Ama con pasión y procura desamar sin ira

Ama con pasión y procura desamar sin ira

Ciertamente el amor es uno de los sentimientos más fuertes y con mayores efectos colaterales mientras se siente y mientras se deja de sentir.

Muchos amores no llegan a nominarse para el famoso para siempre, sino que por un motivo u otro se rompen, expiran o sencillamente van mermando hasta desaparecer. Algunos procesos de desamar vienen marcados de muchos rencores, de ira, de resentimiento y de cualquier otro tipo de carga que no son convenientes llevar en nuestro equipaje cuando tenemos que partir, terminar o sencillamente avanzar.

si-la-vida-trae-cambios-que-todos-sean-buenos

Todas las relaciones por traumáticas que puedan ser, por dolorosas que hayan sido durante su desarrollo o su cierre, nos han generado una ganancia, una utilidad, una lección o al menos un recuerdo que resulte agradable a nuestro corazón al momento de evocarlo en nuestra mente.

Es lamentable que una persona que en algún momento ocupó un espacio en nuestros corazones, mereciendo de nosotros sentimientos positivos, pase a ser en nuestras vidas un motivo de desagrado, de rabia o de intolerancia.

Ciertamente todos cometemos errores, todos somos perfectibles y todos somos capaces de hacer daño, de forma intencional o no a quienes apreciamos, bien sea a través de nuestras palabras, nuestras acciones, el establecimiento de prioridades, las omisiones, en fin… Y así como nosotros podemos generar en otros malestar, daño, lágrimas, enojo, celos, etc… Pues somos propensos de estar del otro lado y desde allí sentir el dolor o al menos el desagrado generado por alguien que nos ha propinado un motivo de decepción.

pareja-bajo-un-paraguas (1)

Las emociones pueden apoderarse de nosotros, reaccionando a cualquier tipo de pensamientos que se nos ocurran, pero debemos procurar entenderlas, debemos aprender a canalizarlas y sobre todo debemos darle prioridad a nuestro bienestar. Si estamos sintiendo rabia o pena en nuestro proceso de desamor hacia esa persona que ocupó un lugar importante en nuestras vidas, debemos observar esas sensaciones, sin identificarnos, debemos hacernos conscientes de que el pasado no se puede cambiar y no nos queda más que perdonar y soltar.

Soltemos todo aquello que nos ate, que nos condicione, que le dé un sabor amargo a nuestra vida. No guardemos rencor hacia nadie, menos hacia aquellas personas que en algún momento tuvieron méritos para estar a nuestro lado. Es válido dejar de amar, muchas veces es sano y conveniente, pero hay que hacerlo a través de las vías menos dolorosas, no a través de la contaminación de nuestro ser debido a pensamientos, sensaciones y sentimientos negativos.

pareja-bailando

Amemos con pasión, con locura, con entrega… Y si nos toca recoger ese sentimiento, que no sea sustituido por ira, por desprecio, por enojo, por nada que nos reste. Recordemos lo vivido, demos gracias por lo bueno y por lo malo y hagamos espacio para que solo cosas positivas entren en nuestra vida y en nuestro corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.