Cuando una mentira es descubierta, es cuesta arriba recuperar la confianza

Cuando una mentira es descubierta, es cuesta arriba recuperar la confianza

Las mentiras pueden ser las armas más letales de la confianza, podemos a través de ellas derrumbar la más sólida de las relaciones, por inocua que parezca para alguna de las partes. Las mentiras socaban las bases como el agua a la arena. Luego que hay una estructura montada sobre esas bases resulta muy difícil rellenar los vacíos que se han generado.

La mentira no se limita a ella misma, sino que puede marcar lo que sale de la boca de quien la dijo por el resto del tiempo, o al menos hasta que la comprensión sea tal que supere la pérdida de la confianza.

Cara-de-dos-personas-unidas-por-su-nariz

No es necesario arriesgar algo que queremos a través de la mentira, resulta doloroso captar dobles mensajes, resulta doloroso que nos muevan el piso con una mentira, solo se consigue poner en duda todo lo que se da por sentado, todo lo que se sustenta en la relación, porque las dudas pueden expandirse como una bomba sobre el pasado y sobre el futuro.

No tenemos necesidad de mentir, siempre podemos ser honestos y desde ese punto de partida responsabilizarnos por nuestras acciones y trabajar en lo que sea necesario para solventar lo que sea necesario sin caer en el vacío del engaño, del que difícilmente podamos recuperarnos.

niña-lagarto

Más vale ser vencido diciendo la verdad, que triunfar por la mentira. ― Mahatma Gandhi

La verdad algunas veces puede lastimar, pero abre la posibilidad de actuar desde el lado correcto, evitando males colaterales mayores. Las mejores acciones son las preventivas, las que nos evitan la tentación de mentir o de dañar con la mentira. Mientras mejor actuemos, mientras más transparentes seamos, será menos probable que nos veamos sometidos a situaciones que nos coloquen en posiciones difíciles arriesgando relaciones que nos importan.

Algunas veces actuamos de manera ingenua, sin medir las consecuencias de nuestras palabras, con intenciones que no podemos explicar claramente, pero que encierran la necesidad de mantenernos en una posición, de no perder algo que de alguna manera nos sigue importando, de jugar un doble rol o cualquier otra cosa de la cual no estamos plenamente conscientes.

confiar-traicion (1)

Antes de mentirle a otra persona, debemos sincerarnos con nosotros mismos y evaluar porqué nos estamos colocando en esa posición, pensar qué es lo que estaríamos arriesgando y qué es lo que en realidad queremos mantener en nuestras vidas.

Las relaciones se cuidan, pueden ser muy frágiles, pueden por algo que consideremos ligero estrellarse y no recuperarse nunca, y las mentiras son especialistas en generar ese punto de quiebre, así que valoremos lo que tenemos, cuidemos la confianza, que una vez perdida es muy difícil traer de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.