Para quien decide terminar una relación, tampoco resulta sencillo

Para quien decide terminar una relación, tampoco resulta sencillo

Muchas veces sentimos que quien termina una relación se encuentra en una posición de absoluta ventaja en relación a quien debe aceptar la decisión, sin embargo, la realidad es que quien deja a su pareja o toma la iniciativa de dar fin a una relación amorosa, puede llevar inclusive la peor parte.

Quien toma la decisión debe pasar por el proceso de darse cuenta de que la relación se ha venido a menos y se encuentra de acuerdo a su criterio en un punto donde no hay vuelta atrás, debe evitar hacer daño a su pareja, especialmente cuando aún hay presentes sentimientos, debe evaluar las consecuencias de la decisión, considerando que nadie inicia una relación con la intención de terminarla.

roto1

Debe a su vez soportar su dolor, más el dolor que está generando en quien hasta el momento ha sido su pareja, aclarando expresamente los motivos, que quizás para la otra parte no hayan estado claros. Debe concluir cuándo los esfuerzos por mejorar o salvar la relación han sido suficientes. Probablemente haya tenido muchos momentos de análisis de la otra persona, de dudas, de miedos, de imaginarse escenarios, en donde se ve solo y esto muchas veces lo hace reflexionar y alargar la toma de decisión.

Quien decide terminarla puede sentir algunas de estas emociones: alivio, culpa, lástima o miedo. El alivio es la más benévola, es la que suscita a una relación que ha sido tormentosa, que ha robado la paz, ha cortado las alas o ha sido de alguna manera desgastante. Luego están la lástima y la culpa, que pueden ser auto inducidas o generadas por el otro, que utiliza estrategias de manipulación con el fin de retomar la relación o al menos hacer sentir mal a quien le ha dejado.

portada-249

El miedo a la soledad puede atacarnos y muchas veces estamos en una relación por tiempo prolongado sin ningún tipo de justificación, por eso resulta frecuente que existan detonantes (más no causantes), como terceras personas que impulsen a salir de una relación que ha perdido el sentido, con cierta garantía de que no se pasará por el camino de soledad, que para muchos puede ser de difícil tránsito.

Ciertamente el que decide terminar tiene cierto control sobre la situación, sin embargo, el proceso no resulta más sencillo para esta persona, también atraviesa un duelo con la mayoría de las etapas características del mismo. Debe afrontar la vida desde otra manera y debe salir de lo conocido (no necesariamente bueno), a algo diferente.

triste-ruptura-amorosa-sanacion1

También están los casos de relaciones en donde la persona que deja no ha tenido ningún tipo de conexión sentimental con la otra persona, que no ha apostado nada en la relación y sencillamente sale de ella sin ningún tipo de efectos o consecuencias negativas. Estos casos no son la mayoría, pero existen, por lo general para la otra persona no resulta sorpresiva la decisión.

En conclusión, quien termina una relación puede sufrir tanto o más que quien está al otro lado de la decisión.

Por: Sara Espejo – Mujer.Guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.