Enamórate de ti, de la vida…Y después de cualquiera

enamorate mujer guru

Enamórate de ti, de la vida…Y después de cualquiera

Solemos asociar el amor a la pareja, cuando en realidad, mucho antes incluso de que nos saliera vello por el cuerpo, cada uno de nosotros conocía de sobra lo que es el amor. Enloquecer por aprender a montar en bicicleta o apasionarse por un libro que no te deja ni dormir por las noches, morirse de ganas de ir a aquel concierto de rock o de ver a ese nuevo amigo que ha llegado este año al colegio y tiene una personalidad arrolladora… Entusiasmarse por ese profesor que cuando habla de Ciencias Naturales parece que se le salga el pecho… o por tu hermano mayor, a quien siempre has querido parecerte.

Porque el amor tiene muchas dimensiones, y se puede esparcir por cualquier ámbito de la vida, pero solo puede ocurrir si tiene unas buenas raíces, el amor propio. Sin autoestima, la vida se convierte en algo triste, negativo y frustrante. Tratamos de llenar los vacíos de nuestra insuficiencia con elogios ajenos que nunca nos parecen suficientes, y buscamos resultados en un cuerpo perfecto, un novio del que poder presumir, las mejores notas académicas o unos grandes logros profesionales. Pero al final, sin un amor propio fuerte y sano, nada que nos diga el profesor, el jefe, el amigo o la pareja nos podrá llenar ni hacer felices. En cambio, cuando nos queremos y empezamos por verter esa pasión en nosotros mismos, disfrutando y valorando lo que somos, podemos ver todo lo amable que tiene el mundo, que tienen los demás y que tiene la vida.

No podremos amar nada si primero no nos amamos a nosotros mismos.

Porque la vida te pide a gritos que la ames, y no que te cierres a la pequeñez de un amor de pareja mal entendido. Porque la vida está llena de cosas amables que se te presentan cada mañana, cada día, a cada instante, y que muchas veces no tenemos ojos para ver, porque “estamos distraídos haciendo otros planes”… El placer de la música, las sutilezas del sabor del vino o las maravillas interminables de paisajes que pueblan la Tierra… una buena paella, una conversación inolvidable en un café, un orgasmo irrepetible o una tarde de amigos riendo con complicidad. Esa persona nueva que aparece en tu vida y te descubre un nuevo mundo que ni Colón soñó, o ese lugar escondido en tu propio barrio que hasta ayer ni sabías que estaba…

unnamed (13)

“Amo tanto la vida que me enamoré de ti”, dice Ismael Serrano, y es que el amor es así. Solemos creer que el corazón es como un pastel que se reparte, y cuando damos unos cuantos trozos a una persona, queda menos para los demás. Pero el amor se parece mucho más a un globo, que cada vez que amamos se hincha más, cabe más aire. Por eso, si quieres saber si realmente quieres a tu pareja, fíjate si desde que estás con él o ella te gustan más películas, tienes ganas de viajar a más lugares, te fascinas por más personas y te ilusionan más proyectos, o por el contrario, te has ido agotando como una tarta que era preciosa cuando la sacaron pero que ahora se ha roto en pedazos.

El amor se parece más a un globo, que cuanto más se ama más amor cabe dentro.

Por eso, enamórate de la vida, de sus rincones, sus gentes, su naturaleza y sus experiencias… Enamórate de ti mismo hasta el punto que siempre quepa para ti más ilusión, más amor y más disfrute. Enamórate de tu trabajo, tu ciudad, tus amigos y los nuevos que vayas haciendo. Enamórate de tu pareja hasta el extremo de dejarle espacio, de querer su libertad y de regalarle la tuya. Enamórate hasta el punto de seguir cada día siendo un río de amor, abierto a más experiencias, más personas y más historias que hagan que merezca la pena esta existencia.

Vía: codigonuevo

2 thoughts on “Enamórate de ti, de la vida…Y después de cualquiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *