No tiene sentido estar con alguien en quien no confías

No tiene sentido estar con alguien en quien no confías

La confianza es uno de los pilares de cualquier relación, en las relaciones amorosas tienen un valor incalculable, nos otorga tranquilidad, paz y seguridad. Pocas cosas son tan importantes como sentirse cómodos en ausencia y en presencia.

Cuando la desconfianza reina, bien sea por motivos reales o imaginarios, la relación se torna tensa, cansa y desgasta ambas partes. Pretender controlar a la pareja, conocer cada uno de sus pasos, monitorear con quién, dónde, cuándo y porqué hace algo la pareja consume una gran cantidad de energía.

mujer con rostro oculto

La realidad es que nadie nos obliga a estar con otra persona, así como la otra persona no tiene por qué estar presionada para estar con nosotros. Cada quien está con quien quiere estar e invertirá su tiempo en lo que considere de interés.

Debemos aprender a amar desde la libertad, sin tener que extender promesas  a largo plazo. ¿Cuántas parejas no se han jurado amor eterno y la han roto más temprano que tarde? El amor debe durar lo que dure y disfrutarse a cada instante.

Si debemos exigir fotos, ubicación satelital o alguna prueba del paradero de nuestra pareja, algo está mal en la relación. Estamos sintiendo inseguridad en el respeto que el otro puede tener a la relación, estamos menospreciando su capacidad de vincularse con el mundo sin que eso afecte el vínculo y nos estamos colocando en una posición que habla que no nos sentimos merecedores de una relación fiel, donde cada uno ha decidido estar por elección, no porque no tenga más opciones.

control

La confianza se fomenta, se trabaja y especialmente se cuida, porque una vez perdida, no habrá mucho que podamos hacer si deseamos continuar, o apostamos a ganar o nos retiramos, pero no podemos apostar con el pensamiento en mente de que vamos a perder.

Si sentimos que no podemos estar en paz mientras nuestra pareja no se encuentra al alcance de nuestro monitoreo, debemos revisar las causas y trabajar en nosotros a nivel interno, especialmente si sentimos que esa conducta corresponde a nuestras propias pautas, a nuestras creencias y experiencias.

Muchas veces cuando hemos estado expuestos a una traición, podemos volvernos susceptibles y desconfiados, pero debemos aprender a desligar las experiencias y seguir adelante con la seguridad de que las relaciones son diferentes, que no todas las personas son iguales y especialmente que podemos estar con alguien que nos valore y nos respete lo suficiente como para no querer perdernos.

mujer con cuernos

Si nuestra pareja ha generado la desconfianza, analicemos los escenarios y procuremos sanar las heridas para que no repercuta en el presente y futuro de la relación, confiemos en las intenciones y si queremos construir hagámoslo desde la confianza. Si no podemos asumir una buena actitud será preferible cerrar el capítulo y garantizar nuestra tranquilidad.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.