Cuando decidí dejarte, pude darme cuenta de que mucho antes ya te habías marchado

ausencia

Cuando decidí dejarte, pude darme cuenta de que mucho antes ya te habías marchado

Hace ya bastante tiempo que he estado a tu lado, hace tiempo que decidimos estar juntos, formar pareja, acompañarnos y vivir una vida juntos, sin embargo, cuando las cosas empezaron a enfriarse, la relación se resquebrajó y nos hicimos muy vulnerables, comenzamos a pensar en tomar destinos distintos, sintiendo amor uno por el otro, la misma consideración y el mismo respeto, pero sencillamente algo se había apagado, había una llama que se había extinguido.

Me resulta muy difícil dejar aquello que hemos construido, separarnos de lo seguro y de lo que estamos acostumbrados, especialmente por temor a tener que iniciar algo nuevo, a correr nuevos riesgos, a tomar nuevos rumbos y siempre, de alguna manera tememos lastimar a la persona que tenemos a nuestro lado, sin embargo hoy que decidí dejarte, me di cuenta que ya hacía tiempo que te habías marchado.

Abandonar el tiempo construido…

97bcd6c01b04f2c57555bc3713ea6862

Siempre resulta dolorosa una ruptura, una separación, una relación significa tiempo invertido, significan horas dedicadas mutuamente y así se va construyendo un tiempo, un tiempo que se labra en conjunto, un tiempo que has trabajado por la pareja en el cual nos acostumbramos, se acuerdan hábitos, se descubren gustos y se crean emociones, abandonar este tiempo construido resulta bastante difícil para muchas parejas, porque a fin de cuentas es un espacio cómodo y común para ambos y no es fácil tomar la decisión de dejarse.

Por otra parte, está el tema del amor, en muchas ocasiones el amor sigue latente, llegamos a amar con consideración a la persona que tenemos a nuestro lado, a respetarla y a preocuparnos por ellos, sin embargo  esto no tiene que traducirse necesariamente en un amor de hombre mujer, ni en un amor pasional, ni en el amor que debe mantener viva a una pareja  entonces entramos en el dilema de cómo dejar a la persona que amamos, cuando sencillamente ya no sentimos que la relación esté realmente viva.

descarga

Nos marchamos de cualquier manera…

En todo este proceso debemos hacernos conscientes, que no únicamente a nosotros nos puede suceder esto, nuestra pareja puede estar afrontando una situación similar y cuando entramos en esta costumbre, de cualquier manera terminamos marchándonos, comenzamos a distanciarnos, se da una especie de aislamiento donde cada quien construye un espacio propio que disfrutar, donde ya no participa el otro, donde ya sencillamente no es la prioridad y así ese espacio se va transformando en muchos otros pequeños, hasta que una mañana nos damos cuenta, que estamos completamente solos al lado de esa persona que pensamos aun amamos y que sentimos nos ama, pero donde ya la relación de pareja  no existe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.