Y de repente te das cuenta de que no tener a ciertas personas en tu vida no es tan grave, sino saludable

Y de repente te das cuenta de que no tener a ciertas personas en tu vida no es tan grave, sino saludable

Muchas personas hemos estado en relaciones que nos han quitado energía vital, que nos han hecho aflorar muchas lágrimas, que nos han hecho sentir más pequeñitos que una hormiga e inclusive así, hemos permanecido por más tiempo de lo necesario.

Por lo general cuando decidimos quedarnos en una relación que sabemos que no nos hace bien, es por miedo, por no saber si encontraremos a otra persona que se ajuste a lo queremos, que más vale bueno conocido, que malo por conocer, que no nos sentimos capaces de afrontar la vida en soledad o nos sentimos de alguna manera dependientes de esa otra persona.

mujer-sola-preocupada

Cuando nos imaginamos la vida sin esa persona podemos vislumbrar un escenario muy negativo para nosotros, donde nuestra estabilidad se ve amenazada, donde nuestros sueños se ven rotos, donde vemos al otro feliz y nosotros solos y desdichados, en fin… puras amenazas de nuestro ego, que se encarga de desvirtuarlo todo y darle una connotación catastrófica a lo que pensamos hacer con el fin de paralizarnos.

Pero resulta que si nos armamos de valor y tomamos las decisiones que nuestro ser nos pide a gritos, por lo general nos sorprendemos delo distinta que puede ser la realidad. Obviamente esto debe ir de la mano con una buena disposición, sobre todo a la felicidad, ya que si decidimos ser infelices, con certeza lo seremos, las oportunidades pueden tocarnos a la puerta y nos negaremos a abrir, ni siquiera daremos un vistazo por el ojo mágico, realmente nuestra capacidad para hacernos sentir desdichados es inagotable.

e32053ea94c32561aa032f1ecf659358 (1)

Pero también, afortunadamente, nuestra capacidad de sentirnos satisfechos y plenos es inagotable, lo que pasa es que por algún motivo un tanto masoquista, tendemos a torturarnos en lugar de potenciar todo lo positivo que llevamos dentro, para hacer de nuestra vida lo que queramos.

Pocas cosas resultan tan castrantes como una relación tóxica, que nos lastima en cualquiera de sus presentaciones, negarnos a escuchar esos llamados de atención, prolongará un sufrimiento innecesario. Ciertamente de todo se aprende, pero bajo este principio no podemos someternos a una dolorosa lección durante toda una vida.

paciencia-mujer-columpio-1

Liberarse de lo que nos hace daño, es una respuesta y una adaptación inteligente de nuestro ser, rehacer nuestra vida a partir de la mejor actitud, determinará cómo se desenvolverán los hechos, con qué frecuencia vamos a sintonizar y qué terminaremos atrayendo a nuestras vidas. Armarnos de voluntad, dejar a un lado algunos sentimientos es un acto heroico cuando se trata de acercarnos al estado que creemos merecer. No nos conformemos con aquello que sabemos está interfiriendo con nuestra felicidad, tomemos decisiones oportunas y aprovechemos esta oportunidad de vida, que es única e irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.