Realidad virtual. Hablemos de los amores a distancia

amor-a-distancia

Realidad virtual. Hablemos de los amores a distancia

“¿sufre más aquel que espera que aquel que nunca esperó a nadie?”

Dicen que los amores de verano son muy recordados, porque son intensos y son parte de nuestras vacaciones… pero ésta mágica estación tiene fin… Vivimos nuestro pequeño infinito, disfrutamos de las estrellas fugaces… hermosas pero fugaces.

Amores de Verano

Toda aventura empieza con un ¡Sí!

El verano agoniza, y a el se unen las relaciones furtivas, las vacaciones, los amores de verano, llega la hora de que cada uno vuelve a sus vidas, sus clases, sus trabajos, y con ello llega la distancia… y la pregunta es ¿Sobreviviremos? Algunos quizás tenga clara la respuesta, porque creen tener asumido que este momento llegaría, otros en cambio, dejaron que la diversión, el tiempo libre, los momentos compartidos ocuparan gran parte de sus vidas y crearan así una ilusión, una ilusión que puede convertirse en lágrimas cuando llega la hora de la despedida, una despedida llena de promesas que en el fondo no sabes si se cumplirán, pero necesitas hacerlas, necesitas escuchar que hay motivo para no sufrir, que el otro también quiere, que… esperaremos, etc. Pactos que mantienen la ilusión, y parece contradictorio cuando a nuestra generación le cuesta mucho comprometerse.

“Amor…
Hilo invisible
Que une las distancias
con la fortaleza
del acero”

 

Un nuevo desafío para la relación y también para nuestro corazón, entras en el sorteo de si saldrá bien cuando decides esperar. Como tal kamikaze dices ¡sí! a esta aventura. Ninguno de los dos está preparado para esperar, pero la ilusión de saber qué pasará motiva para formar parte de una realidad virtual. Ésta será nuestra aliada.

Quiero recordar a los valientes enamorados que afrontan la distancia, que el amor se termina por infinidad de razones que no están necesariamente vinculadas a ella, con esto quiero decir que si hay motivos para ser pacientes, no pongan límites para que la magia aumente. Porque la distancia puede estar en contra de un beso, de un abrazo, de una caricia, pero nunca de un sentimiento.

El desapego y el desamor se instalan cuando hay falta de intimidad, de compresión y de comunicación.

Crear vuestra propia realidad virtual es conectar, desconcertar, “surfear” realizando lo ilimitado, un traslado mágico, al fin y al cabo ¿que es lo virtual? ¿la realidad es virtual o lo virtual es la realidad? Todo se vuelve subjetivo. La realidad la creamos. No hay nada más real que lo virtual.

Solo tu y yo sabemos estar distantemente juntos

 

Se acercan la citas virtuales… Llevas pensando todo el día lo que le contarás, tienes un esquema en tu mente de aquello que dirás, los detalles que no quieres que se te olviden, quieres expresarte sin perder la esencia de cada momento vivido, quieres compartirlo porque  así sientes que forma parte de tu realidad, de tu vida, de tus días, quieres que sepa que le echas de menos sin decirlo. todo empieza a tomar forma y queda menos para el próximo encuentro.

A veces, me asalta tu perfume

 

Está claro que la distancia supone una de las pruebas de amor más difíciles, pero se puede convertir en algo positivo si somos pacientes, porque como dice Paulo Coelho en su libro Once minutos “a veces la vida separa a las personas para que puedan darse cuenta de cuánto significan el uno para el otro”.  Que son unos días, unas semanas o unos meses en comparación de toda una vida, y que es toda una vida a la eternidad…?

Via empalagueo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.