Los errores del pasado deben ser instrumentos para crecer, no armas para torturarnos

Los errores del pasado deben ser instrumentos para crecer, no armas para torturarnos

Cuando se vive en pareja, cuando se tiene una relación amorosa o en cualquier tipo de relaciones, siempre de alguna manera, en menor o mayor medida se cometen errores, es parte del aprendizaje, de la convivencia, del compartir, del tolerar y aceptar al otro, en fin, errar es de humanos y lógicamente cuando se tiene una pareja los errores y las equivocaciones no faltan.

agobio

En muchos casos, son equivocaciones que se pueden solventar de manera rápida y lo menos dolorosamente posible, son asuntos de la rutina, los hábitos, las relaciones personales y cuestión de caracteres, sin embargo, existen muchas otras equivocaciones que suelen marcarnos el alma, especialmente porque viene de personas que amamos y que no esperamos nos puedan ocasionar tal sufrimiento, pero como dije, somos humanos y al igual que nosotros mismos, cualquiera está expuesto a cometer errores.

Sin vuelta atrás…

Mujer-con-miedo

Más allá del nivel de responsabilidad de cada quien en lo sucedido, cuando se logra superar un gran error en la pareja, lo mejor es comenzar de nuevo, empezar desde cero, hacer borrón y cuenta nueva y tratar en la medida de lo posible de enterrar ese error, cuando ha sido concientizado, conversado y asimilado no puede suceder algo mejor.

Sin embargo, aunque en muchas circunstancias logramos perdonar o sencillamente intentarlo tras un error cometido, tenemos la costumbre de remover las heridas y equivocaciones de nuestra pareja apenas se nos da la oportunidad, bien sea por molestia, por ira, por temor a que se repitan o por inseguridad y desconfianza, pensamos que manteniendo latente esa equivocación le estaremos recordando lo que no debe hacer, pues tristemente esta conducta trae más pesares que dichas.

Sabotear la relación…

mujer-con-aviones-de-papel-en-el-cuerpo

Comenzamos tristemente a sabotear nuestra propia relación, la supuesta confianza y olvido de lo sucedido queda en carne viva, se hace costumbre colocar a la pareja en una situación de vulnerabilidad recordándole su equivocación, sin darnos cuenta que remover las tristezas del corazón sólo generará más sufrimiento y el cansancio irá llegando poco a poco, no solo de la parte directamente afectada, sino de aquel que cometió el error y que comienza a agobiarse de su constante recuerdo y pase de factura por parte de su pareja.

Cuando aceptes y asimiles un error de tu pareja, olvídalo, no permitas que el constante recuerdo vuelva a tu mente y menos aún, que se cuele en tu pareja y que te conviertas en juez y espejo de su equivocación a diario, deja las penas atrás y si decidiste retomar tu relación y trascender lo sucedido, hazlo con felicidad y disposición, no con tristeza, resentimiento y amargura, cuando ese es el caso, más vale desistir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.