Si la indolencia llega a tu vida, se apagarán tus emociones…

emociones

Si la indolencia llega a tu vida, se apagarán tus emociones…

Si bien es cierto que en la vida pasamos por muchas vivencias, también lo es el hecho de que la diferencia siempre la hará la actitud ante aquello que vivimos, en la manera en la que afrontamos las cosas y nos libramos de ellas, siempre todo deja una huella, más o menos profunda, pero es bien sabido que es menester seguir adelante, es parte de la vida.

Muchas de estas vivencias nos hacen sufrir, nos duelen o nos causan tal impresión, que una coraza comienza a formarse a nuestro alrededor, nos hacemos más duros, más fuertes y sin duda, más resistentes ante los avatares de la vida, pero más allá de esto, no debemos permitir que la indolencia haga nido en nuestra alma, pues ésta pérdida de sensibilidad, terminará por apagar nuestras más profundas emociones.

belleza

 

“No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias”. Mahatma Gandhi

 

La vida nos enseña a guardar silencio, a escuchar, a callar, sin embargo, no podemos utilizar estas sabias enseñanzas en detrimento de nadie, no podemos entregarnos a la complicidad de la injusticia y terminar por ser ajenos a todo lo que ocurre a nuestro alrededor, si bien es sabio no involucrarnos más de lo necesario, especialmente cuando se trata de emociones tóxicas o dañinas para nuestra persona, también es cierto que todo llega a nosotros por causalidad no por casualidad.

La indolencia, puede transformarnos en personas irracionales, a callar actos terribles, a ser ajenos a emociones que son innatas al ser humano y que por diversas causas hemos decidido apagar en nuestro interior, sin embargo, siempre valdrá la pena ser solidario, tender la mano, ser parte de un acto de justicia y actuar movidos por el amor.

 

entregarse

“La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”. John Donne

 

Las heridas de la vida, pueden hacer mella en cada uno de nosotros, podemos sentir temor, duda o simplemente convertirnos en seres más precavidos, pero no hay nada más penoso que vivir en un mundo dominado por la indolencia y entregarse a ello, sin pensar que lo que hoy no nos genera ninguna emoción, puede terminar por apagar nuestros sentimientos más hermosos, cortando experiencias mágicas y maravillosas y aislándonos de una realidad hermosa.

Cuando entramos en la indolencia, solemos pasar por varios procesos, que en principio nos generan conflicto, pues de alguna manera se enfrenta el ser con el deber ser, comenzamos a dejar de cuestionarnos y de alguna manera, cada emoción en nuestro interior se va apagando, se hace cada vez más débil y cada vez las cosas comienzan a importarnos menos.

 

“Toda la felicidad que la humanidad puede alcanzar, está, no en el placer, sino en el descanso del dolor”. John Dryden

 

sentimiento

Mantenernos al margen de ciertas cosas y personas es una cosa, siempre pensando en nuestro bienestar, debemos tener la capacidad de discriminar entre aquello que realmente debemos mantener alejado de nuestra vida y aquello en lo cual inevitablemente tenemos una injerencia y podemos resultar de ayuda.

No se trata de sufrir por todo, de vivir la vida padeciendo incluso por aquello que no está en nuestras manos, pues evidentemente la vida es causa y efecto y cada quien siembra lo que recogerá, pero el mundo nos pertenece a todos, todos formamos parte de el, y las emociones humanas entrelazadas, hacen una fuerza impresionante e invencible, si por el contrario, restamos fuerzas asumiendo la indolencia como camino, todo comenzará a perder el brillo y el valor real de lo humano, el sentimiento, el amor, la sensación y la sabiduría del aconsejo y de la palabra de aliento.

Ama, jamás existirá arma más poderosa que el amor y las emociones derivan de este…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.