tiempo prudenciales, podemos apostar por ganarnos el interés de alguien, pero si las respuestas no son las que esperamos, es prudente y contribuye a la conservación de nuestra integridad, el no forzar las cosas y no desviarnos por el camino de la humillación, que solo nos dejará la experiencia de ver caer nuestra dignidad con cada paso que damos en la dirección equivocada.

homme-a-velo-500x390

A veces es necesario tocar fondo, para darnos cuenta de que hemos dado demasiado, de que llegamos muy lejos, de que no seremos correspondido, pero es responsabilidad de cada quien tomar los pedazos rotos y rearmarnos con toda la paciencia y el amor que nos merecemos, que no necesitamos buscarlo en alguien más, sino que debemos comenzar a dárnoslo nosotros mismos.

Cuando nos amamos suficiente, establecemos parámetros y fronteras bien definidas que nos permiten identificar con relativa facilidad hasta donde estamos dispuestos a llegar por aquello que nos interesa y qué estamos colocando en riesgo y por lo general, la dignidad no está incluida dentro de los paquetes negociables.

mujer45

La vida es un azar, a pesar de que no sabemos cómo a ciencia cierta está conducida nuestra vida, es conveniente creer que somos los creadores de nuestro destino y con ello que somos responsables de permitir la entrada o limitar el acceso de personas y situaciones en nuestras vidas. Algunas veces el control será más evidente que en otros casos, pero debemos ser conscientes de que siempre está allí y si hay algo que en definitiva sentimos que no podemos cambiar, siempre podremos cambiar nuestra manera de apreciar las cosas, con lo cual ya generaremos los cambios que probablemente necesitemos.

La falta de interés se nota más fácilmente desde un palco, como espectadores, pero cuando nos hacemos conscientes de la situación, no hace falta ni mirar, ni que alguien nos lo diga, solo sentiremos que nos merecemos algo mejor en nuestras vidas.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *