Prefiero que me odien por lo que soy, a que me amen por alguien que aparento ser

Prefiero que me odien por lo que soy, a que me amen por alguien que aparento ser

A veces el precio por ser uno mismo, es no agradarle a todos, pero con gusto debe ser pagado. Venimos a este mundo ya adaptándonos a muchísimos patrones que corresponden a la evolución como tal, a nuestro momento histórico, a la sociedad, a la familia, a la crianza… y si en medio de todo esto que conscientemente no hemos elegido encontramos algo de nosotros mismos y creemos que efectivamente eso somos, pues no tenemos más que hacer que defender esa creencia vehementemente.

Cada uno de nosotros tiene su esencia, se va formando, va evolucionando ante un sinfín de influencias a su alrededor y va dejando consigo las que considere, resultando de esta manera lo que nos define con mayor facilidad. Y cada uno de nosotros nos toparemos en nuestro paso con muchos tipos de personas, aquellas con las que sentiremos mayor afinidad, que tenderán a aceptarnos tal y como somos y aquellos que chocarán con lo que somos y nos rechazarán o intentarán cambiarnos.

lie-on-beach

Para todos hay y es una verdadera locura pretender que todos nos amen por lo que somos, y más frustrante aún resulta el hecho de aparentar para lograr la aceptación y el afecto de las personas que nos interesan. El afecto debe ir ligado a la aceptación y el respeto, si alguien a quien nosotros no afectamos de manera negativa, no nos acepta, no debemos sentirnos mal, debemos entender y respetar que no resultamos compatibles.

Muchas veces no nos detenemos a mirar hacia dentro cuando rechazamos o no aceptamos algún rasgo o característica en otro, siendo esta una de las mejores herramientas para conocernos a nosotros mismos, ya que es justo aquello que rechazamos en el otro lo que debemos trabajar en nosotros mismos.

Miedo-psicoterapia

Debemos ante todo amarnos a nosotros mismos, respetarnos y aceptarnos. Éste será el punto de partida de lo que permitamos en nuestras vidas y cómo nos afecten las reacciones de quienes nos rodean con respecto a todo lo que tiene que ver con nosotros.

Estamos acá para crecer, para evolucionar, para cambiar de ser preciso, pero esos cambios deben venir desde nuestro interior y no responder a complacer a otra persona que pretende que seamos diferentes para poder aceptarnos. Nuestra esencia, todo aquello que de una manera u otra nos define, debe ser preservada y respetada y siempre será preferible que no agradar por lo que somos, a que amen una mentira que nos anule, pretendiendo ser alguien que no somos.

Mujer-cogiendose-pelo-con-manos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.