Cómo abrirle las puertas de tu vida a un gran amor

nuevo amor

 Cómo abrirle las puertas de tu vida a un gran amor

Muchas veces anhelamos vivir un amor especial pero este no llega, o quien aparece no es la persona adecuada. Y es que en ocasiones hace falta un poco de limpieza interna antes de poder abrirle nuestras puertas a una relación de pareja. No hablamos en este caso de aventuras sin trascendencia, amigos con beneficios o amores que hacen más mal que bien, sino de un compañero o compañera de vida con el que experimentar una unión profunda, con sus alegrías y sus dificultades, más allá de los estereotipos de las películas o de la visión limitada y ñoña que muchas veces tenemos del amor.

Para saber si estás preparada para vivir una historia así, puedes hacerte algunas preguntas:

Deja que el amor entre en tu vida - Riko Pictures / Getty Images

· ¿Sigues enganchada a alguien de tu pasado? Puede ser un ex, y no necesariamente el último. Tal vez te quedaste prendada de un novio de tu juventud y sin darte cuenta comparas a todos los hombres con él, sin darte cuenta de que ha pasado el tiempo y tú has cambiado. O bien sientes tanto rencor hacia alguna pareja pasada que miras a cualquier nuevo amigo con desconfianza.

Quedarte enganchada a una relación del pasado te impide conocer a alguien que te aporte lo que necesitas aquí y ahora, como la persona que eres en este momento.

· ¿Eres adicta a alguna sustancia, droga o comportamiento autodestructivo? Todos tenemos alguna forma de desahogarnos o de canalizar nuestros conflictos sin resolver. Pero hay hábitos saludables (como correr, vigilar la alimentación o pasar los fines de semana en la naturaleza) y otros que, si se descontrolan, nos pueden hacer más mal que bien. Por ejemplo, no tiene nada de malo tomarse una copita de vino al día o comprarte un vestido cuando estás deprimida. Pero la cosa cambia si la copa se convierte en botella y a tu tarjeta de crédito le sale un “agujero” antes de llegar al día 15 del mes. Hay muchos métodos para superar las adicciones, pero uno que funciona siempre es preguntarte cuál es la causa de esa ansiedad, qué estás intentando tapar con tu comportamiento adictivo. Recuerda que esa carencia no la resolverá tu relación de pareja y que eres tú quien debe poner paz en tu interior.

· ¿A veces sientes que no tienes nada valioso que ofrecerle a tu pareja? Esto puede ser el resultado de haber pasado por otras relaciones que te han hecho daño y han mermado tu autoestima. Busca la forma de acallar esas voces internas o, por lo menos, no seguir haciéndoles caso (y aunque sigan dando vueltas en tu cabeza, no te identificarás con ellas). Pide a dos o tres personas queridas que te digan cuáles son tus mejores virtudes y haz tu propia lista en la que descubras cuánto tienes para ofrecerle a una pareja. Te servirá de recordatorio cuando conozcas a alguien especial, y si tienes tendencia a olvidar tu valía siempre podrás consultarla.

· ¿Te gustas a ti misma? No es fácil tener una autoestima tan sólida que nunca nos asalten las dudas acerca de nosotros mismos. Hay días malos o aspectos débiles, pero lo verdaderamente preocupante es cuando no te sientes a gusto con la persona que eres. Si detestas tu físico, si crees que debes fingir (vistiendo ropa de marca, adaptándote a los gustos y opiniones de los demás) para que te quieran y te acepten, ten cuidado porque estás perdiendo tu esencia y con esa actitud impides que alguien pueda conocer tu verdadero yo, por lo que te verás atrapada en relaciones superficiales o que te hagan sentir vacía.

nuevo amor

· ¿A veces crees que nunca encontrarás a la persona adecuada? Este tipo de pensamientos te pueden asaltar si llevas a cuestas muchas relaciones fracasadas o que te causaron dolor. Más aún si estás rodeada de gente felizmente emparejada que te hace sentir aún más sola. Busca la compañía de amigos optimistas y, si puedes, de gente que tardó en encontrar a su gran amor, pero ahora es feliz con él o con ella. Si no los encuentras a tu alrededor, busca inspiración en internet. Las historias felices de los demás pueden ser un gran aliciente para no perder la fe.

· ¿Te sientes menos valiosa o vacía si no tienes pareja? Las convenciones sociales nos siguen diciendo que necesitamos estar en pareja para sentirnos realizados. Tú sabes que eso no es verdad, pues seguro que conoces solteros felices y también gente que está emparejada y se siente desdichada, sola y, peor aún, atrapada en una relación que les hace sentir frustrados. Si de verdad te sientes mal, mira en tu interior para ver qué te provoca ese malestar. Recuerda que la complicidad y la intimidad con una pareja proporcionan mucho bienestar, pero que nadie puede llenar el vacío que siente otra persona, ni hacer feliz a alguien que es desdichado o está enganchado al sufrimiento.

Vía Consejosamor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales, para analizar el tráfico y para recoger y usar los datos personales proporcionados en nuestra plataforma. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web