Si me pides confianza, recuerda darme sinceridad

Si me pides confianza, recuerda darme sinceridad

La confianza y la sinceridad son dos valores fundamentales en cualquier relación que van de la mano, cuando uno se quiebra, el otro le sigue. La confianza es realmente frágil, se debe cuidar como si fuese de cristal, ya que una vez fracturada nunca vuelve a ser la misma.

No podemos andar paranoicos por el mundo pensando que todo lo que dicen los demás es mentira, encierra una doble intención o tiene una cuota de deshonestidad, debemos confiar tanto en la vida como las personas y darles la oportunidad de desarrollarse en un ambiente de seguridad, sin predisposición o fantasmas mentales.

rostro-femenino-representando-la-verdad

En caso de una falla, de un engaño, de una mentira, tendremos muchas acciones que podemos tomar, pero no vale la pena adelantarse a alguna porque no solo nos roba nuestra paz, sino la de la persona con la cual nos relacionamos y la relación que pueda existir.

Quien se desarrolla de manera honesta, que es sincero, que no esconde sus acciones y da oportunidad a la otra persona de saber lo que quiere de manera transparente, no siempre va a generar confianza en el otro. Sino que por no usar filtros sobre la realidad, lo que piensa, dice y hace puede interpretarse como alguien poco confiable, ya que no busca aparentar y se muestra tal como es, lo cual no es común.

niña-raíces-pelo

En tiempos de hipocresía, cualquier sinceridad parece cinismo. ― William Somerset Maugham

La sinceridad, la honestidad, el decir la verdad, no siempre es bien recibido, menos cuando se entrega a alguien que no necesariamente tiene dichos valores como bandera. Sin embargo, no podemos convertirnos en una peor versión por encajar en lo que otros quieren, si somos honestos, estando dentro de los parámetros del respeto y esto genera incomodidad en el otro, el problema sin duda es del otro.

Aprendamos a confiar y a sembrar confianza en nuestras relaciones, seamos sinceros y honestos y partamos de que entendemos que la otra persona también lo es. De igual manera desconfiemos o no, si la otra persona quiere actuar de manera nociva a la relación, lo hará, así que no enfoquemos nuestra mente en lo que no queremos atraer y recordemos que la verdad no es absoluta, que las realidades de dos personas son distintas y que siempre cuando no hay intenciones de dañar, sino de preservar una relación, debe prevalecer la sinceridad y la confianza.

mano-hoja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.