No pierdas tu esencia para satisfacer los caprichos de alguien más

No pierdas tu esencia para satisfacer los caprichos de alguien más

Solemos encontrarnos personas a lo largo de nuestras vidas que se sentirían realizados si nos adaptáramos a sus maneras, a su visión, a lo que a ellas les satisface, pero que no necesariamente son cosas están alineadas con lo que queremos para nosotros, con lo que somos.

A veces cedemos para agradar, para evitarnos conflictos, para ser aceptados, solemos adoptar formas que no son nuestras, podemos convertirnos en personas camaleónicas, que pueden adaptarse y camuflarse en cualquier escenario. Sí, esto puede hacernos sentir aceptados por los demás, pero muchas veces nos sentiremos rechazados por nosotros mismos.

Ladrona4 (1)

Todos podemos poseer virtudes y defectos, defectos que podemos o no intentar mejorar, pero aun aquello que resulta difícil de aceptar forma parte de lo que somos y cada uno en su propio ritmo de aprendizaje, debe tomar las medidas que considere pertinentes para crear de sí, su mejor versión.

Aquellos que pretenden imponernos maneras, que quieren pensar por nosotros, que desean controlar lo que hacemos o dejamos de hacer, lo que decimos, nuestros sentimientos, nuestros gustos, nuestros valores, son ladrones de identidad y si le damos oportunidad terminan usurpando el papel de escritores de nuestra propia vida.

Es necesario establecer límites, podemos llegar a acuerdos, podemos defender nuestras posiciones, pero no debemos negociar nuestra esencia, no podemos perdernos a nosotros mismos por ganar a alguien más, el resultado siempre será negativo, estaremos en deuda con nosotros mismos y aun cuando nunca sea tarde para rescatarnos, una parte de nosotros nunca regresará.

mujer-tomando-café-2 (1)

Debemos defender nuestra autonomía, nuestro libre albedrío, nuestra capacidad de tomar decisiones, aunque éstas resulten equivocadas. Si nosotros no somos capaces de plantarnos ante quien pretende arrancarnos el lápiz, nadie vendrá a hacerlo por nosotros.

Nadie debe tener el poder de hacernos adaptarnos a sus formas, si cambiamos cualquier aspecto de nuestra vida, esto debe surgir desde nuestro interior, porque si no es así, no es un cambio, es una fachada, que poco a poco tiende a caerse, dejando en su lugar un gran dolor.

gente toxica

Tampoco debemos darle cabida a que algo que no resulte como esperamos nos haga sentirnos inferiores en relación a nuestro estado original. Las experiencias deben hacernos crecer, no lo contrario, no alberguemos nada dentro que nos haga sentir mal, si alguien nos mintió, no tenemos que volvernos desconfiados, si alguien nos maltrató, no es necesario estar paranoico… todo nos afecta y nos cambia en la medida en que lo permitamos.

Todos tenemos una esencia maravillosa y sobre todo tenemos libertad, principalmente de ser quienes somos, aunque no encajemos en las casillas de algunos… hay muchas casillas y de seguro muchas otras personas pueden amarnos exactamente como somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.