Estar seguros de nuestra pareja no tiene que ir de la mano del descuido

Estar seguros de nuestra pareja no tiene que ir de la mano del descuido

Ciertamente muchos tienen la fortuna de confiar plenamente en su pareja y en su relación, lo cual es bastante positivo, considerando las ventajas que la seguridad otorga, sin embargo, se debe evitar el descuido de la relación o la persona amada justamente por darla por sentado.

El amor se alimenta de detalles

pareja-bajo-un-paraguas

El amor se recuerda todos los días, por muchos medios, por ese buenos días, por ese te extrañaré, por comprar su postre favorito, por querer pasar horas charlando hasta el amanecer como en un principio, por ese te amo susurrado al oído, que aún estremece la piel. Si dejamos los detalles a un lado, quizás el amor no muera, pero se hace tan tácito que deja de ser relevante.

El amor no es un cuadro costoso que admiramos en un principio y luego se vuelve parte del paisaje, el cariño debe expresarse y ambas partes deben sentirse queridas, respetadas, amadas y atendidas.

El tiempo refleja el interés

Niño-dando-un-beso-a-su-amiga

Cuando no reservamos nuestro tiempo a nuestra persona amada y la colocamos en los últimos escalafones de nuestra cadena de prioridades, estamos demostrando falta de interés, que por lo general está asociada a la merma de sentimientos. El amor comienza a fugarse, a desvanecerse, a cambiarse a formas no necesariamente positivas para ambas partes.

Cuando alguien nos interesa debemos demostrarlo y eso tiene mucho que ver con el tiempo que invertimos en esa persona, bien sea interactuando, pensando o haciendo cosas que la involucren. Cuando las excusas se hacen frecuentes, debemos hacer una revisión para determinar qué puede estar pasando y si tenemos las verdaderas intenciones de retomar las vías equilibradas de una relación sana, donde el amor se cuida, se riega y es recíproco.

Cansarse es válido

protegerse-personas-tc3b3xicas

Evidentemente las relaciones cambian con el paso del tiempo, las personas no son las mismas y pueden inclusive haber modificado rumbos, expectativas, intereses, pero si el plan es permanecer juntos y lograr acoplar, es necesario ajustarnos a las demandas de la relación y poner un esfuerzo adicional, sin considerar que sembrar en la relación es un compromiso que no queremos cumplir.

Podemos cansarnos algunas veces, podemos no tener el mismo ímpetu, pero siempre será conveniente tener claro hacia dónde queremos ir con nuestras parejas y tomar esto como gasolina para dar lo mejor de nosotros mismos en nuestra relación, apostando por un futuro prometedor y trabajando por un día a día enriquecedor.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.