Lo que duele es no haberlo intentado en aquel momento, cuando había oportunidad

mujer-con-caracola

Lo que duele es no haberlo intentado en aquel momento, cuando había oportunidad

La intuición nos habla casi a cada instante, pero no siempre la atendemos. Las corazonadas son como el rumor que uno escucha al poner el oído en una caracola. Están ahí, pero no siempre desciframos su lenguaje, hasta que un día, comprendemos lo que quisieron decirnos en su momento: “hazlo, atrévete, vete a ser feliz“.

Entre las múltiples y singulares experiencias del mundo emocional está sin duda esa extraña sensación donde uno pone la mirada atrás y se da cuenta de muchas cosas. Una de ellas es la de haber descubierto tarde algo que ya percibimos en su momento. Un viaje para el cual debimos comprar el billete, un rostro y un nombre que nunca debimos amar o una cerradura en la que nunca debimos introducir la llave.

¿Por qué actúa así el ser humano? ¿Por qué no procedemos de forma acorde a nuestras intuiciones o deseos en un momento dado? Hemos de entender en primer lugar que las personas no somos infalibles. Avanzar en nuestros ciclos vitales es como poner los pies sobre las rocas que cruzan un río. Unas serán más seguras que otras, y a instantes, será necesario confiar en nuestro instinto para dar ese salto arriesgado pero acertado.

En otros momentos, sin embargo, no hay más remedio que retroceder para tomar perspectiva y recuperar el equilibrio. No siempre estamos preparados para esos grandes pasos aunque una voz nos diga que es lo mejor para nosotros. Lejos de lamentarlo, lejos de sumirnos en un adagio triste y perpetuo de lo que “pudo ser y no fue”, es necesario instaurar nuevas perspectivas.

pies andando en un rio

El momento perdido y el “yo” melancólico

Empezaremos siendo objetivos: hay trenes que ya no vuelven a pasar. Llegarán muchas más ofertas de trabajo, sin duda, pero no aquella que no te atreviste a aceptar porque te obligaba a irte lejos. Llegarán también muchas más personas a tu vida, pero nunca esa voz sincera que prometía ser lo mejor para ti, y que aún así, dejaste ir. Ahora bien, que dejáramos pasar una oportunidad concreta no implica que aparezcan otras diferentes e igual de ilusionantes.

Poner nuestra mirada en el retrovisor de nuestras vidas nos hace caer a menudo en un extraño sortilegio. Llegamos a pensar que lo que hicimos o no hicimos en su momento pudo traernos la auténtica felicidad. “¿Por qué lo dejé ir si era lo mejor para mí?” ¿Por qué decidí hacer esto o lo otro si algo en mí me indicaba que no era lo correcto? Este tipo de pensamientos que nos llevan a una suerte de deriva emocional tienen un nombre: son los pensamientos contrafactuales.

Cuando empezamos a especular imaginativamente sobre lo que hubiera podido ocurrir, aplicamos el pensamiento contrafactual. Es un mecanismo mediante el cual el ser humano imagina, visualiza o construye alternativas a los hechos y a los acontecimientos ya sucedidos. Se activan con una meta fallida, con una relación perdida, con un sueño evaporado por la falta de valentía, para dar forma mediante la imaginación a lo que tendría que haber pasado.

imagen lluvia

Son muchas las personas que viven mentalmente sumidos en este especie de “multiverso” o universos múltiples donde diferentes “yos” llevan a cabo “lo que pudo haber sido y no fue”No obstante, lo único que se consigue con ello es diluir por completo la propia identidad. Vale la pena recordar lo que dijo Heidegger una vez sobre este mismo tema: el ser humano está destinado a renovar su pasado nostálgico -y a veces dramático-, hacia un futuro más esperanzador y sabio.

La voz de la intuición a la que no siempre atendemos

Comparábamos al inicio nuestras corazonadas con ese rumor que se escucha al poner el oído en una caracola. Uno lo oye, no hay duda, pero no sabe muy bien qué es ese sonido o de dónde viene. Es interesante saber que esos murmullos del interior de las caracolas, lejos de ser el rumor del mar o producto de nuestra imaginación, es en realidad el aire del exterior vibrando en ese objeto semicerrado. La propia caracola hace de amplificador.  

Con las corazonadas, sucede algo parecido. Tenemos una sensación que escuchamos a modo de rumor sin darle demasiada importancia. Sin embargo, es así como se construyen las intuiciones: un elemento externo interactúa con nuestro corazón, con nuestra mente para tomar contacto con nuestro ser inconsciente. Es entonces cuando una voz interior vibra para darnos un mensaje concreto acorde a nuestra identidad. “Hazlo, es tu OPORTUNIDAD”.

tiovivo representando el ir y venir de un momento

A veces, el hecho de desoír esa voz trae una consecuencia que ya conocemos: el arrepentimiento. Malcolm Galdwell, sociólogo y experto en esta materia nos indica que los mensajes que envía la intuición son difíciles de descodificar. No siempre los entendemos, no siempre queremos escucharlos porque la lógica o la presión de quienes nos envuelven pesa demasiado. Es algo que vamos entrenando con el tiempo, siendo más receptivos, libres y conscientes de nosotros mismos.

Queda claro también que muchas veces “esa voz” se equivoca, pero si hay algo que de verdad duele, que de verdad pesa y lacera el alma no es precisamente el habernos equivocado en un momento dado. Lo que duele es no haberlo intentado cuando tuvimos la oportunidad.

Vía: lamenteesmaravillosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *