Amar a nuestros hijos es mostrarles un mundo más allá de una burbuja

Amar a nuestros hijos es mostrarles un mundo más allá de una burbuja

Ciertamente el amor y la necesidad de protección que podemos sentir por nuestro hijos nos hace muchas veces quererlos mantener protegidos y aislados de cualquier cosa que les pueda hacer daño, de lo que consideramos cruel del mundo, de lo que creemos es demasiada información, de cualquier cosa que los pueda amenazar y todo aquello que pueda borrar la sonrisa de su rostro o la inocencia de su mirada.

Introducción al mundo real

Ojos de niño

Lo cierto es que aunque intentemos proteger a nuestros pequeños, existe una realidad a la cual tarde o temprano tendrán que enfrentarse, tendrán que vivir decepciones, tendrán que conocer el lado oscuro de la gente, verán con sus ojos la maldad en muchas oportunidades, tendrán que superar sus caídas y sus tropiezos y mientras más herramientas tenga para esto, más sencillo se le hará remover lo que se encuentre entre ellos y su felicidad.

Todo a su tiempo

No se trata de saturar a un niño con realidades, ni hacer de su mini mundo una muestra fiel de lo que verá, se trata de ir mostrándole el mundo real con las fronteras y protecciones de acuerdo a su edad, se trata de prepararlos para la imperfección del mundo, para entender que las cosas no necesariamente resultarán como lo esperamos, pero que aun así la vida es hermosa. Se trata de hacerlos conscientes de que siempre podremos ayudar a aquellos que se encuentran en una situación de desventaja, se trata de que sepan agradecer las bendiciones que tienen en sus vidas y estén conscientes de las realidades de otros.

Inculcando valores

nino interior mujer guru

Todo lo que deseamos ver en el mundo, debemos sembrarlo en nuestros hijos. Si queremos un mundo más solidario, más empático, menos egoísta, donde cada uno pueda ayudar al otro sin esperar algo a cambio, donde se respete la vida, donde prevalezca la bondad, el respeto, la educación, el colaborar con la felicidad del otro, pues sembrar esos valores en nuestros hijos, será una gran oportunidad para aportar a la humanidad y hacer en nuestro núcleo lo que nos gustaría que fuese el resto.

La vida estará llena de subidas y bajadas, pero hacerle entender a un niño desde pequeño que tiene capacidades para levantarse las veces que hagan falta, les dará más confianza para superar las adversidades. Lo que debemos buscar no es solo que tengan una infancia que consideramos maravillosa, cargada de fantasía, donde nada requiere de mayor esfuerzo y no se tiene idea de qué es una decepción, sino que tengan una hermosa infancia, con la cuota de realidad que les permita no sentirse desencajados cuando salen al mundo, procurando prepararlos para cuando tengan que andar sus pasos por sí mismos y tomar sus propias decisiones.

los hijos lo que esperabamos

Enseñemos a nuestros hijos el valor de la vida, del momento presente e inculquemos en su vida que siempre escuchen el llamado de su corazón, evidentemente no vivirán en una burbuja, pero si lo escuchan, siempre estarán alineados con su felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.