Protégete de quienes viven su vida en “modo lamento”

Screen-Shot-2016-01-19-at-10.09.17-PM

Protégete de quienes viven su vida en “modo lamento”

Muchos de nosotros podremos con facilidad distinguir a alguien de nuestro entorno que lleva consigo una nube negra particular, para quienes piensan que la vida nunca les sonríe y se aferran de manera obsesiva a todo lo negativo que pueda estar presente, real o imaginariamente, en su experiencia vital.

Estas personas se caracterizan por detectar cualquier factor que pueda hacer sus vidas más complicadas o desdichadas, por lo general no asumen responsabilidades, sino que por el contrario su entorno es lo que marca las pautas de su “destino”.

Estar cerca de una persona con un alto grado negatividad, puede resultar por demás desgastante, podemos sentir que nuestras energías se merman tratando de hacerle ver la vida a colores a esta persona, que siempre encontrará un problema a cada solución.

20141002161507.jpg_article

Las alternativas que ofrecemos para evitar los efectos de las personas negativas están pensados en un marco de respeto, de compasión, empatía y sobre todo de autoprotección:

Evita sintonizar: No caigas en la tentación de ver la vida a través del cristal de la desesperanza, de la tristeza, de la apatía o cualquier otra emoción que te haga carga, mantén siempre una actitud positiva, aunque resultes discordante con tu entorno.

Procura no dar mayores detalles de tu vida: No importa el grado de confianza que tengamos con personas negativas, no pongamos nuestros planes, nuestras ideas, nuestra visión en el tapete para que otros intenten opacarlas e intenten desanimarnos o darnos cualquier cantidad de argumentos que nos puedan hacer dudar o desistir de lo que queremos.

mujer en silencio

Aprende a ignorar: No hablamos de ignorar desde el desprecio a la opinión de otro, hablamos de aplicar nuestra inteligencia emocional y practicar el filtro de lo que permitimos que nos afecte, de lo que aceptamos procesar y darle cabida en nuestra mente.

Sé fuente de luz en la oscuridad: En lugar de contagiarnos con la negatividad, procuremos contagiar nosotros con entusiasmo, con sonrisas, con pasión, llamemos la atención de la persona negativa hacia todas las maravillas que están a su alrededor, procurando agotar sus peros y excusas.

Aléjate: Muchas veces las alternativas planteadas no son suficientes para que evitar los efectos de una persona negativa, por lo cual por preservación de nuestra salud mental, podemos optar por medidas más radicales, como alejarnos, marcar distancia y evitar encuentros. De no ser posible una distancia física, una barrera mental será un recurso utilizable.

mujer-soplando flor

Somos responsables de lo que permitimos en nuestras vidas, de lo que nos contagiamos, de lo que recibimos de los demás y de lo que damos, acostumbrémonos a darle entrada a lo que nos nutra y nos sume y no a aquello que nos robe energías.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *