Al final, es mentira que tengamos que arrepentirnos por lo que dejamos pasar

Al final, es mentira que tengamos que arrepentirnos por lo que dejamos pasar

A lo largo de nuestras vidas se nos presentarán muchísimas oportunidades, algunas de ellas las tomaremos y otras las dejaremos pasar, por diversos motivos y por naturaleza, al final veremos con nostalgia aquellas que pudiendo hacer de nuestras vidas algo diferente decidimos no tomar.

No podremos asegurar si ese “diferente” se podría traducir en mejor, pero la simple intriga de no haber dado un paso en el momento que pudimos, nos puede hacer sentir una gran frustración o tristeza por los potenciales resultados.

silencio mujer con mariposa

Por eso en nuestro día a día debemos dejar los miedos a un lado, callar nuestra mente y escuchar esa voz que de manera sublime nos invita a caminar por una ruta determinada. Los miedos son nuestros peores enemigos, cuando logramos restarle poder y asumir nuestra vida de una forma con mayor valentía, el riesgo a quedarnos con las ganas, a no ir por el camino que más rápido nos ubica donde debemos estar, disminuye de manera considerable.

Para tranquilidad de todos, existe una ley espiritual india que nos alivia la carga o el remordimiento que podríamos sentir por haber dejado pasar una oportunidad, ella nos dice que: “lo que sucede es la única cosa que podía hacer sucedido”, lo cual, sin ser destinista, nos invita a reflexionar en el hecho de que siempre tendremos millones de posibilidades, pero nuestra decisión estará determinada por nuestro nivel de preparación, nuestra experiencia, nuestra conexión con nosotros mismos al momento de decidir.

hombre-pensando

Así que no tiene mucho sentido arrepentirnos por las cosas que vivimos y menos por las que dejamos de vivir, vivimos exactamente lo que teníamos que vivir para aprender, crecer y hacernos al final lo que somos, inclusive cuando a través de nuestro ego lo veamos insuficiente. Todo en nuestra vida es perfecto tal y como es, cuando aprendemos a aceptar, a fluir y ver con los ojos del alma, sencillamente podemos agradecer por cada una de las experiencias, inclusive agradecer por aquellas oportunidades que en su momento dejamos pasar.

Tengamos de referencia la naturaleza, que contiene la sabiduría del universo en cada una de sus formas, ella no se resiste, ella fluye, ella acepta tácitamente y no conoce de arrepentimientos.

mujer-caminando

Tenemos una herramienta muy poderosa que es nuestra mente, que si aprendemos a usarla a nuestro favor, nos será muy sencillo alinearnos con la prosperidad de la vida, pero si le damos el control, ella nos manejará a su antojo, haciéndonos sentir inconformes con nuestras vidas, siempre pensando que hay algo mejor que no tenemos, incapacitándonos para apreciar y vivir lo que está al alcance de nuestras manos.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.