La experiencia indeseable de la infidelidad

La experiencia indeseable de la infidelidad

La infidelidad es en definitiva una de las peores cosas que le puede ocurrir a una relación de pareja que tenga intenciones de prosperar en el tiempo, la vivencia de la misma representa el ducto de drenaje por la que un vínculo puede desaparecer.

Las infidelidades nunca ocurren por casualidad

Existen muchos factores que propician una infidelidad que no surge de la nada:

Predisposición a ser infiel: Existen personas que por creencias, crianzas y hábitos, se encuentran prácticamente imposibilitados para respetar una relación amorosa y reiterativamente buscan la manera de generar ocasiones en las cuales puedan engañar a sus parejas. Este tipo de personas no poseen disposición para llevar relaciones con una única persona y puede resultar un trágico camino decidir considerarlas como parejas.

Couples at cafe table, woman's foot touching man's ankle, low section
Couples at cafe table, woman’s foot touching man’s ankle, low section

Insatisfacción permanente: Existen quienes se caracterizan por ser altamente críticos con sus parejas, por exteriorizar su inconformidad y por manifestar sus carencias permanentes en cuanto a la relación. Este tipo de personas nunca se sienten satisfechos y siempre están buscando algo más, sin detectar que no tiene nada que ver con el mundo exterior sino con algo en su interior que solo ellas pueden revisar.

Problemas de pareja: Ésta es una de las mejores excusas para fallar en una relación, justificar la infidelidad por los problemas que se presentan, es una característica de las personas con un locus de control externo, en donde todo el mundo exterior es responsable de lo que les ocurre, no son capaces de afrontar los problemas de la relación y terminan por complicarse aún más cometiendo acciones infieles.

infidelidad 2

Relaciones a distancia: Se necesita un nivel de compromiso elevado para llevar una relación donde las personas se encuentran separadas físicamente y no tienen la posibilidad de establecer contactos de forma regular, periódica o sencillamente satisfactoria. En estos casos es prioritario ser honestos para determinar qué tipo de acuerdos pueden ser viables o si en definitiva no resulta conveniente mantener el vínculo.

Confianza perdida

Infidelidad

Lo más dramático de una infidelidad descubierta es trabajar en la confianza perdida, es muy difícil reconstruir este pilar y requerirá mucho esfuerzo, paciencia y sobre todo tiempo para que las fracturas en definitiva solden.

Lo mejor para no pasar por este amargo tránsito es un tratamiento preventivo, las oportunidades de ser infiel son infinitas, siempre habrá alguien que nos llame la atención, siempre habrá alguien que nos pretenda a sabiendas de que estamos con otra persona. Está en cada quien establecer los límites necesarios para manejar la situación. Tendremos muchas puertas en frente y solo nosotros tenemos la potestad de abrirlas.

Ni siquiera los celos de la pareja pueden evitar una situación de infidelidad, así que esto es una pérdida de tiempo y de energía. La infidelidad es solo responsabilidad de quien la ejecuta. La confianza es aquella que nos tranquiliza al pensar que nuestra pareja actuará en pro de lo que considere sano para la relación, los celos no harán que algo diferente ocurra.

Dependerá de los acuerdos de tu relación, pero si entre ellos está la fidelidad, el compromiso y el respeto por tu pareja y has sido víctima de una infidelidad, debes considerar el amor por ti mismo como prioritario. El amor no se mendiga, ni el respeto es negociable, así que evalúa hasta qué punto es factible para ti una reconstrucción, perdonar y seguir adelante o si por el contrario prefieres cerrar el ciclo con esa persona. Toma la decisión que más haga feliz a tu corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.