No perderé más mi tiempo en aquello que me hace daño

No perderé más mi tiempo en aquello que me hace daño

Todos podemos vernos expuestos a situaciones o personas que nos hacen daño y el cómo reaccionamos ante ello resulta de gran importancia para conservar nuestra integridad física, emocional o espiritual.

Debemos aprender a reconocer cuándo algo nos afecta negativamente y tomar acciones tempranas, no dejar pasar acciones, gestos, palabras e irlas acumulando en nuestro banco personal de generación de sufrimiento.

20130806-150456

Cuando invertimos mucho tiempo en algo que nos aleja de nuestro bienestar, que de alguna manera nos vulnera, nos hace salir de nuestro centro, los daños son mayores, los efectos son más difíciles de revertir. Tenemos que ser protectores de nosotros mismos, con esto no queremos decir que lo mejor es colocarnos una coraza, evadir, escondernos o intentar no sentir nada.

Todo lleva un riesgo, la vida es un riesgo, en donde muchas veces podemos perder, pero tenemos que aprender a enfrentar la vida sin miedo, a tomar decisiones con responsabilidad pero no desde el temor. Podemos salir lastimados con frecuencia y esto es parte de nuestro crecimiento, de la adquisición de experiencia, el problema radica cuando nos conformamos con vivir de una manera que no nos genera bienestar.

atrapasuenos

Aprendamos a decir no, a poner límites, a apreciar nuestro dolor, a buscar nuestro equilibrio, a aceptar aquellas cosas que no podremos cambiar, aprendamos a exigir el trato que nos merecemos y a dejar ir cuando no podemos obtener de determinadas interacciones lo que nos acerca a donde queremos estar.

Muchas veces justificamos las acciones de otros, les restamos importancia, ponemos paños de agua tibia en lo negativo que pueda generarnos y así, vamos restándole valor a nuestro propio ser, a nuestra autoestima, a nuestro respeto. Está bien evitar realizar juicios, empatizar y comprender. Pero el hecho de que yo comprenda que alguien ha pasado muchas cosas terribles en su vida y que hace lo mejor que puede con sus recursos, no significa que tenga que conformarme con recibir algo que dista de lo que pienso merecer.

mujer-alejándose

Si estamos dando algo bueno de nosotros y aun así lo que recibimos lo consideramos insuficiente, tóxico o nocivo para nosotros, pues no somos árboles, podemos movernos, podemos buscar situaciones que nos permitan desarrollarnos, alinearnos con quienes somos, sin hacernos perder parte de nuestro ser en el proceso.

Si no sabemos darnos el valor que nos corresponde, no podemos pretender que alguien más lo haga por nosotros. La vida no es para soportar cosas, es para ser feliz… y aunque esto no depende de algo externo, nuestras decisiones serán determinantes para lograr ese estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.