Perderse es el mejor acontecimiento antes de encontrarse

Perderse es el mejor acontecimiento antes de encontrarse

En la vida pasamos por muchos momentos en los cuales nos sentimos perdidos, no sabemos claramente lo que queremos, ni para dónde vamos, mucho menos tenemos un plan de acción y sí que nos sentimos inconformes con lo que vivimos. Porque cuando las cosas nos marchan de maravilla no vamos pendiente de revisarlas, ni de cuestionarnos, solo sentimos que vamos por el camino que debemos recorrer.

Resulta que cuando más desorientados y desencajados nos sentimos, más tangible es la oportunidad que tenemos de encontrarnos a nosotros mismos, tal como cuando llegamos al punto más oscuro de la noche y comienza a hacerse más clara. Ese punto de inflexión está allí, a nuestra disposición y ocurrirá tan pronto como tomemos consciencia de lo que nos ocurre.

mujer-imaginación

Aprendamos a sacar ventaja de las situaciones que nos generan el impulso para salir de donde estamos, para cambiar, para salir corriendo o reinventarnos de ser necesario.

Lo primero que debemos hacer es tomar una pausa, mirar hacia adentro y tratar de escuchar lo que nuestra consciencia superior intenta decirnos. Ciertamente nuestro ego siempre intentará hacernos sentir mal aunque tengamos todo para sentirnos bien, hacernos sentir en dirección contraria por miedo a avanzar, cuestionar nuestra felicidad y desvalorar lo que tenemos.

article_13844404844

Pero cuando el clamor es más intenso, más interno, cuando sentimos la necesidad de tomar el control desde un nivel superior, es el tiempo perfecto para encontrarnos, para escucharnos, para conocernos, para darnos cuenta de que tenemos una guía que está por encima de nuestra propia mente, que siempre quiere decirnos a dónde debemos llegar, que siempre intenta que veamos las señales y las interpretemos a nuestro favor.

El encuentro con nosotros mismos, el reconocernos más allá de lo que entendemos es lo más cercano a la divinidad que podemos experimentar. El sabernos seres con un propósito, seres espirituales, seres con contenido y trayectoria que va más allá de lo que podemos argumentar, revela ante nosotros el misterio de la vida, en donde todo es perfecto tal como está, nos hace entender por qué hemos vivido tales experiencias, por qué nos hemos vinculado a algunas personas, por qué hemos elegido un camino determinado y sobre todo abre una puerta para nunca más cerrarse.

mujer-ante-una-puerta-Copy

Esa puerta da hacia nosotros mismos de manera multidimensional y desde allí es imposible no saber hacia dónde vamos y difícilmente tengamos esa sensación de sentirnos desencajados o perdidos en nuestra propia vida, porque sabremos que justo en nosotros está nuestro refugio y nuestra fortaleza y no tenemos que buscar, ni perseguir nada, porque nuestra fuente de todo está en nuestro interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.