17 problemas que todas las parejas fuertes pueden resolver

merecer

17 problemas que todas las parejas fuertes pueden resolver

¿Cuándo te das cuenta de que tu relación se está acabando? En muchas ocasiones creemos que todo tiene solución, que los problemas no importan, que simplemente se trata de una etapa en la que se es posible superar todo. Aunque en realidad esas ideas nos afecten más de lo que deberían, pasamos noches de insomnio considerando que nuestra relación se encuentra en un fin irremediable que no podemos detener.Aún no sabemos distinguir entre los problemas con los que podemos lidiar y aquellos que simplemente significan el fin de una relación. ¿Traición? Se acaba. ¿Engaño? No puede seguir así. ¿Violencia? Impensable considerar que es aceptable. Entonces, ¿qué problemas deberíamos poder aceptar y comenzar a trabajar en ellos si se trata de una relación que realmente vale la pena? Aquí te dejamos algunos que vale la pena considerar.

1. Crisis existenciales

Las crisis existenciales son parte del desarrollo de cualquier pareja. Nos preguntamos si realmente vale la pena nuestra relación, el por qué seguimos en ella, qué nos llevó a ese destino que a veces simplemente nos parece absurdo. Sin embargo, cuando recapacitamos nos damos cuenta de que significa todo para nosotros, simplemente nos encontramos ante una idea errónea de nuestro futuro y creemos que vale la pena seguir considerando que nuestra relación puede continuar.

2. Cambios físicos

Más gordos, más planos, sin tanto atractivo sexual, sin la única idea de que un atributo debe ser más grande que otros. Cuando queremos a alguien sin importar su apariencia física o lo mal que luzca al amanecer, podemos estar seguros de que nuestra relación ha superado uno de los obstáculos más grandes.

verdadero amor

3. El futuro

Cuando una pareja comienza a hablar del futuro parece extraño, fuera de lugar, ya que muchos aseguran que debemos vivir el presente y no preocuparnos por lo que vendrá después. Sin embargo, saber cómo lidiar con eso y con la idea de que, aunque tal vez no estemos juntos en un futuro, nos encantaría estarlo, puede cambiar la perspectiva y los objetivos de nuestra relación de una manera rotunda.

4. Los celos

En muchas ocasiones los celos se convierten en el motor de una destrucción inminente. El maquillaje, los labios rojos, el vestido corto, el traje bien planchado y hasta lavarse los dientes son parte de las peleas más desastrosas que alguna vez imaginamos. Pero una relación también se trata de saber cómo lidiar con esos celos ardientes que provocan las más horribles peleas. Si analizamos más a profundidad, probablemente sea parte de un berrinche que podremos superar.

5. La rutina

Ese momento en el que te das cuenta de que llevas haciendo lo mismo con tu pareja desde el principio, es cumbre para decir basta y simplemente cambiar la manera en la que ven al mundo. Sólo las parejas más fuertes logran superar el obstáculo y reinventarse de una manera que jamás imaginamos.

6. Falta de compromiso

Es tal vez uno de los puntos más complicados: nosotras estamos seguras de que algo malo ocurre cuando nuestra pareja no nos pone la atención debida o simplemente deja pasar desapercibidos eventos que para nosotros eran importantes. Lo fundamental en este punto es hablar de lo que ocurre y esperar a que exista una nueva perspectiva de las dos partes.

igualdad

7. Expectativas poco realistas

Probablemente es el primer obstáculo de las relaciones. Nos damos cuenta de que esa persona que imaginamos en nuestra mente no es la misma con la que debemos lidiar día a día. La decepción se hace más grande. No existen los detalles continuos, los besos de cuentos de hadas ni lo que imaginamos que debería ser nuestra relación. Pero las parejas fuertes se dan cuenta de que aunque su pareja no posea esas virtudes, sí nos complementa de un modo que no imaginamos.

8. Problemas económicos

Muchas mujeres y hombres se decepcionan cuando su pareja no tiene el suficiente dinero como para invitar una comida o simplemente salir al cine. No consideran que en ocasiones la economía no está del todo bien y el único recurso es guardar el dinero que tenemos. Si tu pareja y tú saben que a veces simplemente es mejor salir al parque y comprar algunos dulces o cigarros, puede que ya estén madurando.

9. Diferentes gustos

Si a ti te gusta la banda y a tu pareja la música alternativa, si quien crees el amor de tu vida piensa que la mejor película que ha visto es “Tierra de osos” y no hay manera de tener una conversación civilizada sobre una obra de arte o un libro, considerarás seriamente estar con esa persona hasta que te des cuenta de que pueden aprender juntos y que no está mal, simplemente sus gustos son diferentes.

10. Familia

A veces la familia se convierte en uno de los problemas más serios. Si tu pareja no le agrada a un miembro de tu casa, intentan hacer lo posible para que la relación no triunfe: desplantes, falta de respeto, hacer sentir incómodo al invitado. Si tu familia era así, seguramente tú supiste poner un límite y decir que una relación es de dos y si estás con tu pareja es por algo que a ellos ni siquiera les incumbe.

Captura-de-pantalla-2015-12-28-a-las-15.00.42-976x617

11. Un tercero en discordia

El amigo o amiga con una química inmediata. Los abrazos que no parecen tan naturales, los besos casuales, las salidas poco importantes y la sospecha de que algo ocurre. En una relación fuerte estas cosas se solucionan hablando y con la confianza mutua, simple y claro.

12. Amigos incómodos

Los personajes incómodos que todos tenemos en nuestro círculo de amistad a veces pueden ser un dolor de cabeza, tanto para nosotros como para nuestra pareja. Sin embargo, debemos aceptar a aquellos con los que el amor de nuestra vida convive; también se trata de ceder y creer que tienen una chispa valiosa que los vuelve especiales. La oportunidad siempre es uno de los ingredientes principales.

13. Frigidez

Si tu pareja ya no quiere hacer el amor contigo, seguramente supiste cómo convencerla y volver de ese momento rutinario algo especial y mágico que la vuelva loca. Una relación estable se trata de decir las cosas claras para nunca aburrirnos.

elrinconderovica_adios-11_l

14. Falta de tiempo

La falta de tiempo está acompañada de la distancia. Es el peor pecado de ser adultos y convertirnos en personas que no tienen tiempo para ser libres, simplemente para ser esclavos del trabajo. A veces ni siquiera nosotros nos damos cuenta y son los reclamos de nuestra pareja los que nos abren los ojos. Siempre es importante tener tiempo para disfrutar los placeres de la vida y descubrir que nuestra pareja es el apoyo más importante.

15. Berrinches

Muchas veces las mujeres somos víctimas de este recurso barato. Saber lidiar con un berrinche es complicado, pero las parejas fuertes han practicado técnicas para manejarlo: darle tiempo, no creer del todo su mal humor, atacarlo con bromas y otros ciento de recursos casi infalibles.

16. Enfermedades de Transmisión Sexual

Un enfermedad de transmisión sexual no es motivo de vergüenza ni la manera adecuada para terminar una relación. Si padeces una, lo mejor es hablar con tu pareja, tomar el medicamento oportuno y superar el problema juntos.

17. Una ruptura

A pesar de que a veces creemos que una relación terminó, en muchos casos la llama no está del todo extinta y el amor resurge. En esos momentos la relación se hace incómoda y lo único que queremos es estar lejos de ese lugar, hasta que en verdad nos damos cuenta de que así no funcionará y simplemente nos dejamos llevar por el momento.

Es difícil y muchas parejas no lo logran. La ruptura es inminente creemos, hasta que nos damos cuenta de que esas cosas que una vez dijimos, pueden significar que estamos perdiendo al amor de nuestra vida.

Vía Cultura Colectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.